Washington Wizards

Los Washington Wizards se presentaban en esta temporada con ilusiones renovadas y queriendo olvidar la mala temporada del año pasado, donde dieron un claro paso atrás y no pudieron clasificarse para playoffs. Para ello dieron las riendas del equipo a un técnico experimentado como Scott Brooks, con la ilusión de poder atraer así a Kevin Durant, algo que estuvo muy lejos de ocurrir. Al margen de ello, Brooks cuajó buenos resultados con los Thunder, tenía experiencia en los playoffs y su gestión humana del vestuario siempre ha tenido muy buenas referencias, algo que era necesario para tratar la relación entre John Wall y Bradley Beal.

Los Wizards no tuvieron en el draft una oportunidad real para mejorar su plantilla, puesto que sus dos elecciones pertenecían a Phoenix Suns y Atlanta Hawks debido a traspasos en los años anteriores.

En la agencia libre si se reforzaron, si bien apostaron por seguir con su núcleo principal y retocar únicamente el banquillo. Llegaron jugadores como Jason Smith, Ian Mahinmi, Trey Burke o Tomas Satoransky, que finalmente no han dado un gran rendimiento al equipo. El gran movimiento de los Wizards en verano fue la millonaria renovación de Bradley Beal, que firmó un contrato de 128 millones y cinco temporadas de duración

Así comenzaba la temporada de la misma manera que culminó la anterior. Los Wizards arrancaban mal, acumulando más derrotas que triunfos y con unas malas sensaciones. El quinteto titular, formado por Wall, Beal, Porter, Morris y Gortat funcionaba bien, pero la segunda unidad ofrecía un rendimiento muy pobre. Tanto es así que el pívot polaco llegó a declarar ante los medios de comunicación que tenían el peor banquillo de toda la liga.

Parecía que la temporada estaba abocada nuevamente al fracaso, pero el 2017 le sentó de maravilla al equipo. Los Wizards llegaban al 6 de enero con un récord de 16-18 y, desde ahí hasta el All Star despegaron con un magnífico 18-3.

Viendo el buen rendimiento del equipo, los Wizards decidieron reforzarse de cara a la recta final de temporada y los playoffs, y se hicieron con Bojan Bogdanovic y Brandon Jennings, dos piezas para mejorar su banquillo y poder aspirar a dar una sorpresa en la cada vez más igualada conferencia Este.

Tras el All Star, los Wizards siguieron con su gran dinámica, metidos ya en puestos de playoffs y acercándose a las primeras plazas, peleando con Boston y Toronto. Finalmente se han quedado en cuarto lugar, pero con muy buenas sensaciones durante los últimos meses y la sensación de que pueden darle un susto a cualquiera en estos playoffs.

Como hemos mencionado anteriormente, los Wizards llegan en un gran momento de forma a estos playoffs. A el gran rendimiento de la pareja exterior Wall-Beal hay que sumarle el paso adelante que ha dado este año Otto Porter. El alero ha explotado y se ha convertido en lo que los Wizards esperaban de el. Un jugador muy físico y versátil, que puede jugar tanto de alero como de ala-pívot y que ha terminado con unos números de 11.6 puntos y 5.2 rebotes, prácticamente doblando sus números del pasado año.

Además, Markieff Morris se está mostrando como un jugador mucho más centrado en en lo meramente deportivo y Marcin Gortat cumple en su rol como center. El banquillo ha sido la gran mejora del equipo durante la temporada. De ser uno de los peores de la liga ha pasado a tener varios miembros muy valiosos. El que más destaca sin lugar a dudas es Bojan Bogdanovic. El croata se ha adaptado a la perfección a la dinámica del equipo y ha cuajado grandes partidos desde su llegada. La otra pieza que llegó junto al croata fue Brandon Jennings. El base es un buen suplente para Wall, puede aportar su experiencia y talento desde el banquillo y será importante dirigiendo los ataques de la segunda unidad. Además, dos nombres que ya estaban en el equipo como Kelly Oubre e Ian Mahinmi deben ser importantes en la rotación de Scott Brooks.

Si bien gran parte de las esperanzas de los capitalinos por hacer unas buenas eliminatorias pasan por John Wall. El base está haciendo la mejor temporada de su carrera, ha mejorado mucho su tiro exterior y su relación con Bradley Beal vive un gran momento. Un Bradley Beal que ha dejado atrás sus problemas de lesiones y está brillando esta temporada. Ambos forman una de las mejores parejas en el backcourt de la liga y si los Wizards llegan lejos será en gran medida por sus méritos.

Los de Scott Brooks serán cabezas de serie en la primera ronda, y partirán con la vitola de favoritos en su emparejamiento, además de contar con el factor cancha a favor. Se verán las caras con Atlanta Hawks, en un duelo que será muy igualado ante un equipo con mucha experiencia en playoffs y que a buen seguro que no les pondrá las cosas fáciles a los Wizards.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *