Archivo de la etiqueta: Jimmy Butler

Eliminatoria: Boston Celtics vs Chicago Bulls

Si allá por los meses de septiembre u octubre nos hubiesen dicho que, en los playoffs que van a empezar este sábado, iba a darse una eliminatoria entre estos dos equipos, lo más probable es que hubiésemos optado por pensar que sería aquella que enfrenta al seed 3 contra el seed 6 de la conferencia, o incluso al 4º contra el 5º. Pero, sin embargo, la Regular Season ha ido sorprendentemente bien por Boston, y, por otro lado, nuevamente decepcionante por el equipo de Chicago.

Ambos equipos obtuvieron un gran premio en la Free Agency de este verano: Al Horford para los de Brad Stevens, y la sorprendente firma de Dwyane Wade para acompañar a Jimmy Butler al frente de los desorganizados Bulls de Hoiberg. Debido a ello, los objetivos para la temporada regular fueron actualizados, y pasaron a ser luchar por un top 3 y un, algo más difícil, top 5 de conferencia, respectivamente.

Los resultados están a la vista, aunque si bien no sería justo obviar el ‘regalo’ que el equipo de Lebron James, el gran favorito a llevarse la conferencia sin ninguna duda, hizo al equipo liderado por un increíble Isaiah Thomas, durante la última semana (4 derrotas seguidas, una de ellas desperdiciando una ventaja de 26 puntos en el 4Q, y en 2 de ellas con descanso del big three).

Resulta imposible realizar un análisis de una eliminatoria con los Celtics presentes y no dedicarle, por lo menos, un párrafo al año, añazo, de Isaiah Thomas. Sin lugar a dudas, se ha consagrado ya no solo como el líder del equipo y abanderado del proyecto de Danny Ainge, si no como una estrella de primera línea en la NBA. Una auténtica máquina de anotar, desde cualquier zona del campo y con gran facilidad para sacar faltas. Solo superado por Westbrook e igualado con James Harden en puntos por partido, puede presumir de ser apodado como King in the 4th debido al gran número de partidos en los que se ha hecho amo y señor del cuarto decisivo en el baloncesto. Su gran déficit va ligado a su llamativo tamaño (1,75 cm), la defensa. En un quinteto con grandes especialistas defensivos (Al Horford, Crowder, Smart y Avery Bradley), los entrenadores rivales insisten continuamente en sobrecargar los ataques por su zona, viéndose superado en un gran número de ellas.

Por el lado rival, Chicago puede presumir de contar con el mayor talento individual de los equipos que no han conseguido la ventaja de campo en esta postemporada, Jimmy Butler. Absolutamente merecido titular en el All star de este año, es un jugador con capacidad para destacar en ambas partes de la cancha, siendo además un buen reboteador y asistente. Uno de esos jugadores imparables cuando encuentran su sitio en el partido, supone la gran esperanza de su equipo para dar más de un susto en esta eliminatoria. Acompañado de Wade (un auténtico veterano en estas semanas, con hasta 3 anillos en Miami) y de un gran argumento de peso para Chicago como es el de ser el tercer mejor equipo reboteador de la liga, faceta que es la gran losa en el equipo rival. Argumento que podría haber sido todavía mas potente de haber mantenido al ala-pívot Taj Gibson en el roster y no haberlo regalado a Oklahoma junto a McDermott. La pareja interior Robin Lopez-Taj Gibson fue un dolor de cabeza para los Celtics en los 3 partidos en los que se vieron las caras, mientras que en el último duelo, el que afrontaron con las plantillas actuales, fue una victoria clara y fácil para Boston.

Sin lugar a dudas, de que Brad Stevens sepa minimizar estas 3 amenazas, tanto invididuales (Jimmy+Wade), como colectivas (el rebote en un equipo tan débil ahí como los Celtics) dependerá lo que esta eliminatoria aguante viva. No solo Robin Lopez, el center titular de los Bulls, será un quebradero de cabeza en los balones rebotados, si no que a él se le unen otras caras como la del sophmore Bobby Portis, Nikola Mirotic, el brasileño Felicio desde el banquillo y el ya mencionado Jimmy Butler. Ninguno de estos últimos tiene la facilidad en el rebote que poseía Taj Gibson, pero ante un equipo débil en el apartado reboteador, podrían ser capaces de mostrar su mejor versión.

Sin embargo, cuando un equipo realiza una temporada de 53 victorias, hay algo más allá de un gran líder o de descansos de tu rival. Brad Stevens ha sabido adaptarse a los distintos objetivos que desde la gerencia le han ido planteando en estos 3 últimos años: entrar a playoffs en 2015 (siendo barrido 4-0 por Cleveland), pelear una 1ª ronda de playoffs en 2016 (perdiendo 4-2 contra Atlanta, con el significante matiz de un Avery Bradley lesionado en el game 1) y conseguir un top 3 este año en el Este que le permita soñar a la afición celtic con un enfrentamiento contra los Cavaliers en las finales de conferencia. El paso puede resultar gigante, pues Boston lleva desde 2012 sin saber lo que es ganar una eliminatoria. Este fantasma puede convertirse en pesadilla para un roster en su mayoría inexperto en estos momentos, pero, sin duda, este debería ser el año en el que empezar a ser tratado como una amenaza real en estos meses de competición. Han sabido ir de menos a más a lo largo del año, sacando un gran rendimiento del banquillo con jugadores como Marcus Smart, Olynyk, Gerald Green o el novato Jaylen Brown, que cuenta con la confianza tanto del entrenador como de los fans. Si antes hablábamos del punto débil de este equipo, los Celtics tendrían que explotar el del rival, que es su lentitud a lo largo de la cancha, y con jugadores como los justamente mencionados, bastante ágiles y rápidos a la contra, deberían ser capaces de sacar muchos puntos por ahí.

Boston y Chicago se han enfrentado 4 veces a lo largo del año, con un reparto de 2 victorias para cada uno, y a priori, ni para los Celtics debería resultar un paseo en 4 partidos este cruce, ni los Bulls deberían ser capaces de dar la campanada. Isaiah contra Jimmy, Stevens contra Hoiberg, Bradley contra Wade, la rapidez y el contraataque contra la lucha en el rebote. Las cartas están sobre la mesa, ahora solo queda sentarse, disfrutar de la eliminatoria y que cada equipo imagine cual es su techo.

Chicago Bulls

Un año de ausencia en Playoffs obligó a tomar medidas. Y aunque fueran dolorosas para unos y no fueran una solución absoluta al problema real, se cortó, en parte, con un pasado que de alargarlo lo máximo posible hubiera sido un problema aún mayor.

Y la temporada post fracaso no podía quedar exenta de altos y bajos. Más bien, la segunda temporada en el banquillo de los Bulls ha sido una montaña rusa tanto de sensaciones como de circunstancias, pero por encima de ello, ha sido el año en el que Jimmy Butler se ha encargado de llevar a la histórica franquicia de Illinois a la postemporada contra viento y marea.
Un curso que arrancó con más dudas que certezas. Una planificación y confección de plantilla que ofrecía demasiada incertidumbre y no sólo por el juego, sino por cómo iban a encajar Dwyane Wade, Rajon Rondo y Jimmy Butler juntos. En una NBA donde predomina un elevado volumen de triples intentados por partido (y que cada año ese número crece todavía más), los nuevos refuerzos no reforzaban una necesidad más que evidente. No obstante, no había ningún plan específico y cuando surgió la posibilidad de fichar a Rondo y Wade por dar cierta ilusión a la ciudad, se hizo. Sin más.
Y con más dudas que certezas, los Bulls serían ese equipo que se esperaba. Con suficiente talento por entrar a Playoffs, pero con una inestabilidad en su juego más que latente. La falta de identidad ha permitido ver a un Fred Hoiberg tratando de buscar diversas fórmulas, pero sin éxito alguno. Al fin y al cabo, su única baza segura sería la de Jimmy Butler. Y él, junto a las apariciones de Dwyane Wade, serían los encargados de sostener a un equipo con más defectos que virtudes. Su previsibilidad como equipo les convertía en un rival demasiado frágil, aun siendo candidatos a entrar a Playoffs.
Las curvas llegaron en Diciembre, mes en el que llegarían 11 derrotas en 17 partidos. La crisis de juego era tan evidente que llegar a postemporada era una meta quimérica, al menos para unos. Las limitaciones eran más que visibles y el juego seguiría sin notar mejoras, aunque tanto en noviembre como en diciembre llegaron dos victorias que a la postre serían decisivas contra Miami Heat.
16-18 de balance a final de año, con una dinámica muy irregular que se dio durante practicamente toda la temporada. Se finalizó enero con 24-25, y febrero con 30-30.
A pesar de no ser un gran balance, sirvió para que Jimmy Butler jugase el partido de las estrellas por tercera vez en su carrera.
Tras el All Star llegaron dos victorias (contra Phoenix en casa y en Cleveland, aunque éstos sin LeBron), para luego sumar 5 derrotas seguidas (su peor racha de la temporada), 8 de los últimos 10 partidos, que además se daban antes de un esguince en el codo derecho de Wade, muy malas noticias para unos Bulls que veían lejanas las últimas plazas de playoffs.
Pero esos 11 partidos en los que Dwyane estuvo ausente se saldaron con un 7-4  les volvió a meter en la pelea, una pelea que finalmente se saldó a favor de los Bulls, gracias a dos victorias en los tres últimos partidos que les dejó con un balance final del 50% de victorias (41-41), mismo récord que Miami pero con el desempate a favor gracias a esas dos victorias en los dos primeros meses de campeonato, lo que dejó en Chicago el octavo puesto y dejó a Miami fuera de la lucha por el título. Mucho mejor de lo esperado en un principio, cuando la franquicia parecía navegar sin rumbo.
Jimmy Butler y Dwyane Wade, como esperaba, han llevado la batuta en el ataque promediando 23,9 y 18,3 puntos por encuentro respectivamente. Y serán ellos los tendrán la responsabilidad de liderar a su equipo en la primera ronda contra los líderes de la conferencia este, los Boston Celtics, ex-equipo de Rajon Rondo.
Aunque parece imposible dar la campanada contra los Celtics (un octavo de conferencia solo ha conseguido eliminar al primero un 7,6% de la veces), es cierto que parece a priori un rival más asequible que los Cavaliers de LeBron James, los verdaderos candidatos a llegar a la final de la NBA.
Perder en primera ronda no sería un fracaso, pues ya llegar a playoffs parece un premio, pero eso no justifica el conformarse y no luchar para al menos sacar alguna victoria en Chicago. En cuanto a experiencia, tanto Wade como Rondo han sido campeones (teniendo gran importancia en esos momentos de su carrera) y Butler, aunque no haya llegado tan lejos, también ha jugado partidos 4 veces postemporada.  Esa experiencia y veteranía, además del jugar sin presión sabiendo que el objetivo ya se ha cumplido, puede hacer que la eliminatoria sea más abierta de lo que los balances muestran.

Los grandes ausentes

Llegan los Playoffs, momento en el que los mejores jugadores del planeta tienen que dar lo mejor de sí para llevar a sus equipos lo más lejos posible. Curry, batiendo el récord de triples en una temporada, ha situado a los Warriors con el mejor récord de la liga. En el Este, LeBron guió a los Cavs a quedar líderes en su conferencia.

Aldridge, Leonard, Westbrook, Durant, Paul, Lillard o Nowitzki en el Oeste, y Lowry, DeRozan, Millsap, Isaiah Thomas o Drummond en el Este estarán presentes en las eliminatorias por el título.

Pero no todos los cracks estarán sobre el parqué. Son varios los que empezarán las vacaciones mucho antes de lo que ellos querrían, no siendo capaces de meter a sus respectivos equipos entre los 8 mejores de su conferencia.

Éste es un repaso a esos cracks:

  • Kobe Bryant (Los Angeles Lakers)
    Números: 66 partidos, 28.2 min, 17.6 ppp, 3.7 rpp, 2.8 app
    Balance del equipo: 17-65 (29º de toda la liga)

El gran ausente. “Black Mamba” ha dejado la NBA antes de lo que cualquier aficionado querría. Desde que anunció su retirada, Bryant ha recibido el calor del público en cada cancha que ha pisado. Como colofón final, 60 puntos a Utah en su último partido en el Staples Center. Sus Lakers no han entrado en playoffs en las últimas 3 temporadas, desde la salida de Dwight Howard y su rotura del tendrón de aquíles.

Momento más destacado de la temporada: El discurso de despedida

  • Pau Gasol  (Chicago Bulls)
    Números: 72 partidos, 31.8 min, 16.5 ppp, 11 rpp, 4.1 app, 2 bpp
    Balance del equipo: 42-40 (9º en la Conf. Este)

La gran sorpresa, negativa, de la temporada. Llegó a Chicago pensando en tener opciones al título, y una temporada después se queda sin jugar playoffs, Será agente libre. Su gran temporada le permitió jugar el All Star de Toronto y hará que muchos equipos pregunten por él en verano.

Momento más destacado de la temporada: Su 6º All Star y su 1vs1 contra Kobe Bryant

  • Carmelo Anthony (New York Knicks)
    Números: 72 partidos, 35.1 min, 21.8 ppp, 7.7 rpp, 4.2 app
    Balance del equipo: 32-50 (24º de toda la liga)

Como Kobe Bryant, ésta será su tercera temporada consecutiva en la que no disputa playoffs. Se rumoreó un posible traspaso a Cleveland a mitad de temporada que finalmente no se dio. Le quedan otras 2 temporadas en Nueva York (más otra con opción de jugador), y aunque el jugador asegure que no se va a ninguna parte, los Knicks pueden pensar de forma diferente.

Momento más destacado de la temporada: Su enfrentamiento contra LeBron James en el MSG

  • Jimmy Butler (Chicago Bulls)
    Números: 67 partidos, 36.9 min, 20.9 ppp, 5.3 rpp, 4.8 app,
    Balance del equipo: 42-40 (9º en la Conf. Este)

El que fuera el “jugador más mejorado” de la temporada pasada tampoco fue capaz de meter a Chicago en postemporada, quedándose fuera por segunda vez en los últimos 11 años (en el 2008, consiguiendo el pick 1, Derrick Rose). Sin él, los Bulls tuvieron el doble de derrotas que victorias (5-10). ¿Buscará Chicago traspasarle?

Momento más destacado de la temporada: Sus 53 puntos (40 de ellos en la primera mitad) a los 76ers

  • Anthony Davis (New Orleans Pelicans)
    Números:  61 partidos,  35.5 min,  24.3 ppp,  10.3 rpp, 2  bpp,
    Balance del equipo: 30-52 (25º de toda la liga)

Con la mejor anotación de la temporada y récord de franquicia (59 puntos, hasta los 60 de Kobe en la última jornada), Davis se quedó muy lejos del objetivo de los Pelicans. Empezó la temporada con un 1-11. Se perdió los últimos 14 partidos por lesiones en el hombro y la rodilla.

Momento más destacado de la temporada: Sus 59 puntos (récord de franquicia) y 20 rebotes a Detroit.

  • John Wall (Washington Wizards)
    Números:  77 partidos,  36.2 min,  19.9 ppp,  4.9 rpp, 10.2  app
    Balance del equipo: 41-41 (10º en la Conf. Este)

Desde el 6-5 inicial, no fue capaz de poner a su equipo con balance positivo en toda la temporada. Tercer máximo asistente de la liga, se perdió los últimos 5 partidos de la temporada por una lesión. En esos 5 partidos, 4-1 de récord a favor de su equipo. Se esperaba ver a su equipo en playoffs. ¿Los considerará Durant como una opción con aspiraciones?

Momento más destacado de la temporada: Su gran All-Star game.

  • DeMarcus Cousins (Sacramento Kings)
    Números:  65 partidos,  34.6 min,  26.9 ppp,  11.5 rpp, 3.3  app
    Balance del equipo: 33-49 (10º en la Conf. Oeste)

Con una plantilla mejor que la del año pasado, podía ser la temporada de los Kings, pero por décima temporada consecutiva se han quedado fuera. Capaz de anotar 56 puntos contra Charlotte. ¿Su problema? Su actitud. Y si lo juntas con Rajon Rondo, se explica en gran parte porqué otro año más verán los playoffs desde el sofá.

Momento más destacado de la temporada: Su “Casi-KO” a Steven Adams

  • Karl-Anthony-Towns (Minnesota Timberwolves)
    Números:  82 partidos,  32 min,  18.3 ppp,  10.5 rpp, 2  app
    Balance del equipo: 29-53 (26º de toda la liga)

El que probablemente sea el  Rookie of the Year de la temporada no jugará los playoffs. Towns fue tercero en dobles-dobles (tras Andre Drummond y Russell Westbrook) con 51. Probablemente sea el jugador de esta lista que más satisfecho pueda estar con su temporada. Con él (y con Andrew Wiggins) el futuro de los Wolves tiene muy buena pinta.

Momento más destacado de la temporada: “Con el Pick 1 de 2015, los Minnesota Timberwolves escogen a Karl-Anthony Towns, de la Universidad de Kentucky”

Otros ausentes:
– Bradley Beal (Washington Wizards)
– Gordon Hayward (Utah Jazz)
– Derrick Rose (Chicago Bulls)
– Rajon Rondo (Sacramento Kings)
– Eric Bledsoe (Phoenix Suns)
– Andrew Wiggins (Minnesota Timberwolves)
– Nikola Vucevic (Orlando Magic)
– Greg Monroe (Milwaukee Bucks)