Archivo de la etiqueta: Draymond Green

GOLDEN STATE WARRIORS

banner-temporal-guia

73-9, el récord de Golde State Warriors durante la pasada temporada regular. 89 %, el porcentaje de victorias en temporada regular. 3-4, una derrota en las Finales que escoció sobre todo después de ir ganando 3-1 y que hace que todos los números anteriores pierdan gran parte de su valor. Obviamente, hasta que llegue otro equipo y logre un mejor balance, los Warriors tendrán el honor de ser el equipo que más victorias consiguió en una temporada regular pero, ¿sirve de algo esto sin un anillo?

La temporada pasada los de Golden State fueron un auténtico rodillo, incluso sin contar con su entrenador durante gran parte del inicio de la temporada. Las buenas sensaciones no empeoraron  a lo largo de la temporada y pronto se empezó a hablar de batir el mítico récord de los, no menos míticos, Bulls de Jordan y compañía. Con un juego a un ritmo vertiginoso y un acierto de otro planeta, parecían un equipo imbatible. Surgieron algunas señales de alarma por el exceso de confianza, pero el resto del mundo se ocupó de acallar aquellas voces tachándolas de haters. El tiempo, los Playoffs, y la falta de respuestas ante Cleveland Cavaliers terminaron por convertir a estos proscritos en visionarios.

De cara a la nueva temporada los Warriors mantienen todas sus piezas más importantes. Han perdido a Barnes sí, rumbo a Dallas gracias a una suculenta oferta. Pese a haber recuperado el gran nivel que mostró en su año de novato, su pérdida era algo cantado. Golden State no podía igualar, ni económicamente ni por minutos, la oferta que hicieron a Barnes los Mavs. El pívot Andrew Bogut, pareja de baile de Green en la zona, y punta defensivo del equipo. Quizá entre Zaza Pachulia, Anderson Varejao y el siempre voluble JaVale McGee puedan suplir esta carencia.

Entre el resto de pérdidas se encuentran Leandro Barbosa, uno de los líderes de la segunda unidad, Festus Ezeli, Brando Rush y Mareese Speights. Como incorporación vía draft se unió Damian Jones, un pívot que probablemente no cuente con muchos minutos.

De entre los movimientos de este verano, el más destacado tiene nombre y apellidos propios: Kevin Durant. El gran jugador de Oklahoma City Thunder, quizá harto de no conseguir el ansiado anillo de campeón, decidió este verano firmar por uno de los mejores equipos de la liga. De esta manera, se ha unido a un roster más propio de la pachanga del All-Star que de un equipo, ha logrado ver su camiseta quemada en Oklahoma, ver resentida su relación con Westbrook y que gran parte de la afición no entienda que haya firmado por el equipo que apeó a los suyo de la lucha por el título, más aun teniendo en cuenta la progresión de los Thunder. Conseguido todo esto… ¿conseguirá también el anillo?

Kerr va a tener una labor complicada ya que, con tantos jugadores de tanta calidad, quizá lo más complicado sea hacer que las piezas encajen. Lo más probable es que Kerr vuelva a apostar por el small-ball, jugar con un quinteto pequeño, pero en esta ocasión tendrá que buscar alternativas para poder hacerse con el título. Con un equipo que a priori debería ir sobrado para llegar a Playoffs como mejor equipo de su Conferencia, quizá los 82 partidos que dura la temporada regular sea un buen momento para hacer pruebas y llegar más preparado, y menos confiado, a las Finales.

Exceptuando a Green e Iggy, jugadores de garra capaces de darlo todo en un partido y sacar lo mejor de sí mismos jugando sin balón, repartir la pelota entre Curry, Thompson y Durant, puede ser un gran problema. Quizá ese sea el mayor enigma de la temporada, ¿cómo se acoplará Durant a un equipo que funcionaba como una máquina perfectamente engrasada? Sólo los partidos podrán dar respuesta a esta pregunta, lo que desde luego está claro es que tendremos que ver una versión de Durant muy distinta a la que nos tenía acostumbrado en los Thunder. La acumulación de estrellas en un equipo siempre necesita un reparto de roles para que funcione.

Quitando esta única duda más que razonable, los Warriors son uno de los equipos que más apetece ver a cualquiera esta temporada. Si ya era un equipo de ensueño, la adición de uno de los mejores jugadores del mundo ha dinamitado la liga y hará que, maldita Conferencia Oeste, mucha gente pierda horas de sueño.

El récord de los Bulls de Jordan duró 20 años, ¿batirán su propio récord los de Golden State sólo un año después de establecerlo?, ¿se dosificarán algo más durante la temporada regular y no darán opciones en Playoffs?, ¿resultará un fracaso la acumulación de estrellas? Si bien nunca se sabe, esta última opción parece la menos viable de todas.

Teniendo en cuenta el nivel mostrado la pasada temporada y los cambios que ha sufrido la plantilla, una vez más e objetivo mínimo de los Warriors debe ser jugar la Final de la NBA. Todo lo que sea caer en una ronda previa podría considerarse un fracaso.