Archivo de la etiqueta: Draymmond Green

Golden State Warriors

Nos tienen mal acostumbrados, lo hacen tan sencillo que ya incluso los récords dejan de ser noticia. Los Golden State Warriors han vuelto a derribar un muro, no uno tan sólido como el del 72-10 superado la temporada pasada, pero alcanzar las 65 victorias por tercera temporada consecutiva es algo al alcance de muy pocos equipos. Un hito que les permitirá tener el factor cancha a favor en unas hipotéticas finales, ya que ningún equipo de la Conferencia Este se acerca si quiera a las 60 victorias, e incluso ante cualquier equipo de la Conferencia Oeste, pese al esfuerzo de unos San Antonio Spurs que impulsados por Kawhi Leonard también han superado esas 60 victorias.

Tras tocar la gloria con el anillo en la temporada 2014-2015, la temporada 2015-2016 puede considerarse una gran decepción. Sí, convertirse en el equipo que más victorias ha logrado en una sola temporada quedará para la historia. Una historia que nos recuerda el lema del equipo que mantuvo el récord durante dos décadas: “72-10 don’t mean a thing without a ring”. Interiorizar estas palabras llevo a los Bulls de Jordan y compañía a poner la guinda al récord con un anillo, algo que no hicieron los de Golden State. Quizá por eso, más que el 73-9, siempre se recordará cómo los Warriors pasaron de ir 3-1 en las series a perder tres partidos seguidos y, por lo tanto, la corona de campeones.

Tras dos grandísimas temporadas, siendo el equipo con más victorias en la temporada regular, no había muchas opciones en el draft. Damian Jones, pívot procedente de Vanderbilt, apenas ha completado una veintena de minutos repartidos en nueve encuentros. Mejor suerte ha tenido Patrick McCaw, escolta llegado desde UNLV, pese a contar con los minutos que no quiere nadie ha servido de refresco al resto de jugadores durante 68 partidos. Con escasas opciones de mejorar la plantilla vía draft, era necesario mirar a otros lados en busca de un revulsivo que hiciese olvidar la derrota sufrida en las finales. Llegados a este punto es hora de plantearse, ¿necesitaba la plantilla un cambio? Quizá era cuestión de replantearse la actitud del equipo, posiblemente viciada tras dos temporadas arrasando, más que los dorsales que lo componían.

Un terremoto veraniego en la bahía de Oakland, en forma de Kevin Durant fichando por el equipo que privó a Oklahoma City Thunder de disputar la gran final, removió los cimientos del equipo de Steve Kerr. Si los de Oklahoma City han reconstruido su equipo encomendándose a un jugador reencarnado en cinco posiciones, Russel Westbrook, en Golden State fueron necesarios unos cuantos cambios más para acomodar a una nueva superestrella.

Si acomodar a una estrella en un equipo ya saturado de ellas no es tarea sencilla, desmontar una gran segunda unidad quizá no sea la mejor opción. Leandro Barbosa, Festus Ezeli, Brandon Rush, Marreese Speights y Anderson Varejao pusieron rumbo a distintos equipos. La disolución de los Warriors B era necesaria, pero estos cambios podrían paliarse con unos nuevos suplentes y aumentado el protagonismo de la segunda unidad. Cambios importantes, sin duda, pero para hacer un hueco a Durant fueron necesarias más salidas: Andrew Bogut y Harrison Barnes. Si bien el pívot australiano comenzaba cada temporada como una incógnita, debido a sus lesiones, era el baluarte interior puro del equipo. La salida de Barnes, entendible por compartir posición con Durant y con un Iguodala que se ha mantenido como sexto hombre, desmontaba parte de la columna vertebral del equipo.

Pese a los temores albergados debido a la importancia de la nueva incorporación, poco hay que resumir de la temporada del equipo: victoria y victoria, su balance final lo deja claro. Dejando de lado algún problema de química, cuando todos quieren tocar bola, el experimento de cuatro estrellas y a jugar small-ball ha salido perfecto. Con grandes anotadores, capaces de reventar el aro desde prácticamente cualquier posición, pero cimentando las victorias desde atrás los Warriors han ido venciendo, en ocasiones humillando, a prácticamente todos los equipos desde el inicio de la temporada regular. Con la incorporación de Zaza Pachulia para cubrir el aro y aportar algo de altura al quinteto, JaVale McGee como recambio de este y David West para apuntalar el fondo de armario, los Warriors completaron una plantilla que basada en cuatro superestrellas y el sexto hombre Iguodala quiere resarcirse de la derrota de la temporada anterior.

Por buscar algunas sombras a una temporada brillante, el equipo ha vuelto a pecar de exceso de confianza en demasiadas ocasiones. Algo que, en manos de Kerr, debería tener arreglo. Además de esto, el peor momento de la temporada llegó el 28 de febrero en forma de lesión de Kevin Durant. Una lesión que obligó a alterar los planes del equipo, dispuesto a fichar a Calderón como base suplente, y fichar a Matt Barnes para reforzar una debilidad posición de alero. Cinco derrotas en un plazo de dos semanas, si contamos la sufrida el día de la lesión de Durant, hicieron saltar todas las alarmas en un equipo que pese a la lesión iba a llegar sobrado a Playoffs, pero que necesitan a su grandísima incorporación para el momento decisivo de la temporada, ese en que el baloncesto deja de ser un juego y se convierte en una competición.

El equipo ha sabido sobreponerse a la lesión manteniendo el núcleo del equipo y utilizando, además de a Barnes, al novato McCaw para repartir parte de los minutos de la posición que ocupaba Durant. La racha de más de una decena de victorias seguidas obtenidas en el tramo final de la temporada indica que el equipo llega con muchísima hambre y que esta vez no piensan dejar escapar el anillo. Si todos los jugadores que sufrieron la derrota ante los Cavaliers tienen motivación más que de sobra para darlo todo en Playoffs, Kevin Durant tiene una motivación más: Oklahoma City. No sentó nada bien su huida en busca del anillo fácil, haciendo suyo eso de “si no puedes con el enemigo únete a él”. Quizá espoleado por las críticas, en temporada regular ha destrozado a su antiguo equipo, ciñéndonos a lo deportivo y no a los desagradables encontronazos en la cancha con los que eran sus compañeros.

La incorporación de Durant ha debilitado el equipo suplente, sí, pero ha elevado aún más el nivel de un quinteto titular de leyenda. Sin él, el equipo es candidato a todo y, si tal y como parece llegará a tiempo para los Playoffs, lo es aún más. Todo lo que no sea llegar a la final será una decepción, incluso no ser campeones puede considerarse decepcionante.