Troy Trojans

  • Conferencia: Sun BeltResultado de imagen de troy trojans logo
  • Localización: Troy, Alabama
  • Pabellón: Trojan Arena
  • Entrenador: Phil Cunningham

Temporada 2016/17

  • Regular season: 22-14 (10-8 en la Sun Belt)
  • Sun Bel Tournament: Campeones ante Texas State

Quinteto: Kevin Baker, Wesley Person, Juan Davis Jr., DeVon Walker, Jordon Varnado

Por Nacho Juan (@NachoJuanRules)

Hace un año, Troy terminaba el curso con un total de cuatro victorias en la Sun Belt, un balance de 9-22 y la sexta temporada consecutiva con balance negativo. Hoy están el Madness. Nadie les vio venir, y con razón.

En una de las mid-majors más competitivas de la NCAA los Trojans iban a remolque. Tras un calendario non-conference sin pena ni gloria, el 2017 tampoco aguardaba demasiadas expectativas. En tierra de nadie, superior a los de abajo e inferior a los de arriba, eran el punto medio de dos ligas opuestas. Sin embargo, los resultados parecían engañosos. Detrás de las derrotas había un equipo incómodo, que no conseguía cerrar los partidos pero que exigía hasta el último suspiro.

Resultado de imagen de jordon varnado troy

Una sensación que se descubrió en la recta final, cuando todos miraban hacia UT-Arlington. Porque mientras los Mavericks de Jorge Bilbao dominaban, algo muy especial se cocinaba entre bambalinas. Una sorpresa que saldría a relucir en el torneo. Appalachian State fue un trámite, y contra todo pronóstico, también lo fue Georgia Southern. Los hombres de Phil Cunningham experimentaban un trance ofensivo, que lejos de ser un espejismo, también sufriría el otro gran favorito. Georgia State sería víctima de una segunda parte implacable de un equipo que había pasado de sensación a realidad en apenas unos días. Nada podía frenarles, ni tampoco pudo Texas State. Los Bobcats plantearon una batalla en el barro, pero ni con esas. Triunfo épico y billete al Gran Baile.

Todo ha sucedido muy rápido en Alabama. Y no se puede entender su irrupción sin el dúo dinámico.  Jordon Varnado y Wesley Person han encabezado una de las gestas del curso universitario, el primero a base de potencia y el segundo a base de triples. Su cohesión marca el camino en uno de los 50 mejores ataques de la NCAA. Son jugadores de rachas, Varnado es más sólido, pero Person es pura dinamita. Débiles cuando no aparece ninguno, aguerridos cuando uno está inspirado y sumamente peligrosos cuando ambos afinan su puntería.

Una de las claves ha residido en la experiencia. Cuatro de los cinco titulares volvieron este curso, y el nuevo integrante era el fichaje estrella. DeVon Walker llegó desde Florida para ser el pegamento, un facilitador que pese a su discreción en ataque ayuda en todas las facetas. El principal beneficiado ha sido Jeremy Hollimon. Con Walker cubriéndole las espaldas, ha dado un importante paso adelante como sexto hombre, mejorando sus porcentajes y ofreciendo alternativas en un grupo cada día más equilibrado.

Aunque es el impulso lo que mueve su ofensiva, Kevin Baker es el que intenta poner orden. Un base trabajador al que le cuesta anotar, pero no involucrar a sus compañeros. Como Juan Davis Jr., la muñeca que completa el quinteto. Porque si hay un baluarte en los Trojans es el tiro exterior, y no sólo por volumen. Person, Hollimon y el propio Davis Jr. superan el 40% desde el perímetro.

El mayor problema está en la pintura. Sin tener los centímetros de su hermano Jarvis, Varnado es el mejor taponador de la conferencia, pero más allá del oficio de Alex Hicks, no hay apenas donde elegir. Una carencia que se refleja en una defensa débil, con muchas grietas por fuera y unos pocos parches por dentro.

Sin embargo, han sido los mejores en el momento más importante, y eso tiene su recompensa. Más concretamente, Duke, y la oportunidad de intentar uno de los upsets más sonados de la última década. Lehigh en 2012… ¿y Troy en 2017?

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *