Texas Longhorns

Temporada 2016/17

  • Regular season: 11-22 (4-14 en Big 12)
  • Torneo de conferencia: Cuartos de Final
  • March Madness: No participan

  • Quinteto: Matt Coleman, Andrew Jones, Kerwin Roach Jr., Dylan Osetkowski, Mohamed Bamba

Por Nacho Bertolin (@nbh182)

Año 3 de Shaka Smart en Austin, año en el que se debe exigir a este talentoso equipo de Texas volver a aparecer en el March Madness. Atrás deben quedar los desastrosos años anteriores donde los de Austin pecaron de la inexperiencia de la mayoría de sus talentosos jugadores.

Resultado de imagen de shaka smart texas

Este año, con los sistemas más definidos y con una base sólida con experiencia de años pasados y una recruiting class monstruosa, es el que se debe exigir a Smart llegar, o al menos pelear hasta el último partido, por entrar al torneo final de la NCAA. Otro año como el pasado, en el que solo ganaron 11 partidos, haría saltar las alarmas en Austin y que el puesto de Smart como entrenador jefe de los Longhorns empezara a tambalearse.

Las principales bajas este año son el pivot freshman Jarret Allen, actualmente NBA,  el veterano jugador interior Shaquille Cleare, el díscolo Tevin Mack y el veterano jugador de rotación Kendal Yancy. Con la baja de Mack, pierden al que probablemente fue su mejor jugador del año, pero con varias suspensiones por indisciplina tuvo que dejar el equipo. Allen. Llegó con la etiqueta de one and done, y así fue. Jugador que dejó destellos de calidad en su efímero paso por Austin, los aficionados parece que no le echaran de menos con la llegada de Mohamed Bamba a su puesto.

Para paliar estas bajas llega una de las 5 mejores recruiting clases del país, liderada por el ya mencionado anteriormente Mohamed Bamba. Sin querer entrar en temas extra deportivos y en los que estuvo involucrado el propio hermano reconociendo haber recibido beneficios de un tutor, Bamba debe tener mucha más atención que la que tuvo Allen el año pasado.  Junto a él llegan otros jugadores interesantes como el base Matt Coleman de la prestigiosa Oak Hill y los jugadores interiores Jericho Sims y Royce Hamm Jr. La experiencia la traerá desde Tulane el versátil e inteligente pívot Dylan Osetkowski el cual debe ser una pieza clave en el esquema de Shaka Smart.

Imagen relacionada

En el juego exterior vuelven piezas importantes de estos últimos años. Pese a todo, la falta de un base puro hizo que el juego de los Longhorns no fuera tan bueno como le gustaría a Smart. La llegada de Coleman al puesto debe aportar aire fresy debe ser uno de los candidatos a llevar la batuta de los de Austin. Junto a él, los junior Eric Davis y Kerwin Roach vuelven otro año más, esperando jugar al mismo nivel que jugaron hace dos años. Junto a ellos, los jugadores de segundo año Andrew Jones y Jacob Young aportarán minutos de calidad a la rotación exterior. Habrá que seguir la evolución de Jones, el cual cuajó una gran temporada la pasada.

El juego interior sin embargo deja muchas ya que está formado por jugadores con muy poca experiencia en NCAA. Los ya mencionados Bamba, Sims y Hamm tendrán muchos minutos desde el día uno junto al experienciado Osetkowski y el sophomore James Banks formaran un juego interior talentosos y físico.

El gran hándicap de los Longhorns es su juventud pero con el talento de este grupo y la experiencia de Smart en en banquillo hará que sean un equipo atractivo de ver pero con muchas dudas sobre su rendimiento.

Jugador a seguir: Mohamed Bamba

Jugador presumiblemente one and done que debe dominar la pintura de la Big 12 Conference él solito debido a su intimidante físico. Evidentemente es un jugador que destaca por su defensa, pero para nada es un tronco en ataque y que poco a poco ha ido añadiendo armas a su repertorio en ataque para hacerse un gran jugador  a las dos partes de la pista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *