Archivo de la etiqueta: Minnesota Timberwolves

Grandes Ausentes

Son muchos los que jugarán los playoffs. Algunos como piezas fundamentales en sus equipos y otros como jugadores casi fuera de la rotación pero que lo vivirán primera persona.

Hay muchos que se han quedado fuera. Y de esos, unos pocos que al menos por nombre parece increible que no los vayan a jugar. Éstos son los más destacados:

Carmelo Anthony (New York Knicks)
Promedios 2016/17: 22,4 puntos, 2,9 asistencias, 5,9 rebotes

Por cuarta temporada consecutiva, la estrella de los Knicks se queda en casa mientras el resto de “estrellas” se disputan el Larry O’Brien.

A pesar de que no ha bajado su porcentaje anotador, sí que ha visto reducidos sus números en rebotes y asistencias (en más de uno por encuentro en ambos apartados). La mejoría de su compañero Kristaps Porzingis, quien le está quitando el rol de ‘jugador franquicia’, hizo saltar todos los rumores sobre una posible salida, algo que al final no se produjo.

Sin duda su nombre volverá a salir entre la multitud de rumores sobre posibles traspasos que se puedan realizar al finalizar esta temporada.

Anthony Davis (New Orleans Pelicans)
Promedios 2016/17: 28 puntos, 11,8 rebotes, 2,2 tapones

El gran protagonista del All Star Game (terminó con 52 puntos (26 de 39 en tiros de campo) superando los 42 puntos de Wilt Chamberlain en el 62) se ha vuelto a quedar (por segundo año consecutivo) sin el premio de jugar las eliminatorias por el título.

Cuarto máximo anotador, superando los 28 puntos de media, séptimo máximo reboteador y segundo máximo taponador de la liga,  sus 24 años le sitúan como uno de los grandes referentes a tener en cuenta durante estos próximos años.

¿En New Orleans?  En 2015 firmó una renovación que le harán permanecer como mínimo hasta la temporada 2019-20 en una franquicia que tiene muchas ganas de volver a estar entre los ocho mejores de su conferencia. La temporada que viene, junto con Cousins, Davis volverá a intentarlo.

Karl-Anthony Towns (Minnesota Timberwolves)
Promedios 2016/17: 25,1 puntos, 12,2 rebotes, 2,7 asistencias

Otro de los jóvenes talentos que no podrá disfrutar de la experiencia de jugar la postemporada.  Larga la espera para los Timberwolves, que no prueban las mieles de los playoffs desde la temporada 04-05 (todavía con Garnett en su primera etapa en el equipo). Kevin Love no fue capaz de hacer que Minnesota quedase entre los ocho mejores, y por el momento Karl-Anthony Towns tampoco lo está consiguiendo.

Viendo su progresión, parece imposible pensar en algo que no sea un futuro dorado. Y es que de los 18,3 puntos, 10,5 rebotes y 2 asistencias, ha pasado a 25,1 puntos, 12,2 rebotes y 2,7 asistencias, si bien es cierto que ha incrementado sus minutos de 32 a casi 37 por partido.

¿Conseguirá Minnesota retenerlo? Tanto Garnett como Love tuvieron que hacer las maletas para, ambos, conseguir ser campeones de la  NBA. ¿Tendrá que hacer lo mismo Towns?

Dirk Nowitzki (Dallas Mavericks)
Promedios 2016/17: 14,2 puntos, 6,5 rebotes, 1,5 asistencias

Desde su temporada de novato, donde solo jugó 20 minutos de media y 47 partidos, solamente en otra temporada había jugado menos de 60 partidos. Curiosamente en esa temporada, la 12-13, es la única de los últimos 16 años en la que los Mavs no entraron entre los 8 mejores del Oeste.  Y no es casualidad que éste, que ha jugado XX, tampoco hayan entrado.

El líder indiscutible de su equipo. Un referente en la liga.  El sexto jugador en la historia de la NBA en superar los 30.000 puntos. Su nombre permanecerá para siempre junto a los de Chamberlain, Jordan, Bryant, Malone y Abdul-Jabbar.

Este año se queda sin el premio de los playoffs, una pena para los espectadores y para el espectáculo.

División Noroeste

banner-temporal-guia

Dentro de la Conferencia Oeste, la División Noroeste es la que más ha crecido en los últimos años y más margen tiene de seguir creciendo en el futuro. Equipos como los Jazz o los Blazers son realidades de altas miras, mientras que Nuggets y Timberwolves empiezan a llamar a la puerta de los mejores, pese a que aún les falta. Por su parte, los Thunder llevan un lustro entre los mejores de la liga, aunque con altibajos que este año han acabado con la marcha de Kevin Durant.

Precisamente ese será el principal atractivo de los Oklahoma City Thunder: cómo afrontar la vida sin ‘Durantula’. Dentro de ese concepto se abarcan diferentes situaciones que serán de vital importancia. En primer lugar, habrá que estar pendientes al rendimiento de Westbrook. Sin su compañero de batallas al lado y enrabietado por su marcha, las casas de apuestas ya le sitúan como máximo favorito al título de jugador más valioso, y sin duda se avecinan algunas de las barbaridades que logró hace un par de años, cuando KD estuvo fuera por lesión y logró diversos triples-dobles.

Por otra parte, Victor Oladipo tendrá la dura tarea de hacerle olvidar, o al menos intentar minimizar los daños de su marcha. Se convertirá en el segundo espada de un equipo que aspira a entrar en Playoffs, lo que es un salto para él y algo que le exigirá explotar definitivamente. Habrá que comprobar si es capaz.

Asimismo, la lucha por el puesto de alero titular se planea intensa. Anthony Morrow, André Roberson y Álex Abrines, que será otra de las atracciones del equipo, lucharán por un puesto de titular que a estas alturas no parece claro.

Todo esto está provocado por la marcha de Kevin Durant a Golden State. Saliendo de este hecho,evaluar a Billy Donovan tras sus grandes Playoffs y ver hacia donde va el desarrollo de Steven Adams son otros puntos de interés de los Thunder.

Por su parte, en los Denver Nuggets todo parece encaminado a seguir creciendo otro año sin más presión que conseguir más victorias que la pasada temporada. El principal punto de interés del equipo de Colorado estará en la figura de Kenneth Faried. El ala-pívot, colocado en rumores de traspaso constantemente durante las últimas temporadas, volverá a tener la soga al cuello tras no rendir como debiera la pasada temporada.

Además de Faried, el punto más interesante se encontrará en el más que interesante backcourt que formarán Emmanuel Mudiay y Jamal Murray. El primero afrontará su temporada sophomore con la necesidad de acallar algunas críticas tras una primera temporada irregular, mientras que el segundo aterriza en la liga entre numerosas alabanzas. Habrá que estar atentos a la pareja que forman estos dos, además de al desarrollo de un Nikola Jokic llamado a hacer grandes cosas.

Los Utah Jazz son, probablemente uno de los equipos que más apetece ver esta temporada. No por el juego que practican, sino por todo lo que prometen. Este debe ser el año de su salto definitivo (muchos analistas lo colocan como cuarto de la conferencia), y habrá que estar atentos a varios puntos. En primer lugar, Rudy Gobert. El francés es uno de los mejores intimidadores en la pintura de la liga, y de su nivel dependerá en gran parte el rendimiento del equipo.

Además de Gobert, habrá que ver el rendimiento de Dante Exum una vez superada su lesión, que le tuvo fuera de las canchas toda la temporada pasada. Junto a Rodney Hood formará uno de los backcourt más jóvenes y llamativos de la liga. Además, como primer reserva estará George Hill,un jugador que parece encajar a la perfección en el sistema de los Jazz. Habrá que calibrar hasta que punto puede aportar al equipo en defensa y ataque

Por último, habrá que estar atentos a Gordon Hayward. El alero, siempre infravalorado, estará este año más bajo los focos que nunca. Por primera vez, sentirá la presión de hacer ganar a un equipo que él lidera. Será interesante ver si consigue mantener su nivel y, quién sabe, lograr ser All-Star por primera vez. El banquillo, que ha sido lo más reforzado esta temporada, deberá tenerse en cuenta con nombres como Alec Burks, Joe Johnson o Boris Diaw.

Los Portland Trail Blazers afrontan esta temporada tras dar la gran sorpresa en la pasada. Este es precisamente uno de sus principales puntos de interés: ver si son capaces de continuar en el nivel que mostraron la temporada pasada o si fue flor de un día. Gran parte de culpa de lo que ocurra lo volverá a tener el backcourt que formarán Lillard y McCollum.

Más allá de la pareja exterior, habrá que prestar atención a Evan Turner, que tras firmar un gran contrato en la agencia libre estará observado con lupa para saber de qué es capaz. También hay curiosidad por ver a Festus Ezeli fuera del ecosistema de los Warriors.

Por último, los Minnesota Timberwolves son uno de los equipos que más puntos de interés concentran para esta temporada. El primero, en el banquillo. El cambio es sustancial, Thibodeau por Sam Mitchell. Habrá que ver que estilo de juego consigue implantar el ex de los Bulls, y hasta que punto consigue poner a defender a un equipo que precisamente ha adolecido de eso, de no defender.

El puesto de base será otro de los grandes focos donde habrá que fijarse. Desde el mismo día del draft, Kris Dunn ha empezado a opositar al puesto de titular que actualmente ocupa Ricky Rubio.El base procedente de Providence es un PG que parece encajar como un guante en la filosofía Thibodeau: Alto, físico y defensivo. Por ello, parece tener muchas posibilidades de acabar siendo el titular, provocando un traspaso de Rubio. Sin embargo, el español empezará la temporada como titular, iniciando una batalla entre los dos que se planea apasionante.

Además de estos dos grandes puntos de interés, los Wolves albergan otras razones por las que sentarse a verles. El desarrollo en el puesto de escolta de Zach LaVine, la definición definitiva de qué tipo de jugador va a ser Andrew Wiggins o seguir el desarrollo de Karl-Anthony Towns tras su bestial primera temporada son tan solo algunas de ellas.

MINNESOTA TIMBERWOLVES

banner-temporal-guia

Minnesota será este año uno de los equipos más interesantes de analizar en el plano táctico, con la multitud de variantes defensivas que Tom Thibodeau puede implantar, y la mezcla de jóvenes talentos que buscan explotar con veteranos que darán estabilidad. Con todo ello se espera ver el salto de calidad de un conjunto que el año pasado sufrió varios reveses que le impidieron competir a su máximo nivel.

Y es que, la pasada campaña estuvo marcada, sin duda, por la muerte del Presidente de Operaciones y por entonces entrenador del equipo (aunque había cedido su puesto a Sam Mitchell),  Flip Saunders. Tras este golpe, Minnesota mostró ganas y actitud en algunos tramos de la temporada, sobretodo coincidiendo con el tiempo que Ricky Rubio pudo mantenerse en la pista y alejado de las lesiones que su tobillo izquierdo le provocó. La noticia agradable fue la explosión inmediata de Karl-Anthony Towns, ganador del ROY y dando muestras sobradas de jugador franquicia. Además, Zach LaVine volvió a mostrarnos que si quisiera saldría en los highlights de cada jornada, ganando un espectacular y polémico concurso de mates contra Aaron Gordon. En el aspecto negativo, además de la horrorosa defensa que mostró, podríamos colocar a  Andrew Wiggins, quien a pesar de tener partidos con buenas anotaciones, no explotó todo el potencial que se le presupone.

Tras finalizar con un récord de 29-53, Minnesota necesitaba un líder, alguien capaz de dirigir un proyecto cuya proyección es tan grande como las metas que persigue alcanzar. A pesar de  tener numerosas ofertas encima de la mesa, el exentrenador de los Chicago Bulls y especialista defensivo Tom Thibodeau aceptaba encargarse del banquillo y de toda la parcela deportiva de los Minnesota Timberwolves. Con él, se espera aumentar el rigor y la eficacia de una  defensa que tiene mimbres para ser exitosa.

El potencial que puede llegar a tener la juventud de este equipo se pudo ver durante la Liga de Verano, donde Minnesota llegó a la final del torneo, y en el cual la figura de Tyus Jones brilló con luz propia. El base promedió 19,4 puntos, 6,3 asistencias y 4,0 rebotes, y aunque su equipo no pudo ganar el título tras caer en la final frente a los Chicago Bulls, consiguió alzarse con un más que merecido MVP. Esta temporada buscará hacerse un hueco en una posición de base que tendrá más competencia que nunca.

El sorteo deparó a Minnesota el pick número 5. Con el juego interior bien cubierto, y a pesar de que muchos analistas indicaban que necesitaban un anotador puro como podía ser Buddy Hield, fue finalmente Kris Dunn el elegido, aumentando la nómina de jugadores en el puesto de base. A pesar de sufrir una conmoción cerebral en su tercer partido de la Summer League, Dunn mostró muy buenas maneras, promediando 24 puntos, 7 rebotes y 3 asistencias en los dos partidos que disputó. Thibodeau es un gran moldeador de jóvenes prospectos, aunque no se caracteriza por dar muchos minutos a los rookies en su primera temporada. Por ello, muchos ojos estarán puestos en el desarrollo del joven nacido en Connecticut.

Minnesota en cambio no ha estado muy activo en el mercado de agentes libres, reforzándose con piezas puntuales. Es algo normal, la base y columna vertebral del equipo tiene una media de edad muy joven. Sin embargo se han producidos tres movimientos de pseudo- veteranos, que además de su papel deportivo, pueden hacer de mentores de los más jóvenes. Brandon Rush llegó por una temporada y 3,5 millones de dólares. El escolta tratará de aprovechar los minutos de los que disponga para hacer lo que mejor sabe, anotar. A su vez, Cole Aldrich pasaba a formar parte del roster durante tres años a razón de 7,3 millones en cada uno. El pívot, reboteador compulsivo, aportará centímetros en una pintura de altos quilates. Finalmente, Jordan Hill, con un contrato de 8 millones por dos temporadas, tratará de aportar la misma regularidad que mostró en los Lakers el tiempo que pudo jugar.

Además, y como una de las principales noticias del verano, Kevin Garnett anunció su retirada de las canchas. KG se une así a Tim Duncan y Kobe Bryant, que también han decidido colgar la camiseta antes del inicio de campaña.

Con todo ello, la 2016-2017 será una temporada en la que los Wolves luchen durante 82 partidos y muchos rivales por la octava plaza de la Conferencia Oeste. Parece este un objetivo realista para una franquicia que contará entre sus filas con los mimbres adecuados para conseguirlo. Con un Karl-Anthony Towns que amenaza con ser imparable, desarrollando tiro exterior, fundamentos en el poste y la defensa que Thibodeau puede mejorar. Además, Wiggins debe de dar un paso al frente, mostrando mayor consistencia en defensa y anotación. Ricky Rubio espera mantenerse sano durante toda la temporada y aportar todos los intangibles que representa, entre los que como ya sabemos no se encuentra anotar. De la anotación en el puesto de base se encargará Kris Dunn, quien deberá seguir mostrando ese descaro y explosividad que le caracterizan. Además, el equipo posee buen fondo de armario y buenos mimbres, con jugadores como Gorgui Dieng, Muhammad, Payne o LaVine entre otros. Ellos deberán completar el quinteto inicial o, en otros casos liderar la segunda unidad.

Hoy por hoy, pedir algo más a Minnesota que la clasificación para Playoffs sería una utopía. El equipo debe de adaptarse a los nuevos métodos de Thibodeau, aprender a jugar juntos, crecer como organización, en definitiva, aprender a ganar. Volver a pisar Playoffs tras 12 años no es fácil.  Este proceso es largo y costoso, pero a lomos de Karl-Anthony Towns la travesía parece más sencilla. El juego interior será el predominante en los esquemas ofensivos. En cuanto a la defensa, sabemos que habrá una gran revolución, y espero una mejora sustancial, debiendo colocarse el top 10 de mejores equipos defensivos. Sé que es un gran salto, pues el año pasado los Wolves fueron el tercer peor equipo defensivo de la liga, pero por jugadores no será. Ricky es un defensor más que decente, y el físico de Wiggins, Towns o Dieng permite adivinar que pueden llegar a ser especialistas en este apartado.