TCU Horned Frogs 2018-19

  • Conferencia: Big 12 
  • Localización: Fox Worth, Texas
  • Pabellón: Schollmaier Arena
  • Entrenador: Jamie Dixon
  • Web: gofrogs.com

Temporada 2017/18

  • Regular season: 21-12 (9-9 Big 12)
  • Torneo de conferencia: Cuartos de final ante Kansas State
  • NCAA Tournament: Primera ronda ante Syracuse

PLANTILLA

  • Posible Quinteto: Alex Robinson, Jaylen Fisher, Desmond Bane, JD Miller, Yuat Alok

Por Nacho Juan (@NachoJuanRules)

Apenas dos temporadas le ha costado a Jamie Dixon conseguir lo que los Horned Frogs no alcanzaban desde hace dos décadas. Volvieron al Gran Baile, pero sobre todo, volvieron a la primera plana de la NCAA. Superada la barrera, TCU quiere consolidarse en su conferencia y ser considerada nacionalmente. Su técnico ya ha dado los primeros pasos: identidad reconocible, trabajo en los despachos y continuidad del bloque. 

Resultado de imagen de jamie dixon alex robinson

Los cimientos se pusieron el curso pasado. Empezaron por la confianza y la solidez lejos de la Big 12, con hasta 12 triunfos consecutivos y un hueco en el Top 25 de la Associated Press. El calendario de conferencia, sin embargo, les dio una dosis de realidad. Cuatro derrotas en los primeros cinco encuentros les demostraba que lo visto hasta ahora no era suficiente. Desinflado el globo del hype, los chicos de Dixon se pusieron el mono de trabajo para demostrar que los tiempos de farolillo rojo advertían su fin. Reaccionaron, cogieron impulso venciendo la presión asfixiante de West Virginia y reafirmaron su camino hacia el Madness. El torneo de conferencia no fue prolífico, pero la dificultad de su calendario propició el billete. Tampoco fue duradero su periplo en marzo, cayendo a las primeras de cambio ante Syracuse. Pero poco importaba. Habían concluido la mejor temporada desde su inclusión en la Big 12.

La gran pregunta reside en sí TCU conseguirá mantenerse donde tanto les ha costado llegar. No será fácil, por la exigencia de sus rivales y sobre todo por sus bajas. Pierden a Vladimir Brodziansky y Kenrich Williams, posiblemente los dos pilares del equipo y dos seguros de vida en ambos lados de la cancha. Toca que los que antes fueran escuderos den un paso al frente. Como Jaylen Fisher. Una lesión de rodilla puede ralentizar su inicio, pero el mejor recruit de la historia del programa ha demostrado talento y carácter para dirigir el barco. Si se mantiene sano, su gran obstáculo de su carrera colegial, es uno de los jugadores más desequilibrantes del país. 

Una capacidad de desborde que debe cohesionarse más que nunca con la dirección de Alex Robinson. El secreto mejor guardado de los Horned Frogs y la extensión del entrenador en pista. No se puede entender el salto cualitativo de TCU el pasado curso sin su temple en la organización ni su toma de decisiones. Su reto ahora es anotador, como el de Desmond Bane. Un jugador que supo aprovechar los focos en la zona para erigirse dinamitar partidos. Sus excelentes porcentajes desde el perímetro (46% en triples) acentúan las expectativas y mantenerlos sin referencias interiores a su alrededor no será sencillo. Es realista imaginarle como el jugador con más puntos de su equipo. 

La huella que dejan Brodziansky y Williams pone la incógnita en la pintura. JD Miller debería dar un paso adelante tras varios años de sólido trabajo en la sombra. Un jugador subestimado en recursos que podría erigirse como Factor X. No queda del todo claro quien le acompañará de inicio. Por un lado está Yuat Alok, uno de los mejores JUCO del país y jugador con más planta de los Horned Frogs, o Kevin Samuels, un freshman que decidió ser redshirt en su primer año. El primero tiene un perfil más ofensivo, mientras que el segundo puede ser un pilar atrás. Sea quien sea, la combinación de ambos puede dar muchas alternativas tácticas a su técnico.

Resultado de imagen de kouat noi tcu

En la segunda unidad no hay lugar a dudas. Kouat Noi fue uno de los novatos más eficientes del la pasada campaña con 10.2 puntos y 4 rebotes en apenas 22 minutos en cancha. Un tirador excelso que podría propiciar la apuesta por el small-ball y un diamante en bruto en lo físico que podría estar pronto en el radar de la NBA. El resto de la rotación estará compuesta por freshmen. RJ Nembhard y Kendric Davis son dos Top 100 de su generación que tendrán que esperar su oportunidad en el backcourt, Lat Mayen y Kaden Archie harán lo propio en las alas y Russell Barlow dependerá de lo preparado que esté Kevin Samuel. Todos ellos sonarán fuerte en los próximos años.

Con estas piezas los Horned Frogs aspiran a repetir candidatura como uno de los equipos más dinámicos de todo el país. El mayor desafío para Dixon estará en mantener el volumen anotador sin el equilibrio que aseguraba el juego interior. El movimiento de balón (2º equipo en asistencias) y las transiciones rápidas volverán a ser las señas de identidad para demostrar que han llegado para quedarse. No será por potencial, ni tampoco por el nivel competitivo que va a exigir la Big 12.

Jugador a seguir: Jaylen Fisher

Resultado de imagen de jaylen fisher tcu

Las lesiones han impedido que a día de hoy podamos hablar de uno de los mejores jugadores del país. Un combo eléctrico con facilidad para crearse sus propios tiros y generar oportunidades para sus compañeros. Su verticalidad a campo abierto es un seguro, pero ha sido su progresión desde fuera lo que le ha afianzado como una amenaza consistente. No habrá victorias en marzo para TCU sin un salto cualitativo por su parte. La salud es el primer paso.