Texas Tech Raiders 2018-19

  • Conferencia: Big 12 
  • Localización: Lubbock, Texas
  • Pabellón: United Supermarkets Arena
  • Entrenador: Chris Beard
  • Web: texastech.com

Temporada 2017/18

  • Regular season: 27–10 (11–7 Big 12)
  • Torneo de conferencia: Semifinales ante West Virginia
  • NCAA Tournament: Elite 8 ante Villanova

PLANTILLA

  • Posible Quinteto: Davide Moretti, Matt Mooney, Jarrett Culver, Deshawn Coprew, Tariq Owens

Por Nacho Juan (@NachoJuanRules)

Hace tres años Chris Beard estaba entrenando la universidad de Angelo State en la Division II, un año después estaba liderando a Arkansas Little-Rock hacia un histórico upset ante Purdue y hace unos meses clasificaba a Texas Tech entre los 8 mejores equipos del baloncesto universitario. La temporada de los Red Raiders no se podía entender sin Keenan Evans o Zhaire Smith, pero tampoco sin la identidad que había conseguido afianzar su entrenador.

Resultado de imagen de chris beard elite 8

Porque en apenas una temporada Beard ha hecho de Texas Tech una de las defensas más disciplinadas de la NCAA. Así es como consiguieron seguir la estela de Kansas en la Big 12, superar a West Virginia en la tabla y hacer de su cancha un fortín inexpugnable. Y así es como avanzó con total solidez en el Gran Baile, superando con solidez a Stephen F. Austin, Florida y (de nuevo) Purdue. Sólo la obra maestra de Jay Wright en Villanova les impidió soñar con cotas más altas.

Y así, con su defensa por bandera, es como Beard quiere demostrar que nada de lo que pasó fue sólo fruto del oportunismo. La consolidación de Evans como estrella o la irrupción de Zhaire Smith tuvo mucho que ver, pero el técnico ya tiene el relevo preparado. Tras descubrirse como uno de los freshmen más sorprendentes del curso, Jarrett Culver será el encargado de coger las riendas. Una navaja suiza en defensa, capaz de defender hasta cuatro posiciones y que ahora tendrá que dar un paso adelante en ataque. Beard le dará libertad y peso para que pueda definir su amenaza ofensiva. 

A su lado estará Davide Moretti. La primera temporada del italiano no alcanzó las expectativas, pero tiene una segunda oportunidad para redimirse. Y esta vez, con minutos asegurados. Un base inteligente, facilitador y sólido en sus decisiones. Su gran rendimiento en el Europeo U20 da razones para ser optimistas, aunque sus problemas defensivos podrían acabar por ponerle la cruz. De no salir bien, la alternativa la pondrá Matt Mooney. El transfer de South Dakota State es un anotador compulsivo, que como novedad trae consigo un tiro exterior que echaron en falta en Lubbock el año pasado.

Resultado de imagen de tariq owens texas tech

De esta manera, es posible que los Red Raiders apuesten por el small-ball como seña de identidad, y es ahí donde va a tener un hueco importante Deshawn Corprew. Uno de los mejores JUCO en el mercado, alero aguerrido capaz de defender jugadores más altos que él y ser un pilar en el rebote. Su compañero de baile en la pintura será a su vez una de las llaves del éxito de los tejanos. Tariq Owens llega desde St. John’s con actuaciones consistentes, pero sobre todo, con la vitola de ser uno de los mejores taponadores del país. Virtud que no tardará en encontrar acomodo en el esquema de Beard y que tanto hizo falta ante rivales de nivel.

Si Beard decide optar por formatos grandes es porque Khavon Moore bien merece la oportunidad. Es el recruit mejor valorado que ha llegado a Lubbock desde hace más de una década, un alero todoterreno con planta de élite y dotes como ‘point-forward’. Su instinto de playmaker le convierte en la pieza más singular del equipo y una de las claves para alcanzar una fluidez ofensiva que sorprendería a más de uno. 

El que debería experimentar un incremento de minutos es Brandone Francis. El transfer de Florida cumplió un rol importante desde el banquillo gracias a su polivalencia atrás y su descaro en ataque. En la segunda unidad le acompañará Norense Odiase, que pese a ser titular la campaña anterior no superó los 15 minutos por encuentro. La llegada de Owens no hará que cambien las cosas, pero Beard tendrá ahora un ‘backup’ de garantías en la pintura para asegurarse el rebote. La última pieza notable en el banco podría ser Kyler Edwards. Si por algo se ha caracterizado el entrenador es por su capacidad para sacar lo mejor de sus jugadores y Edwards podría ser uno de los grandes beneficiados. Buen atleta con proyección como tirador.

Hablar de repetir la gesta del año pasado sería desorbitado, pero el gen competitivo volverá a ser atributo indiscutible. Si bien TCU, Texas y Iowa State parecen un paso por delante, los Red Raiders han demostrado que las previsiones, llegada la hora de la verdad, importan más bien poco. Una buena defensa vale doble en marzo.

Jugador a seguir: Jarrett Culver

Imagen relacionada

Aunque a la sombra de Keenan Evans y Zhaire Smith, Culver demostró con creces por qué estaba entre los 100 mejores prospects de su generación. Un sobresaliente proyecto de 3-and-D capaz de exprimir sus virtudes atléticas para defender a cualquiera. Su amenaza exterior está contrastada, pero ahora como referencia las cosas cambian. De su capacidad para asumir más peso en ataque dependerá el futuro de su equipo, y quien sabe si su stock en el Draft.