Wichita State Shockers

  • Conferencia: AAC Resultado de imagen de wichita state shockers
  • Localización: Wichita, Kansas
  • Pabellón: Charles Koch Arena
  • Entrenador: Gregg Marshall
  • Web oficial: goshockers.com

Temporada 2016/17

  • Regular season: 31-5 (En MVC, 17-1)
  • Torneo conferencia: Campeones ante Illinois State
  • March Madness: Segunda ronda ante Kentucky

  • Quinteto: Landry Shamet, Markis McDuffie, Conner Frankamp, Zach Brown, Shaquille Morris

Por Nacho Juan (@NachoJuanRules)

Los Shockers han llegado a la American para hacer ruido. Tras años de monopolio en la Missouri Valley, Wichita State cambia de aires con el objetivo de consolidarse a nivel nacional y demostrar que su solidez resiste al relevo generacional.

La temporada volvió a estar abanderada por el dominio. Las derrotas ante Louisville y Michigan State en las Bahamas hicieron saltar algunas alarmas, pero no tardaron en enderezar el rumbo. Solo Illinois State (y en una ocasión,) consiguió que los Shockers estrenaran el casillero de derrotas en su conferencia. Fueron de menos a más, dosificando sus recursos de cara a marzo y preparando sus armas para el baile. Después de coronarse en la MVC sin apenas dificultad, llegaron al Madness con los dientes largos. Dayton fue testigo y Kentucky no anduvo lejos. En uno de los encuentros más disputados del torneo final, Wichita State puso contra las cuerdas a unos Wildcats que tuvieron que sudar para estar en el Sweet Sixteen.

Era el aviso de una camada que había superado cualquier expectativa. Sin Baker ni VanVleet, los nuevos Shockers disiparon las dudas, y en lugar de tomarse tiempo para la transición, golpearon con más fuerza que nunca. Sobre todo en términos de potencial. Cada partido era un anticipo de lo que estaba por llegar.

El punto de inflexión lo marcó Landry Shamet, un combo reconvertido a director de juego que lideró la metamorfosis ofensiva de los suyos. Gregg Marshall detectó la pólvora y encontró en Shamet la manera de expandirla. Un base todoterreno, diferencial en situaciones de pick&roll y muy intuitivo en la toma de decisiones. Su madurez puede ser la llave para uno de los ataques más plurales del país.

Se esperaba mucho de Markis McDuffie y no dejó indiferente a nadie. Tras un primer año esperanzador, dio el paso adelante que se esperaba y la sensación es que su progresión no va a parar a corto plazo. Su versatilidad es básica en ambos lados de la pista y la energía que transmite es uno de los intangibles más valiosos para los Shockers.

De nada servirá la determinación de sus estrellas si la salud no les acompaña. Es la mayor preocupación para su técnico y el único asterisco que les ponen los expertos. Shamet no podrá empezar la temporada al 100% tras su operación de pie en verano y McDuffie se perderá el primer mes de competición (de momento) tras sufrir también una importante lesión en el pie.

Pero los Shockers nunca dependen de sus individualidades. El altruismo y la fluidez volverán a imperar en un ataque con alternativas de sobra para exigir a cualquiera. Connor Frankamp será una de ellas. El escolta se ha consolidado como francotirador y junto a su base formó uno de los dúos más eficientes  del país. Una química que se esperaba vaya a más de cara a su última temporada en la universidad.

Su muñeca no será la única fiable, y es que pocos como Zach Brown se han ganado la confianza de su entrenador en los partidos importantes. Si Marshall apuesta por el small ball, tendrá espacios para sumar y aprovechar la atención en otros. Una labor de escudero que reafirma la gran cohesión en el perímetro.

Resultado de imagen de markis mcduffie

Bajo aros no se quedan atrás, sobre todo por experiencia. La intimidación de Shaquille Morris volverá a erigirse como referencia interior. Su gran final de temporada hace pensar en un posible salto cualitativo en rebote y en defensa. No será por guardaespaldas. Rashard Kelly dará minutos de calidad gracias a su trabajo sucio y la proyección de Darral Willis se presentó el curso pasado como uno de los secretos mejor guardados de Gregg Marshall. Rauno Nurger y el freshman Asgborn Midtgaard pondrán los centímetros para completar un frontcourt cargado de opciones.

Los únicos interrogantes en la plantilla podrían estar en la línea exterior del banquillo. Austin Reaves parte como tapado tras exhibir destellos como novato, mientras que Samajae Haynes Jones es definido como uno de los prospects a seguir desde el JUCO. A falta de saber si va a crecer el hasta ahora residual rol de CJ Keyser, la cuestión está en quien asumirá las labores de creación en la segunda unidad.

Sobre el papel parece imposible encontrar grietas en los Shockers. Al equilibrio entre experiencia y juventud y el dinamismo ofensivo instaurado en el pasado se le suma una de las defensas más exigentes del baloncesto universitario. La disciplina de Gregg Marshall ha construido un ejército con referencias claras y alternativas por todas partes.

No solo se espera que se adapten a su nuevo hogar, sino que lo controlen desde el primer momento. Se acabaron los cuentos y las cenicientas, Wichita State se ha mudado para ser potencia.

Jugador a seguir: Landry Shamet

Resultado de imagen de landry shamet wichita state

La temporada de los Shockers cambió cuando Gregg Marshall decidió darle las riendas. La irrupción de Shamet fue una de las sensaciones de la temporada y puede ser uno de los titulares de la que viene.  Un base improvisado, maduro en sus decisiones y eléctrico con el balón en sus manos. Detecta como pocos las situaciones de partido y ha mostrado una solvencia extraordinaria en los finales apretados. Si la salud acompaña, Wichita State tiene un estandarte para aspirar a cotas muy altas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *