Archivo de la etiqueta: Playoffs NBA

Cavaliers-Hawks: Reeditando las Finales del Este de 2015

La reedición de las Finales de la Conferencia Este de 2015 se adelanta este año. En aquellas Finales los Hawks, que habían firmado una temporada de ensueño, cayeron ante un LeBron todopoderoso que tiró de los Cavaliers sin Irving ni Love. Mucho han cambiado ambos equipos desde entonces, desde aquel 4-0 inapelable.

Para empezar, ya no está David Blatt. Ahora es Lue quien lleva las riendas de los Cavaliers. Tampoco estará en Atlanta DeMarre Carroll, su principal stopper defensivo y el mejor antídoto que tenían contra LeBron. Ahora tendrá que ser Kent Bazemore quien se encargue de (intentar) frenar al Rey.

Atlanta llega tras sufrir lo indecible en su eliminatoria contra los Celtics. Partidos a cara de perro que los Hawks pudieron cerrar por la vía rápida, en los que llegaron a cosechar y perder en varias ocasiones hasta más de veinte puntos de ventaja. Esas desconexiones no se las podrán permitir ante unos Cavaliers lanzados, expertos en castigar los fallos rivales. Su segunda unidad, mucho más limitada, sufrirá el potencial de un equipo pensado para ganar el anillo.

La pizarra de Budenholzer será una de las claves. Supera ampliamente en experiencia al novato Tyronn Lue y es capaz de exprimir las virtudes de su equipo al máximo, siguiendo la filosofía Spurs tras tantos años como mano derecha de Popovich. Deberá hacer valer la influencia de Millsap y Horford ante un equipo que también gusta de jugar con pívots grandes como Love y Thompson. Aunque la incógnita de LeBron jugando como cuatro es aún insondable para un equipo de corte tradicional en la pintura como Atlanta. Muscala, que gana enteros en la rotación, no tiene la movilidad ni la calidad para hacerse cargo, aunque pueda dar minutos de calidad defensiva metiendo músculo.

En ese sentido, Kevin Love puede erigirse como factor diferencial en ataque, pero también ser explotado por los Hawks en el otro lado de la cancha. Abriendo el campo y dando espacio a LeBron e Irving, sacar a Millsap de la pintura descoloca la defensa de Atlanta y abre un repertorio de amenazas inagotable para los Cavaliers. Ha saldado la eliminatoria contra los Pistons firmando 18.8 puntos y 12 rebotes por partido, demostrando su gran estado de forma. Pero el propio Millsap le hará trabajar en defensa, hundiéndole en la pintura y haciéndole correr actuando desde fuera, desde donde el All Star de los Hawks hace especial daño usando su velocidad y amplitud de tiro. La presencia de LeBron y Thompson, ambos móviles y fuertes, permitirá a Cleveland cambios constantes en defensa para proteger a Love.

Pero no solo la pintura tendrá relevancia en esta serie. El estado de forma de Kyrie Irving puede decantar la eliminatoria. El base es un termómetro imparable cuando está enchufado. Y en una serie de Playoff en la que Atlanta ha sufrido esas desconexiones tan penalizadas por los Celtics, puede ser letal. Cinco minutos bastan a Irving para marcar diferencias y meter un parcial que obligue a los Hawks a ir a remolque todo el partido.

Podríamos caer en el tópico de decir que Atlanta deberá llevar la serie al barro, jugar a un ritmo más lento en el que las transiciones de Cleveland no sean tan demoledoras y se practique un juego de desgaste sobre Irving y LeBron, obligándoles a tomar decisiones bajo presión de forma constante. Pero tanto LeBron como los Cavs han demostrado ya que saben jugar “en el barro”. Cleveland es un mutante capaz de adaptarse a (casi) cualquier registro y sobrevivir en los escenarios más enfangados. Y su defensa sobre el pick&roll, principal arma de Atlanta gracias a la lectura de juego de Jeff Teague, mejora ostensiblemente cuando los cambios defensivos se producen con Shumpert, LeBron o Dellavedova en la pista. Una línea exterior de demolición preparada para cuando los Hawks den con las claves para atacar a los titulares.

No son los Hawks el equipo que brilló el año pasado. Tampoco Cleveland, que este año llega con todo su arsenal sano y en plena forma. Intentar sacar cualquier tipo de paralelismo resultaría tramposo e irreal. Pero si algo han aprendido los Hawks respecto a hace un año es a dosificar. Han llegado a los Playoffs en mejor forma, con una temporada regular más discreta pero dosificada consecuentemente. Y la experiencia acumulada les convierte en un rival mucho más peligroso. Por otro lado, el deseo de venganza de LeBron tras la derrota de las Finales contra los Warriors es el mayor combustible para superar cualquier eliminatoria. Tenerle en el equipo asegura un plus inigualable para ninguna otra plantilla. Si la serie se tuerce, volveremos a ver al superhombre superlativo que todo lo puede. Ese que forzó, solo contra el mundo, un sexto partido a los Warriors. Una fuerza de la naturaleza contenida, listo para despertar en el momento de la verdad. Y eso no hay Hawks al completo que lo detenga.

Eliminatoria: San Antonio Spurs vs Memphis Grizzlies

BAhead03BAhead13

Cayó Memphis Grizzlies hasta la séptima plaza del Oeste. No solo Portland le comió la tostada, sino que hasta Dallas, que resucitó en la última semana de liga regular, acabó pasando a unos Grizzlies asfixiados por las lesiones. De hecho, si llega a haber una semana más de competición, posiblemente ni hubieran entrado en post-temporada.

No es que le haya salido todo mal a Memphis. Es que ha ido incluso peor. Primero la lesión de Marc Gasol a finales de febrero para lo que restaba de temporada. Perdían a su hombre de referencia y, aun con todo, salvaron los muebles honrosamente gracias a las incorporaciones de Stephenson, Andersen, Chalmers o Hairston. Y, por supuesto, al enorme trabajo de un Dave Joerger que volvió a demostrar su mano reestructurando equipos sobre la marcha. Y no era la primera vez que lo hacía en Memphis esta temporada.

La debacle llegaría con la sucesión de lesiones posterior. Hasta 28 jugadores han pasado por los Grizzlies esta temporada. Y han tenido que pedir a la NBA repetidas excepciones para tener en el roster más de los 15 jugadores permitidos. Y por si aún no era suficiente para hundirles, la lesión de Mike Conley, que también se perderá los Playoffs, fue la gota que colmó el vaso. Si aún quedaba algún reducto de aspiración a pelear una primera ronda, se esfumó de un plumazo.

Y en esas llegan a San Antonio. Fundidos, hundidos sin la mitad de sus titulares y con una plantilla que se asemeja más al bizarro cuadro de Goya en el que Saturno devora a sus hijos. No por nada les han denominado – llevando el arte a la gran pantalla – los Suicide Squad de la NBA. Porque  ganar un partido a San Antonio ante semejante panorama es casi una quimera para Memphis. Más aún porque los Spurs solo han concedido una derrota en el AT&T Center – ante los Warriors – después de 40 victorias consecutivas. Mejor marca histórica de la NBA. Su feudo en Playoffs se vuelve inexpugnable. Sí, aún más, aunque parezca imposible. Por el contrario, el FedEx Forum nunca ha sido tierra de gran afición a la NBA. 20º equipo en asistencia, aunque los Grizzlies se hagan fuertes en su pista, sus condicionantes y jugar contra un equipo como San Antonio reducen la ventaja casera hasta hacerla casi nula.

En tres ocasiones se han cruzado en Playoffs ambos equipos. En 2004 los Spurs les arrollarían 4-0 en primera ronda. En 2011 los Grizzlies consumarían su venganza (2-4), dando la gran campanada y pasando por primera vez de primera ronda en su historia. Era el inicio de su exitoso último lustro. Y, en 2013, unos Spurs sin piedad arrasaron a Memphis con otro 4-0 en las primeras Finales de Conferencia de los Grizzlies. Por concretar, a Memphis no solo le ha tocado bailar con la más fea, sino con su bestia negra particular. Y este año, por las circunstancias en las que llegan ambos equipo, pinta igual.

San Antonio llega a Playoffs con su maquinaria carburando a pleno rendimiento. Pops se ha permitido el lujo de ir dando descanso a sus jugadores clave desde hace un mes. Y sus suplentes, incluso su “equipo C”, han mantenido el tipo ganando partidos. Por poner un ejemplo, Marjanovic, desconvocado por Popovich de tanto en tanto, sería hoy el pívot titular de los Grizzlies. El drama está servido.

La meta de los Spurs, sin subestimar lo más mínimo a un equipo tradicionalmente aguerrido y luchador como Memphis, empieza a partir de segunda ronda. En teoría, si las previsiones no fallan, se medirá a Oklahoma City, con quienes jugará las primeras Finales por adelantado. Pops no va a “racanear” ante los Grizzlies, pero si la serie va encarrilada no es descartable que jugadores de rotación tengan más protagonismo, dando descanso a sus veteranos.

LaMarcus Aldridge será decisivo en la serie. Enfrente tendrá a Zach Randolph, una bestia físicamente pero sin la misma eficacia en solitario que con Marc Gasol. Aldridge tiende a hacer de la media distancia su zona letal, donde Z-Bo también gusta de moverse. Pero con el sistema de San Antonio, donde el balón fluye usando esas situaciones con Aldridge, exprimirá al máximo las limitaciones defensivas de Memphis. Joerger, especialista en táctica defensiva, tendrá preparadas trampas para intentar que San Antonio colapse en ataque. Es su única baza para hacer daño y llevarse algún partido.

Pero apenas puede optar a más en la serie. Una eliminatoria de trámite para ambos. Para San Antonio, un paso necesario en sus aspiraciones. Para Memphis, que no tiene objetivo ninguno en Playoffs, son los últimos partidos antes de marcharse de vacaciones y pensar en recuperar a sus lesionados. Porque los Grizzlies ya tienen un ojo puesto en el verano, donde se abren nuevas incógnitas. Conley será agente libre y los Wolves han vuelto a poner el ojo en Dave Joerger, a quien ya intentaran contratar en 2014, tras las tensiones de entrenador y el propietario Robert Pera. Joerger, natal de Minnesota, se ha criado, estudiado y entrenado en su tierra. Hasta que dio el salto al profesionalismo en los banquillos. Y el proyecto de los Wolves es el más atractivo que han tenido en la última década – o más – y el de Memphis ya pareció tocar su techo en 2013.