Archivo de la etiqueta: Indiana Pacers

Eliminatorias Este

Game 1: Celtics-Bulls, noche del domingo 16 al lunes 17, 00:30
Game 2: Celtics-Bulls, noche del martes 18 al miércoles 19, 02:00
Game 3: Bulls-Celtics, noche del viernes 21 al sábado 22, 01:00
Game 4: Bulls-Celtics, noche del domingo 23 al lunes 14, 00:30
Game 5: Celtics-Bulls, miércoles 26*
Game 6: Bulls-Celtics, viernes 28*
Game 7: Celtics-Bulls, domingo 30*

Game 1: Cavaliers-Pacers, sábado 15, 21:00
Game 2: Cavaliers-Pacers, noche del lunes 17 al martes 18, 01:00
Game 3: Pacers-Cavaliers, noche del jueves 20 al viernes 21, 01:00
Game 4: Pacers-Cavaliers, domingo 23, 19:00
Game 5: Cavaliers-Pacers, martes 25*
Game 6: Pacers-Cavaliers, jueves 27*
Game 7: Cavaliers-Pacers, sábado 29*

Game 1: Raptors-Bucks, sábado 15, 23:30
Game 2: Raptors-Bucks, noche del martes 18 al miércoles 19, 01:00
Game 3: Bucks-Raptors, noche del jueves 20 al viernes 21, 02:00
Game 4: Bucks-Raptors, sábado 22, 21:00
Game 5: Raptors-Bucks, noche del lunes 24 al martes 25, 01:00*
Game 6: Bucks-Raptors, jueves 27*
Game 7: Raptors-Bucks, sábado 29*

Game 1: Wizards-Hawks, domingo 16, 19:00
Game 2: Wizards-Hawks, noche del miércoles 19 al jueves 20, 01:00
Game 3: Hawks-Wizards, sábado 22, 23:30
Game 4: Hawks-Wizards, noche del lunes 24 al martes 25, 02:00
Game 5: Wizards-Hawks, miércoles 26*
Game 6: Hawks-Wizards, viernes 28*
Game 7: Wizards-Hawks, domingo 30*

*(Para los siguientes partidos, si fueran necesarios, el horario queda por determinar).

Indiana Pacers

La ruleta rusa hizo su último giro y la bolita cayó en el amarillo, sinónimo de que los Indiana Pacers serán, un año más, equipo de Playoffs. El debut de Nate McMillan en el banquillo se ha saldado con un cúmulo de vaivenes, sostenidos, una vez más, por un imperial Paul George, que con un mes de Marzo de ensueño ha sostenido el lugar en la post-temporada. El alero formado en la universidad de Fresno ha promediado 23.7 puntos, 3.3 asistencias y 6.6 rebotes durante la temporada, para conducir a su equipo a un récord final de 42-40  y alzarse con la séptima plaza del Este. Esta versión extraterrestre de la estrella no debe de hacer olvidar la escasez de variantes defensivas que el equipo ha mostrado, además de una segunda unidad que ha estado muy por debajo de las expectativas.

Doloridos y cabizbajos por la derrota en el séptimo partido contra Toronto, Indiana afrontaba la temporada 2016-2017 con el hambre y la necesidad acuciante de ofrecer buenos resultados y visos de competitividad a su estrella, Paul George, quien de reojo miraba los cantos de sirena que puedan llegar de la agencia libre. Así, y con una simplista posición 50 del Draft que recaía en el novato Georges Niang, el presidente de operaciones y legendario jugador, Larry Bird, esculpió un equipo atractivo y vistoso.

A pesar de Jeff Teague, el hiperactivo sophomore Myles Turner y la técnica sibilina de George, Indiana comenzó blando y titubeante, llegando al All Star con un récord de 29-28 y sufriendo casi 110 puntos por noche en contra.  La segunda unidad que alternaban Glen Robinson III, Al Jeffeson, C.J. Miles o Stuckey estaba lejos de proporcionar la solidad defensiva necesaria para ser contendiente a una conferencia donde los Cavs de Lebron se mostraban más inseguros que nunca. Un simple recuento de sus últimos resultados pre- All Star sirven como fría vara para medir la inconsistencia de estos Pacers. Entre el 26 de Enero y el 6 de Febrero los de McMillan ganaron seis encuentros consecutivos, para después llegar al parón con el mismo número de derrotas.

Con la apertura de mercado, el color verde de Boston llamó con muñeca decidida a las puertas de Larry preguntando por el fornido número 13 y la cuantía de su traspaso. La premura de Paul George por formar parte de un equipo ganador parecía llevarle a la franquicia de Massachusetts, pero el pack que ofreció el férreo Ainge no acabó convenciendo. Tras duros dimes y diretes, finalmente el alero se mantuvo en la franquicia, al menos hasta final de la temporada. Así, y a partir de mediado de Febrero, el Bankers Life Fieldhouse se convirtió en un fortín, añadiendo numerosas victorias que contrastaban con la nula capacidad de conseguir triunfos en la carretera. La franquicia se tambaleaba en la octava posición hasta que llegó marzo, en el que podríamos calificar como “El despertar de Paul George”.

Entre los últimos diez partidos de la temporada regular, el alero promedió unos bestiales guarismos de 31 puntos, 7.6 rebotes y un 51% en tiros de campo, además de ejercer de líder apelando al orgullo del grupo. Para la polémica quedarán sus declaraciones tras la derrota ante Minnesota, en las cuales se quejó de la falta de urgencia de sus compañeros, dejando en entredicho las ganas de sus compañeros de alcanzar la victoria. A pesar de todo,  la séptima plaza del Este se tiñó finalmente de amarillo.

Para predecir el papel de Indiana en Playoffs necesitaría la túnica más hortera de Rappel, aunque no obstante lo intentaré. Cleveland es sin duda el favorito, y conseguir una victoria en el Quicken Loans Arena es una ardua tarea. Un hombre se me presupone fundamental en esta eliminatoria, Myles Turner. El joven de segundo año comenzó la temporada a gran nivel, y ha desarrollado un tiro muy efectivo de 6 metros e incluso en el perímetro. Sin embargo, el punto débil de los Cavs ha demostrado ser la pintura, con una falta de intimidación que ni Tristan Thompson ni los fallidos intentos de Andrew Bogut o Larry Sanders (veremos el papel de Tavares) han sido capaces de cubrir. Por ello y con una potencial recuperación de la mejor versión de Al Jeffeson, Myles deberá bregar bajo la zona y salir a puntear los tiros de los cuatros abiertos rivales, especialmente Kevin Love. Además,  la lucha por el control del rebote y la continuidad de la versión héroe de Paul George serán las vertientes por las que fluya el éxito de Indiana.

A partir de ahí, todo lo que pueda llegar es bienvenido, y realmente no apostaría ninguna propiedad personal en un futuro enfrentamiento contra Washington o Toronto. Los de Mcmillan  han dejado claro que pueden hacer frente a cualquier rival, aunque el factor localía en contra será un condicionante. En el horizonte amanece la posibilidad de repetir las finales de Conferencia de aquel mágico 2014.

Eliminatoria: Cleveland Cavaliers vs Indiana Pacers

Finalmente, la última jornada de la temporada regular en la NBA hizo que los Cleveland Cavaliers y los Indiana Pacers se enfrenten en la primera ronda de los playoffs. El equipo de Tyronn Lue no pudo conseguir la primera plaza de la Conferencia Este como sí lo hizo la pasada temporada, por lo que estarán en la parte baja del cuadro como segundos, mientras que los pupilos de Nate McMillan acceden a la fase final después de clasificarse como séptimos.

Será la segunda vez en la historia que Cavaliers y Pacers se enfrenten en playoffs. El primer y único duelo entre ambos data del año 1998; casi 20 años de diferencia en los que la NBA ha evolucionado tanto en juego como en modelo organizativo. Sin embargo, sus dos principales estrellas –LeBron James y Paul George– han disputado tres duelos desde 2012, cuando LeBron jugaba en Miami en las filas de los Heat. En estos tres enfrentamientos (2012, 2013 y 2014) Miami consiguió eliminar a Indiana: dos veces en la final de la Conferencia Este y la otra en semifinales.

La situación actual de los Cavaliers es relativamente delicada si se pone en perspectiva cómo estaba siendo la temporada hasta el mes de febrero. Tanto el juego como los resultados estaban acompañando a la franquicia del estado de Ohio, pero a partir de marzo el rendimiento del equipo cayó en picado. Durante el mes mencionado el récord de los Cavs fue 7-10, y abril tampoco revirtió la situación: 3 victorias y cuatro derrotas, aunque algunas fueron en jornadas en las que descansaron LeBron, Irving y Love.

De este modo, Cleveland acaba la temporada regular con un récord de 51-31, quinta mejor marca de la NBA, pero empatado con los Jazz y los Clippers en esa posición. Los problemas defensivos desde el parón del All-Star fueron evidentes, lo que colocó a los Cavs en la parta baja de la clasificación en cuanto a eficiencia defensiva, algo que sólo pudieron sostener con uno de los tres mejores ataques de la competición, tras Warriors y Rockets.

La confección de la plantilla, los roles y el sistema de juego parecen estar claros en la estructura creada por Tyronn Lue, pero la baja tensión competitiva ha hecho mella en los Cavaliers. Durante la última semana de temporada regular han sido capaces de ganar con autoridad en el TD Garden ante los Celtics y de perder en el Quicken Loans Arena contra unos Hawks que no contaban con ninguno de sus cinco jugadores titulares.

La mejor noticia para los Pacers de cara a esta primera ronda de playoffs no es otra que el estado de forma que atraviesa su estrella: Paul George. El jugador californiano se encuentra en el mejor momento de la temporada, promediando en los últimos diez partidos 30,5 puntos y 7,5 rebotes con un porcentaje superior al 50% en tiros de campo. Esto ha propiciado que Indiana pudiese sumar cinco victorias en sus últimos cinco partidos para acabar con un récord de 42 victorias y 40 derrotas.

Las dos semanas del mes de abril fueron francamente positivas para la franquicia de Indianápolis, si tenemos en cuenta que la irregularidad fue una constante a lo largo de todo el año. Los Pacers tuvieron dificultades para encadenar victorias con consistencia desde el inicio debido al bajo rendimiento a domicilio. Si bien consiguieron hacer del Bankers Life Fieldhouse una fortaleza, fuera de casa fue todo lo contrario. Indiana acabó la temporada regular con un récord de 13-28 lejos de su cancha.

El estado de salud de los jugadores clave de los Pacers es una de las buenas noticias de cara a la eliminatoria contra los Cavs. Paul George, Jeff Teague, Miles Turner y Thaddeus Young fueron capaces de disputar un mínimo de 70 partidos durante este curso baloncestístico, y parece que todos ellos llegarán en plenas condiciones al primer partido de la serie.

A pesar del mal estado de forma en el que los Cavaliers llegan a los playoffs, es difícil de imaginar un escenario dentro de la Conferencia Este en el que no sean favoritos. Lo mismo sucederá en esta primera ronda contra los Pacers, los cuales sí están dentro de una buena dinámica de resultados.

En el plano colectivo, Indiana debería tener serias dificultades para minimizar el ataque de Cleveland. A pesar de la contratación de Nate McMillan –entrenador que se caracteriza por ese carácter defensivo– los números de los Pacers en ese lado de la cancha no son los propios de un equipo de la élite de la NBA. Tras la salida de Frank Vogel, Larry Bird afirmó que quería que los Pacers gozaran de un estilo más ofensivo, y la configuración de la plantilla fue hacia ese objetivo con la adquisición de jugadores como Thaddeus Young, Jeff Teague o Al Jefferson. En ese sentido, determinados emparejamientos individuales, como puede ser el de Kyrie Irving con Jeff Teague, pueden ser difíciles de ajustar para los Pacers.

En los últimos días de temporada regular, Indiana se hizo con los servicios de Lance Stephenson, algo que sí puede afectar en el estado anímico de los Pacers. Más allá de que el rendimiento de Stephenson no ha sido el esperado desde su salida de Indiana en 2014, su aparición puede ser un plus de intensidad para su equipo. Al jugador nacido en Brooklyn le motivan los playoffs,  le motiva LeBron James y le motivan los Cavs. Quién sabe si se puede convertir en una especie de “factor x” saliendo desde el banquillo.

Si los Pacers quieren resistir el talento de los Cavaliers, Paul George deberá mantener el nivel de juego de las últimas semanas. George es el único que puede llevar a los Pacers a otro nivel, y de eso dependerá que puedan mantener (o no) la eliminatoria igualada según va avanzando la serie.

División Central

banner-temporal-guia

Dentro de la Conferencia Este, la División Central es probablemente la más competitiva de todas. Con cinco equipos que podrían estar en puestos de Playoffs al final de la Regular Season, la lucha entre ellos se prevé encarnizada, haciendo que estos cinco equipos sean de los más atractivos de la Liga a priori esta temporada, cada uno por diferentes motivos.

Los actuales campeones, los Cleveland Cavaliers, tienen un gran y principal punto de atención: ver el hambre con el que llega LeBron James a la temporada. Una vez conseguido el objetivo de su vida, ser campeón con el equipo de su tierra, el de Akron afronta una nueva temporada con un nuevo reto, volver a derrotar a los Warriors de Durant, Curry, Thompson y compañía. Habrá que estar atentos a si baja un poco el pistón o continúa siendo el animal competitivo que nos tiene acostumbrados, algo que ya ha prometido en este verano.

Además, será interesante ver como será el equipo que forme Tyronn Lue. Llegado a mitad de la temporada pasada, introdujo algunos cambios a medida que avanzó la temporada, pero da la impresión que no llevó a cabo del todo su idea debido a las circunstancias y la premura de tiempo. Con una temporada completa por delante, habrá que estar atentos a como plantea sus piezas y que estilo implanta en la franquicia de Ohio.

Igualmente, la continuidad o no de JR Smith puede abrir otro foco de atención. Si Smith termina firmando por otro equipo que no sean los Cavaliers, habrá que fijarse en quién da el paso hacia adelante en el equipo para asumir su rol y como se reestructura el equipo sin él. En teoría debería ser Iman Shumpert, pero podrían abrirse otras vías (¿un hueco para intentar reclutar a Ray Allen?).

Los Chicago Bulls son, probablemente, uno de los equipos que más incógnitas tienen en el inicio de la temporada y que, a la vez, más ganas hay de ver. Ese trío que se ha juntado este verano y que forman Rajon Rondo, Jimmy Butler y Dwyane Wade promete emociones fuertes, pudiendo ser capaz, a priori, de lo mejor y de lo peor. Será importante ver como se complementan y se adaptan. Si lo hacen bien, hay equipo para casi todo.

Más allá de ese ‘triunvirato’, el interés de los Bulls está en los anotadores desde el banquillo. Con la llegada de Denzel Valentine, Fred Hoiberg tiene a su disposición a dos de los aleros anotadores con más proyección de la liga: McDermott y el mismo Valentine. Por ello, se prevé una intensa lucha por comprobar quién será el sexto hombre del equipo y el máximo referente anotador de la segunda unidad, teniendo en cuenta las grandes sensaciones que Valentine ha dejado en la Summer League y McDermott en algunos tramos de la temporada pasada.

Los Detroit Pistons, por su parte, tienen ante sí la que puede ser la temporada de su confirmacióntras las grandes sensaciones dejadas la pasada campaña, en la que acabaron cayendo en primera ronda de los playoffs ante los a la postre campeones Cavaliers. Por ello, ver al equipo de Van Gundy con un año más de experiencia juntos puede ser uno de los mayores espectáculos del año.

Además, alguno de los puntos de interés serán ver si Marjanovic, tras los detalles dejados en San Antonio puede ganarse un puesto como backup principal de Drummond y aportar con regularidad;Ver a Tobias Harris completar una temporada con los de la Motor City y ver si de verdad puede ser un jugador decisivo o se queda por el camino y por otro lado, asistir al crecimiento de Stanley Johnson, que tras una temporada rookie en la que estuvo algo escondido, apunta a asomar la cabeza esta campaña. El funcionamiento del combo Reggie Jackson-Andre Drummond, que tantos momentos de gloria dio la temporada pasada es otro de los factores a tener en cuenta.

Los Indiana Pacers serán un equipo interesante de ver debido a la renovación absoluta que han hecho del equipo. A un nuevo entrenador (Nate McMillan) le suman la incorporación de dos piezas nuevas e importantes para su quinteto inicial (Jeff Teague y Thaddeus Young). En teoría, la intención de la franquicia es correr mucho, algo que no concuerda con la filosofía que todos conocemos del McMillan de Portland, por lo que será interesante ver como casan ambas ideas, o si el entrenador tiene algo nuevo preparado.

A su vez, habrá que estar muy atentos a Myles Turner. El rookie será a priori titular en el puesto de pívot, y tendrá más responsabilidad que el año pasado. Tras dejar grandes sensaciones, este año deberá ser el de su confirmación. También será interesante ver las condiciones en las que llega Al Jefferson, y si es capaz de dar minutos de calidad en el puesto de cinco tras una última temporada algo decepcionante en Charlotte.

Por último, en los Milwaukee Bucks hay decenas de razones para verles. El equipo que dirige Jason Kidd es uno de los más interesantes no solo del futuro, sino del presente de la NBA. El principal, una temporada más, volverá a ser la evolución de Giannis Antetokounmpo. El griego parece no tener techo, y será interesante ver que aspectos ha mejorado durante el verano y si da el salto defintivo al estrellato de la NBA. Igualmente, ver cual será su posición definitiva es otro foco de interés, viendo los vaivenes que ha dado en estos años, yendo de alero a escolta o ala-pívot, e incluso a base.

Otro punto fuerte para ver a los Bucks este año será el puesto de base. Tras mucho tiempo en entredicho, Michael Carter-Williams no ha demostrado lo que apuntaba en su primer año en la liga, en el que fue Rookie del Año. Por ello llega uno de los que está siendo bases revelación en estos Juegos Olímpicos, Matthew Dellavedova. A falta de saber quién será titular, se plantea una pelea ardua por lograr minutos en esa rotación.

Por último, la gran incógnita de la temporada también estará en Milwaukee. Thon Maker, elegido en el puesto 10 del último Draft, es uno de los proyectos más desconocidos y a la vez excitantes de los últimos años. Apuesta muy arriesgada de los Bucks, que han apostado por un jugador que destacó en el instituto pero que se fue a jugar a Canadá para evitar ir a la Universidad y que resulta un auténtico interrogante para todos. Si sale bien, puede ser uno de los robos de la década. Habrá que estar atentos.