Wake Forest Demon Deacons 2018-19

  • Conferencia: ACC Resultado de imagen de wake forest
  • Localización: Winston Salem, North Carolina
  • Pabellón: Lawrence Joel Veterans Memorial Coliseum
  • Entrenador: Danny Manning
  • Web: wakeforestsports.com

Temporada 2017/18

  • Regular season: 11-20 (4-14 ACC)
  • Torneo conferencia: Primera ronda ante Syracuse
  • NCAA Tournament: No participaron

PLANTILLA

  • Posible Quinteto: Brandon Childress, Chaundee Brown, Isaiah Mucius, Jaylen Hoard, Olivier Sarr.

Por Juan Vargas (@JVargas101)

Justo cuando parecía que Wake Forest empezaba a ver la luz al final del túnel, Danny Manning se ha encontrado de golpe y porrazo con una nueva reconstrucción a emprender prácticamente desde los cimientos. La clasificación para el NCAA Tournament obtenida en 2017 queda, por el momento, como un puntual episodio de brillantez para un técnico que, hasta ahora, ha pasado con más sombras que luces por Winston-Salem.

Resultado de imagen de wake forest basketball 2018

Y es que Manning ha reclutado bien o muy bien en la mayoría de sus offseasons a cargo de los Demon Deacons, pero esa labor no se ha visto reflejada sobre el parqué. Tampoco fue el caso el año pasado, cuando fueron el segundo peor equipo de la ACC y se salvaron de ser el peor gracias al lamentable hacer de Pittsburgh. El buen nivel individual de jugadores como Bryant Crawford, Keyshawn Woods, Doral Moore y Mitchell Wilbekin (todos ellos ya fuera del plantel) no se tradujo en un desempeño coral acorde. Wake Forest pasó sin pena ni gloria por la NCAA 2017/18, y mucho tienen que cambiar las cosas para que el balance de este curso sea distinto.

Manning tendrá que confiar sobremanera en una ingente cantidad de nuevos jugadores, dado que apenas tres hombres con beca repiten del año pasado. Por un lado están los transfers, algunos de los cuales deberán tener un impacto inmediato. Ikenna Smart, ex de Buffalo, es un pívot tan productivo cogiendo rebotes como haciendo faltas, lo que no es buena señal. De Rice llega el guard Miles Lester, que estaba entre los últimos nombres en la rotación de los Owls. Con algunas expectativas más aterriza Torry Johnson, escolta que viene de liderar en anotación a Northern Arizona con 11.5 tantos por noche.

Más emocionantes resultan los integrantes de una freshmen class que muchos medios especializados han colocado entre las 20 o 25 mejores del país. A la cabeza viene Jaylen Hoard, que podría ser uno de los novatos más destacados de la competición, e Isaiah Mucius, con su habilidad para oscilar entre las posiciones de ‘3’ y ‘4’, debería ser una pieza clave para Manning desde el primer día. Con menor pedigrí, aunque también optando a minutos dada la renovación del roster, se incorporan los exteriores Jamie Lewis y Sharone Wright Jr. y el alero Blake Buchanan.

Resultado de imagen de chaundee brown

Todo esto se ensamblará con los que ya están en Winston-Salem. El francés Olivier Sarr, un siete pies con destellos de rango de lanzamiento exterior, parte con ventaja para ser el center titular. Chaundee Brown, con su versatilidad y polivalencia posicional, repetirá en el quinteto base. Y el mando de los Demon Deacons recaerá sobre Brandon Childress, un buen tirador que tratará de pulir sus dotes de dirección para cumplir en el puesto de base. No hay ningún otro jugador que disputara más de cinco minutos por partido para Wake Forest la última campaña; Melo Eggleston y Sunday Okeke son los únicos que se acercan.

Con un saco de caras nuevas y una competencia feroz en la ACC, no se espera una temporada fácil para Wake Forest. El objetivo más ambicioso al que puede aspirar Manning es hacer las cosas lo suficientemente bien como para no perder su puesto. No será fácil.

Jugador a seguir: Jaylen Hoard

Resultado de imagen de jaylen hoard wake forest

Brandon Childress y Chaundee Brown parten con más galones, pero Hoard es indiscutiblemente el jugador con mayor potencial en la plantilla de Wake Forest. El freshman es un ala-pívot fino, atlético y que ofrece opciones de generación ofensiva en el perímetro. Si Manning le da luz verde (y probablemente debería), habrá pocos novatos más importantes para su respectivo equipo en la NCAA.