Archivo de la etiqueta: Oklahoma City Thunder

Houston Rockets (3) vs Oklahoma City Thunder (6)

Apasionante eliminatoria de primera ronda la que van a disputar Houston Rockets (3) y Oklahoma Thunder (6) en la que se van a enfrentar en un auténtico duelo de titanes las dos megaestrellas en mejor estado de forma, que han realizado una temporada escandalosa y que posiblemente sean los más firmes candidatos a una pugna hasta el último segundo para lograr el MVP de la temporada.

Es inevitable, pero el duelo entre James Harden y Russell Westbrook eclipsa cualquier otro análisis de la eliminatoria. Los dos guards han hecho las que posiblemente sean las dos temporadas más completas a nivel estadístico individual de las últimas décadas, con una superioridad abrumadora sobre el resto de la liga: Entre los dos suman un total de 64 triples dobles este curso (42 para el de los Thunder y 22 para “la Barba”). Ninguna pareja ha conseguido combinar mayor número en la historia de la liga. El dato lo dice todo. Antes de pasar a un análisis más detallado de la eliminatoria es necesario plasmar la estadística de estos dos animales para ser conscientes de la brutalidad de sus números: Westbrook ha promediado en esta temporada: 31.6 puntos (líderando la liga), 10.7 rebotes que al margen de polémicas para un base no es moco de pavo y 10.4 asistencias siendo el primer jugador desde Oscar Robertson que logra tales números. Harden por su parte obtuvo 29.1 puntos, 8.1 rebotes y 11.2 asistencias (siendo el mejor de la competición en este apartado).

Por esto mismo, para uno de ellos tendrá un sabor agridulce que en su mejor temporada ser apeado a las primeras de cambio de la lucha por el título. Pero la competición es así y sólo puede quedar uno. Por ello será importante la aportación del resto del colectivo para dilucidar quién arrima el ascua a su sardina.

Los playoffs es el territorio donde se forjan las estrellas, las grandes gestas y donde los jugadores se hacen hombres. Las defensas se endurecen, cada balón se pelea como el último y cada jugada adquiere un valor vital. Ahí quedará la duda de si Westbrook o Harden conseguirán mantener estos números de leyenda cuando cada posesión se convierta en una batalla.

Se tratan de dos equipos relativamente similares, con un marcado carácter ofensivo (ambos centrándose en el juego exterior) y una frágil defensa. En la postemporada los marcadores se resienten y son mucho más cortos de lo que han sido durante el año. Por ello el equipo que consiga mejor equilibrio en estos dos aspectos –acierto desde el perímetro y buena defensa- tendrá muchas opciones de llevarse la eliminatoria.

Cierto es que Houston parte con una relativa ventaja en la serie. Con un mejor balance regular (ha demostrado ser un equipo algo más fiable durante el año) y el factor campo a favor las probabilidades deberían caer de su lado. Además en temporada regular los Rockets ganaron su serie particular 3-1 aunque sí que es cierto que en tres de los cuatro partidos el margen de victoria fue de dos puntos o menos, lo que indica la igualdad de la eliminatoria que se decidirá por pequeños detalles o aciertos en los momentos clave.

Para los Thunder pueden ser esenciales sus dos refuerzos del mercado “invernal”. Taj Gibson aportará un trabajo defensivo y en la pintura esencial cuando arranca la postemporada y Doug McDermontt puede ser el valor añadido ideal para los Westbrook, Oladipo, Abrines y cía. más allá de la línea de 7 metros. Si en algo tiene clara ventaja el equipo de OKC es en su juego interior. Al ya mencionado Gibson se le unen Steve Adams y Ernest Kanter pudiendo crear una superioridad fundamental cerca del aro si saben aprovecharla y hacerles llegar balones. Si son capaces de aprovechar este recurso, metiendo balones en la pintura no sólo lograran anotar sino que generarán espacios abiertos en el exterior para tiros más cómodos y posiblemente las opciones de Oklahoma City de estar en la siguiente ronda aumentarán considerablemente.

No creo que sea este el plan de Houston, que se intuye seguirá abusando del lanzamiento de tres puntos. Con los francotiradores Ryan Anderson, Eric Gordon y el propio Harden no parece que otra opción pueda mejorar a ésta. Si el nivel de acierto es alto y el movimiento de balón es fluido para conseguir tiros liberados, los porcentajes tenderán a subir y por tanto se conseguirá llevar el partido a muchos puntos, que a priori es terreno donde los de Tejas se desenvuelven como pez en el agua.

Quizás el elemento fundamental e inesperado para que los Rockets puedan tener una eliminatoria favorable sea el de Patrick Beverley, en su defensa en las labores de base RW0. Se trata de un jugador que no destaca especialmente por sus habilidades ofensivas pero cuando el balón está en manos del contrario se convierte en una auténtica mosca cojonera. Si logra neutralizar, o al menos aminorar la aportación en ataque de Westbrook, que prácticamente monopoliza el juego de su equipo, entonces se podría considerar a Houston en clara ventaja.

Lo que está claro es que nos encontramos a las puertas de una eliminatoria trepidante y muy igualada. El mejor consejo es echarse una buena siesta para estar fresco a altas horas de la noche, comprarse un paquete XXL de palomitas y disfrutar del espectáculo porque está garantizado.

Para el espectador todo son ventajas. El problema lo tienen los equipos. El que consiga salir vivo, únicamente habrá dado el primer paso de un tortuoso camino hacia el título. Tan tortuoso como ansiado camino.

Oklahoma City Thunder

En Oklahoma City les ha tocado vivir una temporada de emociones fuertes, tras la más que sonada marcha de Kevin Durant rumbo a los Golden State Warriors, el conjunto dirigido por Billy Donovan ha tenido que hacer borrón y cuenta nueva encomendándose al brutal físico y afán competitivo de Russell Westbrook para seguir instaurados en la zona de Play Off de la NBA.

Todos esperábamos un Westbrook desatado, liderando y soportando totalmente el peso ofensivo de su equipo y nada más lejos de la realidad, la temporada del atlético base ha sido histórica, Russell ha logrado superar el récord de triples dobles de Oscar Robertson y ser el segundo jugador que promedia un triple doble. Sus números están a la vista y pese a las críticas sobre su actitud defensiva y la ayuda de sus compañeros para recoger rebotes sencillos, no se puede negar la estratosférica temporada de Westbrook, que le coloca como principal favorito junto a James Harden en la carrera por el MVP.

Los Thunders afrontan esta primera ronda con un par de caras relativamente recientes, como son las de Doug McDermott y Taj Gibson. Un movimiento alabado por la gran mayoría de voces cercanas a la NBA y por un precio más que asequible (Morrow, Payne y Lauvergne pusieron rumbo a Chicago). Por lo que por el momento parece un claro acierto de Jim Nylan.

McDermott ha conseguido aportar ese peligro desde el perímetro que tanto necesitaban los de Oklahoma City, pero sus actuaciones han sido cuanto menos irregulares y sus prestaciones han bajado ligeramente respecto a su versión de los Chicago Bulls. Debe conseguir afianzar su peso ofensivo en el equipo y lograr ser una amenaza, su capacidad desde el perímetro junto a la de Abrines es uno de los bienes que más deben buscar.

Por su parte, Gibson es esa clase de jugador que no brilla demasiado pero todo entrenador quiere en su equipo, un ala-pívot que realiza las labores oscuras tan necesarias para un equipo, trabajando en defensa y aportando capacidad reboteadora y consistencia al equipo.

El gran problema de Donovan llega con el banquillo, en un equipo que gira en torno a Westbrook y la ayuda de jugadores como Oladipo o Steven Adams, la segunda unidad de OKC no ha demostrado estar al nivel por el momento, lo que ha provocado que los titulares jueguen una alta cantidad de minutos, algo que podría pasarles factura en Play Off. Abrines, Sabonis, Christon o Jeremi Grant son jugadores con recursos pero no están demostrando estar a la altura de un equipo que quiere competir en Play Off. El jugador que más aporta desde el banquillo es sin duda el bueno de Enes Kanter, ofensivamente es un jugador muy capaz pero su defensa es una losa muy pesada, bajo mi criterio, estamos ante uno de los peores defensores interiores de la liga.

Por otra parte, la temporada de Oladipo ha sido correcta pero discreta, con actuaciones irregulares y sin mostrar una esperada progresión, mientras Adams tampoco ha logrado mostrar ese poderío bajo las tableros y lograr demostrar que su renovación por 25 millones al año era más que justificada.

Junto a ellos, André Roberson será otra de las principales piezas responsables del éxito o fracaso de la franquicia, principalmente en la primera ronda de Play Off contra los Houston Rockets, su defensa sobre James Harden se antoja vital.

Es claro que el equipo de Donovan gira totalmente en torno a la figura de Russell Westbrook, pero jugártelo todo a una sola carta es una opción tremendamente arriesgada en postemporada, más cuando en primera ronda te enfrentas a uno de los equipos más competitivos y con una figura como Harden tan determinante como la de Westbrook. La plantilla es justa, las ayudas desde el banquillo no terminan de funcionar y parece claro que estos Thunder sin el rey del triple-doble serían un equipo bastante alejado de encontrarse entre los ocho mejores de su conferencia.

Por OKC la consigna parece clara, encomendarse a su jugador estrella y tratar de obrar el milagro. Desde luego parece una tarea complicada, pero cuándo un jugador bate los registros históricos de triple-doble y termina promediando esos números, lo último que debemos hacer es subestimarlos y no darles cuanto menos el beneficio de la duda.

Eliminatorias Oeste

 

Game 1: Warriors-Blazers, domingo 16, 21:30
Game 2: Warriors-Blazers, noche del miércoles 19 al jueves, 20, 04:30
Game 3: Blazers-Warriors, noche del sábado 22 al domingo 23, 04:30
Game 4: Blazers-Warriors: noche del lunes 24 al martes 25, 04:30
Game 5: Warriors-Blazers: miércoles 26, horario por determinar*
Game 6: Blazers-Warriors: viernes 28, horario por determinar*
Game 7: Warriors-Blazers: domingo 30, horario por determinar*

Game 1: Spurs-Grizzlies, noche del sábado 15 al domingo 16, 02:00
Game 2: Spurs-Grizzlies, noche del lunes 17 al martes 18, 03:30
Game 3: Grizzlies-Spurs, noche del jueves 20 al viernes 21, 03:30
Game 4: Grizzlies-Spurs, noche del sábado 22 al domingo 23, 02:00
Game 5: Spurs-Grizzlies, 25 de abril*
Game 6: Grizzlies-Spurs, 27 de abril*
Game 7: Spurs-Grizzlies, 29 de abril*

Game 1: Rockets-Thunder, noche del domingo 17 al lunes 17, 03:00
Game 2: Rockets-Thunder, noche del miércoles 19 al jueves 20, 02:00
Game 3: Thunder-Rockets, noche del viernes 21 al sábado 22, 03:30
Game 4: Thunder-Rockets, domingo, 23, 21:30
Game 5: Rockets-Thunder, martes 25*
Game 6: Thunder-Rockets, jueves 27*
Game 7: Rockets-Thunder, sábado 29*

Game 1: Clippers-Jazz, noche del sábado 15 al domingo 16, 04:30
Game 2: Clippers-Jazz, noche del martes 18 al miércoles 19, 04:30
Game 3: Jazz-Clippers, noche del viernes 21 al sábado 22, 04:00
Game 4: Jazz-Clippers, noche del domingo 23 al lunes 24, 03:00
Game 5: Clippers-Jazz, martes 25*
Game 6: Jazz-Clippers, viernes 28*
Game 7: Clippers-Jazz, domingo 30*

*(Para los siguientes partidos, si fueran necesarios, el horario queda por determinar).

División Noroeste

banner-temporal-guia

Dentro de la Conferencia Oeste, la División Noroeste es la que más ha crecido en los últimos años y más margen tiene de seguir creciendo en el futuro. Equipos como los Jazz o los Blazers son realidades de altas miras, mientras que Nuggets y Timberwolves empiezan a llamar a la puerta de los mejores, pese a que aún les falta. Por su parte, los Thunder llevan un lustro entre los mejores de la liga, aunque con altibajos que este año han acabado con la marcha de Kevin Durant.

Precisamente ese será el principal atractivo de los Oklahoma City Thunder: cómo afrontar la vida sin ‘Durantula’. Dentro de ese concepto se abarcan diferentes situaciones que serán de vital importancia. En primer lugar, habrá que estar pendientes al rendimiento de Westbrook. Sin su compañero de batallas al lado y enrabietado por su marcha, las casas de apuestas ya le sitúan como máximo favorito al título de jugador más valioso, y sin duda se avecinan algunas de las barbaridades que logró hace un par de años, cuando KD estuvo fuera por lesión y logró diversos triples-dobles.

Por otra parte, Victor Oladipo tendrá la dura tarea de hacerle olvidar, o al menos intentar minimizar los daños de su marcha. Se convertirá en el segundo espada de un equipo que aspira a entrar en Playoffs, lo que es un salto para él y algo que le exigirá explotar definitivamente. Habrá que comprobar si es capaz.

Asimismo, la lucha por el puesto de alero titular se planea intensa. Anthony Morrow, André Roberson y Álex Abrines, que será otra de las atracciones del equipo, lucharán por un puesto de titular que a estas alturas no parece claro.

Todo esto está provocado por la marcha de Kevin Durant a Golden State. Saliendo de este hecho,evaluar a Billy Donovan tras sus grandes Playoffs y ver hacia donde va el desarrollo de Steven Adams son otros puntos de interés de los Thunder.

Por su parte, en los Denver Nuggets todo parece encaminado a seguir creciendo otro año sin más presión que conseguir más victorias que la pasada temporada. El principal punto de interés del equipo de Colorado estará en la figura de Kenneth Faried. El ala-pívot, colocado en rumores de traspaso constantemente durante las últimas temporadas, volverá a tener la soga al cuello tras no rendir como debiera la pasada temporada.

Además de Faried, el punto más interesante se encontrará en el más que interesante backcourt que formarán Emmanuel Mudiay y Jamal Murray. El primero afrontará su temporada sophomore con la necesidad de acallar algunas críticas tras una primera temporada irregular, mientras que el segundo aterriza en la liga entre numerosas alabanzas. Habrá que estar atentos a la pareja que forman estos dos, además de al desarrollo de un Nikola Jokic llamado a hacer grandes cosas.

Los Utah Jazz son, probablemente uno de los equipos que más apetece ver esta temporada. No por el juego que practican, sino por todo lo que prometen. Este debe ser el año de su salto definitivo (muchos analistas lo colocan como cuarto de la conferencia), y habrá que estar atentos a varios puntos. En primer lugar, Rudy Gobert. El francés es uno de los mejores intimidadores en la pintura de la liga, y de su nivel dependerá en gran parte el rendimiento del equipo.

Además de Gobert, habrá que ver el rendimiento de Dante Exum una vez superada su lesión, que le tuvo fuera de las canchas toda la temporada pasada. Junto a Rodney Hood formará uno de los backcourt más jóvenes y llamativos de la liga. Además, como primer reserva estará George Hill,un jugador que parece encajar a la perfección en el sistema de los Jazz. Habrá que calibrar hasta que punto puede aportar al equipo en defensa y ataque

Por último, habrá que estar atentos a Gordon Hayward. El alero, siempre infravalorado, estará este año más bajo los focos que nunca. Por primera vez, sentirá la presión de hacer ganar a un equipo que él lidera. Será interesante ver si consigue mantener su nivel y, quién sabe, lograr ser All-Star por primera vez. El banquillo, que ha sido lo más reforzado esta temporada, deberá tenerse en cuenta con nombres como Alec Burks, Joe Johnson o Boris Diaw.

Los Portland Trail Blazers afrontan esta temporada tras dar la gran sorpresa en la pasada. Este es precisamente uno de sus principales puntos de interés: ver si son capaces de continuar en el nivel que mostraron la temporada pasada o si fue flor de un día. Gran parte de culpa de lo que ocurra lo volverá a tener el backcourt que formarán Lillard y McCollum.

Más allá de la pareja exterior, habrá que prestar atención a Evan Turner, que tras firmar un gran contrato en la agencia libre estará observado con lupa para saber de qué es capaz. También hay curiosidad por ver a Festus Ezeli fuera del ecosistema de los Warriors.

Por último, los Minnesota Timberwolves son uno de los equipos que más puntos de interés concentran para esta temporada. El primero, en el banquillo. El cambio es sustancial, Thibodeau por Sam Mitchell. Habrá que ver que estilo de juego consigue implantar el ex de los Bulls, y hasta que punto consigue poner a defender a un equipo que precisamente ha adolecido de eso, de no defender.

El puesto de base será otro de los grandes focos donde habrá que fijarse. Desde el mismo día del draft, Kris Dunn ha empezado a opositar al puesto de titular que actualmente ocupa Ricky Rubio.El base procedente de Providence es un PG que parece encajar como un guante en la filosofía Thibodeau: Alto, físico y defensivo. Por ello, parece tener muchas posibilidades de acabar siendo el titular, provocando un traspaso de Rubio. Sin embargo, el español empezará la temporada como titular, iniciando una batalla entre los dos que se planea apasionante.

Además de estos dos grandes puntos de interés, los Wolves albergan otras razones por las que sentarse a verles. El desarrollo en el puesto de escolta de Zach LaVine, la definición definitiva de qué tipo de jugador va a ser Andrew Wiggins o seguir el desarrollo de Karl-Anthony Towns tras su bestial primera temporada son tan solo algunas de ellas.

Oklahoma City Thunder

BAhead05

Durant y Westbrook volvieron a cuajar una temporada sin lesiones graves y los Thunder volvieron a ser. No le costó mucho a su estrella, quien después de un año sin jugar por problemas en su maltrecho tobillo se puso las zapatillas y comenzó destrozando desde el primer momento los aros rivales. En noviembre ya promediaba los mismos puntos que partidos jugó la temporada pasada: 27. Y a su lado, el fiel ayudante que ya no se sabe si lo es. Russell Westbrook ha vuelto a cuajar una temporada impresionante. Igualando el récord de Magic Johnson en la temporada 1988/89, ha acabado con 18 triples-dobles. Casi desde Óscar Robertson que no se veían estadísticas tan impresionantes en tantos aspectos del juego. Jugando de base, promedia 23,6 puntos, 10,4 asistencias y 7,8 rebotes. Entre él y Durant anotan más de 50 puntos por encuentro.

La temporada comenzó con el Draft. Sin embargo, los Thunder tenían claro que apenas sacarían nada del mismo, y es que las incorporaciones importantes eran sus dos estrellas, que habían estado tocadas la temporada anterior. Aun así, Sam Presti se haría en la decimocuarta elección con Cameron Payne. Un base con un buen tiro y notable visión de juego. La dificultad de adaptación era elevada teniendo a Westbrook y DJ Augustin por delante. Así que en diciembre, decidieron mandarlo algunos encuentros a la D-League. Después de su paso por la liga de desarrollo pasó de promediar 0,9 puntos por encuentro en 4 minutos a anotar más de 5 puntos y hasta 7 en enero en 17 minutos en pista. La salida de Augustin en febrero frenó su desarrollo y su aumento de minutos, ya que llegó Randy Foye en el traspaso. Los Thunder también eligieron a Dakari Johnson en segunda ronda. Sin embargo, no llegaron nunca a firmarle un contrato.

Los números reflejan casi a la perfección lo que han sido los Thunder en la cancha este año. Son el segundo equipo que más anota por detrás de los Warriors (normal) y el equipo más reboteador de la liga. Lo sorprendente (o no tanto) del asunto es la distribución de rebotes, siendo Westbrook y Durant los que más capturan con 8 por partido. Por lo tanto, de las estadísticas podemos deducir que los Thunder siguen siendo un equipo que arrasa en la canasta rival, pero le cuesta mantener baja la anotación en la suya. De esto tiene mucho que ver el banco de Oklahoma City, que no tiene a ningún especialista defensivo. Del tema defensivo también se encarga Steve Adams. El pívot titular de los Thunder promedia menos puntos y rebotes (8,8 puntos y 6,5 rebotes por partido) que el suplente y mejor pagado Enes Kanter (12,7 puntos y 8,1 rebotes). Sin embargo, su movilidad y capacidad de cerrar la pintura han hecho posible su titularidad en los 78 partidos que ha jugado.

Los Thunder, después de un buen comienzo, perdieron 7 partidos en noviembre. Se plantaron en diciembre con un balance de 11-7, y con dos meses espectaculares (diciembre y enero) sobrevivieron al frío con un balance de 25 victorias y apenas 6 derrotas. Perdieron en dos meses menos que en noviembre. Estos dos meses fueron claves en la posición actual de los Thunder. La llegada del All-Star ha calmado la racha de victorias de los de Billy Donovan, que jugando de forma más irregular, han perdido desde entonces 12 partidos y ganado 14. Antes del fin de semana de las estrellas también habían perdido más (14), sin embargo, mientras tanto el contador de victorias llegaba a 40.

Los Thunder llegan a Playoffs todo lo descansados que pueden llegar unos jugadores que han participado en 82 partidos en 6 meses. Habiendo conseguido relativamente pronto el tercer puesto de la Conferencia Oeste detrás de los inviolables Warriors y Spurs, no se han tenido que preocupar en los últimos encuentros de escalar posiciones ni de mantener la suya. Se enfrentarán a los Dallas Mavericks y no deberían tener problemas. El poder ofensivo de Oklahoma City debería ser suficiente para tirar a cualquier primera ronda que le hubiera tocado. No será la defensa un punto clave en la primera ronda, aunque lo será si pretenden avanzar más. Equipos como Warriors, Spurs o Clippers serán una prueba de fuego para Donovan y su táctica defensiva.

En Oklahoma City preocupa algo, y mucho. Eso es Durant. Parece claro que la estrella de los Thunder tiene ideas de marcharse del equipo si no ve posibilidades de triunfo reales. Después de quedarse a las puertas durante años, el alero quiere ganar el anillo y se irá donde se lo proporcionen. Si los Thunder completan unos buenos Playoffs quizás se plantee la posibilidad de quedarse en la ciudad algunos años más. Y aquí empieza lo complicado. Este año la victoria en el Oeste se paga muy cara. San Antonio y Golden State son los claros protagonistas y sus actuaciones durante esta temporada dejan claro que será difícil que no se cumplan los vaticinios. La defensa de los Thunder deberá mejorar, y los secundarios como Ibaka, Waiters y Morrow potenciar su aporte ofensivo.

 

Eliminatoria: Oklahoma City Thunder vs Dallas Mavericks

Oklahoma City Thunder y Dallas Mavericks se enfrentarán en Playoffs por tercera vez en los últimos seis años, aunque las dos últimas ocasiones han sido muy diferentes a la primera. En 2011 los Mavs estaban en una misión, especialmente Dirk Nowitzki, quien lideró a un equipo lleno de veteranos sacrificados a su primer anillo. Los Thunder se cruzaron con ellos en Finales de Conferencia, pero terminaron pagando su inexperiencia en la gestión de los últimos minutos.

Al año siguiente Mavs y Thunder volvieron a verse las caras, pero en esta ocasión con un escenario muy diferente. Durant, Westbrook y cia. llegaban como primeros del Oeste, mientras que los Mavs entraron como octavos con los restos del equipo campeón. Dallas peleó más de lo que muestra el resultado final, pero la realidad es que los Thunder los barrieron por 4-0 en su camino hacia las Finales.

En esta ocasión, ambos conjuntos llegan en situaciones que podrían considerarse como extrañas por sus circunstancias. Los Oklahoma City Thunder han finalizado con 55 victorias en el tercer lugar del Oeste. Russell Westbrook prácticamente se ha puesto al mismo nivel de Kevin Durant, y ambos jugadores podrían estar en el top 5-7 de la NBA actual. Su ataque es el segundo mejor de la temporada con 109.9 puntos por cada 100 posesiones, y su defensa se queda a las puertas de entrar en el top 10.

Sin embargo, las temporadas históricas de los Golden State Warriors y los San Antonio Spurs han dejado en segundo plano a los Thunder. También les han penalizado sus problemas para cerrar los partidos, con un Net Rating en los últimos cuartos de -1.2 puntos por cada 100 posesiones, el 19º de toda la NBA. Pese a eso, si alguien tiene una oportunidad en el Oeste de plantar cara a los dos favoritos, esos son los Thunder.

Los Dallas Mavericks, por su parte, han tenido que sacrificarse mucho para llegar hasta la postemporada. Después de dudar de ellos durante todo el verano tras el fiasco de DeAndre Jordan, los Mavs comenzaron bien la temporada, pero se estrellaron con un calendario matador en enero, y un bajón de rendimiento en marzo al que se sumó la baja definitiva de Chandler Parsons. Sin embargo, en abril resucitaron, y entraron en Playoffs ganando siete de sus últimos nueve partidos.

Obviamente los Oklahoma City Thunder son los grandes favoritos, y no deberían tener demasiados problemas para pasar la eliminatoria. ¿Es posible minimizar a Russell Westbrook o a Kevin Durant? Wesley Matthews y el rookie Justin Anderson intentarán hacerlo, y contarán con la ayuda en la zona de Salah Mejri, quien debería tener un papel importante en la serie por sus buenas actuaciones contra los Thunder, pero no parece que Dallas tenga suficiente potencial defensivo como para lograrlo. Si consiguen frenar al menos a uno de ellos, Enes Kanter o Serge Ibaka parecen más preparados que nunca para ser decisivos. Y no nos olvidemos de Dion Waiters, que promedió 14,8 puntos contra los de Mark Cuban en temporada regular.

La salud de los Mavericks también será un factor fundamental. Ya sabemos que Parsons está fuera, pero además los Mavs arrastran con problemas a J.J. Barea, David Lee, Devin Harris y Deron Williams, quien está jugando con una pubalgia. A todo eso hay que sumar que Dirk Nowitzki tiene 37 casi para 38 y no está precisamente como una rosa. Físicamente los Thunder intentarán subir el nivel para quemar a Dallas. Si consigue recuperarse, Oklahoma City tendrá que prestar mucha atención al pick and roll entre J.J. Barea y Dirk Nowitzki, una combinación ya tradicional que está siendo el motor del ataque de Dallas en las últimas semanas. Y ojo a una posible repetición de un pique entre Barea y Westbrook, dos jugadores que parece que se quieren mucho.

El duelo con el que los Mavericks deberían sentirse a gusto es el de los banquillos. Billy Donovan ha ido cogiendo bien el pulso a su plantilla según pasaban las semanas, y no es precisamente un novato en esto después de entrenar a Florida durante más de una década, pero los Playoffs son una bestia diferente, en la que los ajustes entre partidos son primordiales.

Rick Carlisle, por su parte, está malacostumbrando a los fans de los Mavs a hacer pequeños o grandes milagros. El último de ellos, sin ir más lejos, estar en estos Playoffs con los que pocos contaban. Para lograr las victorias decisivas hizo un ajuste maestro, que fue ni más ni menos que reconocer la falta de talento de su equipo y bajar el número de posesiones al que querían jugar. Y esa será una lucha clave: si las posesiones por partido rondan las 100, los Thunder lo deberían tener fácil. Si se acercan más a 90, los Mavericks tienen una oportunidad para hacerles sudar.

La defensa del pick and roll será importante para ambos equipos. Dentro de su excelencia y su dominación de partidos a base de triples dobles esta temporada, también es cierto que Russell Westbrook ha descuidado algo el apartado defensivo, a pesar de lo que puedan indicar los números en robos. En Playoffs podemos intuir que no reservará tampoco en ese sentido, y no puede permitirse hacerlo cuando Barea o Williams ataquen un bloqueo de Nowitzki. Cada vez que Kanter esté en pista seguramente los Mavs busquen involucrarlo también en el bloqueo y continuación, misma estrategia que debería seguir Donovan atacando a la limitada movilidad de Dirk.

En este contexto vuelve a destacar cómo puede ganar en importancia la figura de Salah Mejri. El tunecino ha promediado 20,4 puntos, 13,6 rebotes y 6 tapones por 36 minutos en sus enfrentamientos contra los Thunder, y tanto Westbrook como Durant han sido víctimas de sus tapones, siendo su protección del aro y capacidad de continuar hacia canasta más aprovechables que las características de Zaza Pachulia. El contrapunto en los Thunder lo ponen Serge Ibaka y Enes Kanter, el primero, de nuevo, con la tarea de defender a Nowitzki, y el segundo con la labor de anotar cuando Westbrook y Durant estén atascados.

Teniendo en cuenta todos los factores, los Oklahoma City Thunder no deberían pasar apuros para superar la primera ronda, quizás dando el partido de la honrilla a los Dallas Mavericks, con la barrida de caballeros: 4-1. Bastante tienen los Mavs con haber llegado hasta aquí, cumpliendo su objetivo, y ya será todo un éxito si convierten el cruce en una serie competida. Pero la lógica indica que los Thunder son muy superiores.