Archivo de la etiqueta: Mike Budenzolher

Atlanta Hawks

El verano arrasó Georgia, hubo desbandada general y, solo un año después de haber alcanzado el éxito, la plantilla se mostraba desestructurada, con llegadas poco o nada ilusionantes y el nombre de Dwight Howard en el ojo del huracán, con dudas sobre si su periplo en la franquicia sería un salvoconducto hacia un placentera retirada o la vía de escape hacia la élite de la liga. Además, el draft no aportaría a priori ningún jugador diferencial, con el polivalente Taurean Prince proveniente de Baylor, así como dos elecciones que llevaron los nombres de DeAndre Bembry y el francés Isaia Cordinier. Nada halagüeño, nada esperanzador. ¿Sería el fin del proyecto de Atlanta?

Contra todos los pronósticos posibles, la banda de Budenzolher volvió a fluir en perfecta armonía a pesar de leves sonatas desafinadas en ciertos momentos de la temporada. Los altibajos, propios de una plantilla hecha baja la imperiosa necesidad de sustituir a piezas vitales que habían exiliado, cumplió de forma satisfactoria la hoja de ruta establecida por el aprendiz de Popovich. No fue tarea fácil, ya que La baja de Jeff Teague supuso encontrar otro director de orquesta, unida en una melodiosa combinación con la pérdida del  férreo tenor Al Horford. Una vez más Atlanta ha resultado una coral definición de la palabra equipo, y a través de la circulación de balón, colocación, aprovechamiento de espacios y la valoración del compañero por encima del individuo, Mike Budenzolher ha sabido encontrar en jugadores de rotación elementos claves para mantener el nivel competitivo del equipo. Así, con un récord de 43-39, los Hawks se han alzado con la quinta posición de la Conferencia Este, que le enfrentará a los eléctricos Washington Wizars en la primera ronda de la post-temporada.

Tras un maravilloso comienzo de temporada, donde Atlanta se asemejaba al equipo que había conseguido ganar el Este en la temporada 2015-2016, llegó noviembre con oscuros nubarrones y problemas estructurales internos, asociados casi intrínsecamente a la figura de Dwight Howard, aterrizado en Georgia este año con la intención de reemplazar a Al Horford y recuperar su versión dominante de su etapa en Orlando donde no encontraba rival en la zona. Finalmente, el parón del All Star llegaba con Paul Millsap repitiendo presencia en el fin de semana en las estrellas y su equipo alcanzando un esperanzador 32-24 y con las sensaciones de haber superado el bache.

De esta forma, y cuando parecía que el equipo estaba asentado y el protagonismo de Dennis Schröder aumentaba, mostrando por primera vez un nivel estable en la élite, llegó Marzo y el aire primaveral provocó alergia a los de Georgia, encadenando siete derrotas consecutivas. Una dinámica espantosa que hacía presagiar el desplome total de esta franquicia organizada desde el orden y la eficacia. Finalmente, un fantástico final de temporada lleno de remontadas y explosividad colocó a los Atlanta Hawks en una quinta posición acorde a los méritos mostrados durante el año. Destacable es el papel de Tim Hardaway Jr, quien elevó sus guarismos durante la ausencia de Howard y Millsap. Además, la aparición de jugadores como Muscala, Taurean Prince, Ersan Ilyasova y Kent Bazemore como defensor del perímetro.

¿Qué podemos esperar de Atlanta en los Playoffs? No creo faltar a la verdad si digo que Washington es el claro favorito de la eliminatoria. A favor tiene el talento incombustible de John Wall, quien parece claro dominador de su duelo contra Dennis Schröder y será foco de atención por parte de la defensa. Dos equipos que tienen como principal virtud el movimiento del balón y el aprovechamiento del espacio se enfrentarán en lo que sin duda será una eliminatoria de marcadores elevados.

Un elemento que Atlanta deberá aprovechar es su mayor profundidad de banquilla, con muchos jugadores capaces de aportar en distintas facetas del juego, aspecto muy criticado en los capitales y que han podido suplir, en parte, con las llegadas de Brandon Jennings y Bojan Bogdanovic, quienes han aportado puntos y estabilidad cuando los titulares descansan.

Superada la primera fase, la experiencia de la plantilla puede ser su mayor aliado, y no me atrevería a enterrarles ante ningún rival, ni siquiera los Cavaliers de Lebron, quienes sufrieron una de esas maravillosas remontadas que vivimos cada temporada en la NBA, cuando desperdiciaron veintiséis puntos en el último cuarto. Precisamente Atlanta, con su poderío interior, puede ser uno de los equipos que hagan pagar más caro la falta de centímetros en la zona de los actuales campeones. No sería improbable, en absoluto, que llegasen a la final de conferencia, lo que supondría una vez más la consagración de Mike Budenholzer como uno de los entrenadores élite de la liga. Que siga sonando la melodía.

Para finalizar, dejo un resumen de el que quizá sea el mejor partido de Atlanta esta temporada. Delante, los actuales campeones buscaban asegurar el liderato de la Conferencia Este. La diferencia era de 26 puntos al inicio del último cuarto. ¿Distancia insalvable? Juzguen ustedes mismos.