Archivo de la etiqueta: Rajon Rondo

Chicago Bulls

Un año de ausencia en Playoffs obligó a tomar medidas. Y aunque fueran dolorosas para unos y no fueran una solución absoluta al problema real, se cortó, en parte, con un pasado que de alargarlo lo máximo posible hubiera sido un problema aún mayor.

Y la temporada post fracaso no podía quedar exenta de altos y bajos. Más bien, la segunda temporada en el banquillo de los Bulls ha sido una montaña rusa tanto de sensaciones como de circunstancias, pero por encima de ello, ha sido el año en el que Jimmy Butler se ha encargado de llevar a la histórica franquicia de Illinois a la postemporada contra viento y marea.
Un curso que arrancó con más dudas que certezas. Una planificación y confección de plantilla que ofrecía demasiada incertidumbre y no sólo por el juego, sino por cómo iban a encajar Dwyane Wade, Rajon Rondo y Jimmy Butler juntos. En una NBA donde predomina un elevado volumen de triples intentados por partido (y que cada año ese número crece todavía más), los nuevos refuerzos no reforzaban una necesidad más que evidente. No obstante, no había ningún plan específico y cuando surgió la posibilidad de fichar a Rondo y Wade por dar cierta ilusión a la ciudad, se hizo. Sin más.
Y con más dudas que certezas, los Bulls serían ese equipo que se esperaba. Con suficiente talento por entrar a Playoffs, pero con una inestabilidad en su juego más que latente. La falta de identidad ha permitido ver a un Fred Hoiberg tratando de buscar diversas fórmulas, pero sin éxito alguno. Al fin y al cabo, su única baza segura sería la de Jimmy Butler. Y él, junto a las apariciones de Dwyane Wade, serían los encargados de sostener a un equipo con más defectos que virtudes. Su previsibilidad como equipo les convertía en un rival demasiado frágil, aun siendo candidatos a entrar a Playoffs.
Las curvas llegaron en Diciembre, mes en el que llegarían 11 derrotas en 17 partidos. La crisis de juego era tan evidente que llegar a postemporada era una meta quimérica, al menos para unos. Las limitaciones eran más que visibles y el juego seguiría sin notar mejoras, aunque tanto en noviembre como en diciembre llegaron dos victorias que a la postre serían decisivas contra Miami Heat.
16-18 de balance a final de año, con una dinámica muy irregular que se dio durante practicamente toda la temporada. Se finalizó enero con 24-25, y febrero con 30-30.
A pesar de no ser un gran balance, sirvió para que Jimmy Butler jugase el partido de las estrellas por tercera vez en su carrera.
Tras el All Star llegaron dos victorias (contra Phoenix en casa y en Cleveland, aunque éstos sin LeBron), para luego sumar 5 derrotas seguidas (su peor racha de la temporada), 8 de los últimos 10 partidos, que además se daban antes de un esguince en el codo derecho de Wade, muy malas noticias para unos Bulls que veían lejanas las últimas plazas de playoffs.
Pero esos 11 partidos en los que Dwyane estuvo ausente se saldaron con un 7-4  les volvió a meter en la pelea, una pelea que finalmente se saldó a favor de los Bulls, gracias a dos victorias en los tres últimos partidos que les dejó con un balance final del 50% de victorias (41-41), mismo récord que Miami pero con el desempate a favor gracias a esas dos victorias en los dos primeros meses de campeonato, lo que dejó en Chicago el octavo puesto y dejó a Miami fuera de la lucha por el título. Mucho mejor de lo esperado en un principio, cuando la franquicia parecía navegar sin rumbo.
Jimmy Butler y Dwyane Wade, como esperaba, han llevado la batuta en el ataque promediando 23,9 y 18,3 puntos por encuentro respectivamente. Y serán ellos los tendrán la responsabilidad de liderar a su equipo en la primera ronda contra los líderes de la conferencia este, los Boston Celtics, ex-equipo de Rajon Rondo.
Aunque parece imposible dar la campanada contra los Celtics (un octavo de conferencia solo ha conseguido eliminar al primero un 7,6% de la veces), es cierto que parece a priori un rival más asequible que los Cavaliers de LeBron James, los verdaderos candidatos a llegar a la final de la NBA.
Perder en primera ronda no sería un fracaso, pues ya llegar a playoffs parece un premio, pero eso no justifica el conformarse y no luchar para al menos sacar alguna victoria en Chicago. En cuanto a experiencia, tanto Wade como Rondo han sido campeones (teniendo gran importancia en esos momentos de su carrera) y Butler, aunque no haya llegado tan lejos, también ha jugado partidos 4 veces postemporada.  Esa experiencia y veteranía, además del jugar sin presión sabiendo que el objetivo ya se ha cumplido, puede hacer que la eliminatoria sea más abierta de lo que los balances muestran.