West Virginia Mountaineers

  • Conferencia: Big 12
  • Localización: Morgantown, West Virginia
  • Pabellón: WVU Coliseum
  • Entrenador: Bob Huggins

Temporada 2016/17

  • Regular season: 26-8 (12-6 en Big 12)
  • Big 12 Tournament: Subcampeón ante Iowa State

Por Nacho Bertolín (@nbh182)

Es difícil encontrar un adjetivo para lo que está haciendo Bob Huggins en West Virginia. Otro año más sin estrellas mediáticas, alejados de los focos, los Mountaineers han vuelto a clasificarse de manera brillante para el torneo final de la NCAA. Desde la llegada de Huggins en 2007, el equipo solo ha faltado a 2 torneos finales de la NCAA, por lo que demuestra el gran trabajo de uno de los entrenadores más laureados de toda la competición. Como los últimos años, el equipo ha dado mucha guerra en la Big XII aunque se ha quedado a nada de conseguir algún título, ya que quedaron en segundo lugar en Regular Season y perdieron la final del torneo ante Iowa State.

El equipo como concepto, es lo que ha creado Bob Huggins en Morgantown. Otro año más el equipo cuenta con una rotación larga, lo que propicia que el equipo sea muy intenso en defensa y juegue con esa presión a toda pista y ese desgaste continuo al rival. Este año han vuelto a ser uno de los equipos que más pérdidas por partido provoca al rival. La veteranía es un grado, y estos Mountaineers son un equipo con varios hombres en último o penúltimo año de universidad, cosa que les puede valer en finales apretados de partidos en el March Madness.

El ataque está liderado por el Senior Jevon Carter, jugador referencia de los Mountaineers ya que es el termómetro del equipo. Se juega a lo que él quiere, y si está en su mano decantar el partido a su favor, lo hace con una facilidad pasmosa. Tarik Philip, Daxter Miles y Teyvon Myers componen un juego de perímetro que le gusta tanto tirar mucho de larga distancia como penetrar agresivamente de cara al aro. Son buenos anotadores, pero realmente no son tiradores especialistas desde la línea 3. Esta circunstancia está reflejada en los flojos porcentajes desde el triple que tienen todos ellos cosa que hace que en partidos contra equipos menores que se encierren en defensas zonales lo puedan pasar realmente mal. Si buscamos un especialista como así decirlo, este sería Nathan Adrian, jugador que pese a su altura le gusta jugar mucho por fuera para aprovechar su buen tiro. Cabe decir que Huggins ya tiene en la recamara el sustituto para el año que viene de Adrian en Lamont West.

Resultado de imagen de bob huggins 2017

El juego interior está compuesto por un buen bloque de ‘rim-protectors’ y por Esha Ahmad, el que quizás sea el jugador de más talento del equipo. Junto a él, siempre juega un jugador de perfil defensivo, ya sea Elijah Macon, Brandon Watkins o el freshman Sagaba Konaté aunque este último tiende a cargarse pronto de faltas.

Su veteranía, la larga rotación y el buen hacer de Bob Huggins desde el banquillo hacen de West Virginia un hueso muy duro de roer para cualquiera en el March Madness. Ahora solo falta que los jugadores se lo crean y plasmen en la pista todas las expectativas que se tienen sobre ellos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *