Archivo de la etiqueta: Billy Donovan

Oklahoma City Thunder

En Oklahoma City les ha tocado vivir una temporada de emociones fuertes, tras la más que sonada marcha de Kevin Durant rumbo a los Golden State Warriors, el conjunto dirigido por Billy Donovan ha tenido que hacer borrón y cuenta nueva encomendándose al brutal físico y afán competitivo de Russell Westbrook para seguir instaurados en la zona de Play Off de la NBA.

Todos esperábamos un Westbrook desatado, liderando y soportando totalmente el peso ofensivo de su equipo y nada más lejos de la realidad, la temporada del atlético base ha sido histórica, Russell ha logrado superar el récord de triples dobles de Oscar Robertson y ser el segundo jugador que promedia un triple doble. Sus números están a la vista y pese a las críticas sobre su actitud defensiva y la ayuda de sus compañeros para recoger rebotes sencillos, no se puede negar la estratosférica temporada de Westbrook, que le coloca como principal favorito junto a James Harden en la carrera por el MVP.

Los Thunders afrontan esta primera ronda con un par de caras relativamente recientes, como son las de Doug McDermott y Taj Gibson. Un movimiento alabado por la gran mayoría de voces cercanas a la NBA y por un precio más que asequible (Morrow, Payne y Lauvergne pusieron rumbo a Chicago). Por lo que por el momento parece un claro acierto de Jim Nylan.

McDermott ha conseguido aportar ese peligro desde el perímetro que tanto necesitaban los de Oklahoma City, pero sus actuaciones han sido cuanto menos irregulares y sus prestaciones han bajado ligeramente respecto a su versión de los Chicago Bulls. Debe conseguir afianzar su peso ofensivo en el equipo y lograr ser una amenaza, su capacidad desde el perímetro junto a la de Abrines es uno de los bienes que más deben buscar.

Por su parte, Gibson es esa clase de jugador que no brilla demasiado pero todo entrenador quiere en su equipo, un ala-pívot que realiza las labores oscuras tan necesarias para un equipo, trabajando en defensa y aportando capacidad reboteadora y consistencia al equipo.

El gran problema de Donovan llega con el banquillo, en un equipo que gira en torno a Westbrook y la ayuda de jugadores como Oladipo o Steven Adams, la segunda unidad de OKC no ha demostrado estar al nivel por el momento, lo que ha provocado que los titulares jueguen una alta cantidad de minutos, algo que podría pasarles factura en Play Off. Abrines, Sabonis, Christon o Jeremi Grant son jugadores con recursos pero no están demostrando estar a la altura de un equipo que quiere competir en Play Off. El jugador que más aporta desde el banquillo es sin duda el bueno de Enes Kanter, ofensivamente es un jugador muy capaz pero su defensa es una losa muy pesada, bajo mi criterio, estamos ante uno de los peores defensores interiores de la liga.

Por otra parte, la temporada de Oladipo ha sido correcta pero discreta, con actuaciones irregulares y sin mostrar una esperada progresión, mientras Adams tampoco ha logrado mostrar ese poderío bajo las tableros y lograr demostrar que su renovación por 25 millones al año era más que justificada.

Junto a ellos, André Roberson será otra de las principales piezas responsables del éxito o fracaso de la franquicia, principalmente en la primera ronda de Play Off contra los Houston Rockets, su defensa sobre James Harden se antoja vital.

Es claro que el equipo de Donovan gira totalmente en torno a la figura de Russell Westbrook, pero jugártelo todo a una sola carta es una opción tremendamente arriesgada en postemporada, más cuando en primera ronda te enfrentas a uno de los equipos más competitivos y con una figura como Harden tan determinante como la de Westbrook. La plantilla es justa, las ayudas desde el banquillo no terminan de funcionar y parece claro que estos Thunder sin el rey del triple-doble serían un equipo bastante alejado de encontrarse entre los ocho mejores de su conferencia.

Por OKC la consigna parece clara, encomendarse a su jugador estrella y tratar de obrar el milagro. Desde luego parece una tarea complicada, pero cuándo un jugador bate los registros históricos de triple-doble y termina promediando esos números, lo último que debemos hacer es subestimarlos y no darles cuanto menos el beneficio de la duda.

OKLAHOMA CITY THUNDER

banner-temporal-guia

No queda otra que admitir que los Oklahoma City Thunder son uno de los grandes perdedores del pasado verano. Es inevitable, perder a todo un MVP y uno de los mejores anotadores que hayamos visto como es Kevin Durant es lo que tiene. Pero eso, unido a la posibilidad de ver a un Russell Westbrook ‘desatado’, convierten a estos Thunder también en uno de los equipos más interesantes de ver de cara a la nueva temporada.

La campaña anterior comenzó con el equipo de Billy Donovan tratando de quitarse la espina de una 2014-15 en la que las lesiones los masacraron hasta el punto de quedarse fuera de los Playoffs. Con Kevin Durant plenamente recuperado y el impacto ofensivo de Enes Kanter desde el el primer partido, los Thunder volvieron a ser ese equipo que ya conocíamos. Con ciertos problemas en los momentos decisivos de partidos igualados debido al estancamiento de balón, pero compensados con una calidad superior de sus dos estrellas que hacían que volvieran a aspirar a todo. Ni un par de derrotas contra los Warriors en partidos que parecía que tenían controlados empañaron una gran temporada regular que terminaron con 55 victorias y en tercer puesto del Oeste.

Pero en Oklahoma City ya habían tenido éxito en anteriores temporadas regulares, y sabían que de nada servía si en Playoffs no estaban a la altura. Esta vez sí, llegaron a la post-temporada sanos y en su mejor momento. Salvo un leve susto perdiendo el segundo partido de la serie, se deshicieron con superioridad de los Dallas Mavericks en primera ronda, en segunda pusieron punto y final a la carrera de Tim Duncan ganando de forma convincente a los San Antonio Spurs, y se encontraron con los todopoderosos Golden State Warriors en la Final de Conferencia.

Contra todo pronóstico, y reconociendo la influencia de la lesión de Stephen Curry, los Thunder se colocaron 3-1 y a un paso de la Final de la NBA. Fue entonces cuando Curry y los Warriors despertaron y remontaron la serie, dejando en Oklahoma City y en el resto de la liga la duda de si ese resultado llevaría a Kevin Durant a plantearse su salida en verano, o si haber estado tan cerca de eliminar a los Warriors le convencería de quedarse en los Thunder para seguir intentándolo.

No hubo que esperar mucho para saber su decisión. Los Golden State Warriors no solo dejaron a los Thunder sin la posibilidad de luchar por el anillo en 2016, también les arrebataron su gran estrella. Ni siquiera el traspaso de Serge Ibaka por Victor Oladipo y Domantas Sabonis sirvió para convencer a Durant. Russell Westbrook se quedaba ‘solo’.

Y es un ‘solo’ entre comillas, porque los Thunder tienen más talento que el de Westbrook en las figuras de Oladipo, Kanter o un Steven Adams que el año pasado dio un gran paso adelante, pero todas sus aspiraciones van a estar en las manos de Russell. Cuando Durant se lesionó hace dos temporadas, su porcentaje de uso llegó a un 38,4% de las posesiones de su equipo, una cifra que se encuentra entre las más altas de la historia. En total sumó 31 doble dobles y 11 triple dobles. Podemos imaginarnos que su nivel de uso volverá por aquellos fueros.

El problema para Donovan llegará cuando Westbrook tenga que descansar, porque, aunque no lo parezca, en realidad es humano y no jugará 48 minutos (o al menos no todas las noches). Más teniendo en cuenta que el sophomore Cameron Payne se perderá el comienzo de la temporada por una lesión, y que su recambio principal parece ser Ronnie Price. El año pasado el entrenador cambió su patrón de sustituciones para que siempre estuviera en pista Durant o Westbrook. Este año habrá que estar atentos a los parciales que encajen cuando el base esté en el banquillo.

El hueco que deja Durant no lo puede cubrir solo Westbrook, obviamente. Ese 30% de posesiones que protagonizaba el alero  el año pasado tendrá que repartirse entre Oladipo, Kanter, Adams  y Ersan Ilyasova también (veremos si Domantas Sabonis está preparado para ello también). Especialmente al primero se le exigirá creación de juego para liberar a Westbrook, y Kanter tendrá que seguir siendo uno de los mejores interiores ofensivos de la liga para compensar que siga siendo también uno de los peores defensores de la liga.

Pero si hay un aspecto que será clave a la hora de que los Thunder sumen victorias, será su capacidad para dominar a sus rivales en el rebote. En la 2015-16, y con Kanter, Adams y el traspasado Ibaka como principales artífices en este sentido, Oklahoma City fue la mejor franquicia de la liga castigando el rebote ofensivo, capturando un 31,1% de los rechaces que se producían en el aro rival. Es decir, casi una de cada tres veces en la que los Thunder fallaban una canasta, tenían una segunda oportunidad.

Para que Westbrook pueda operar con mayor comodidad, los exteriores tendrán que afinar la puntería desde la línea de tres puntos. El año pasado los Thunder firmaron el 17º mejor porcentaje de acierto en triples, y seguramente echarán de menos la amenaza que suponía Durant desde cualquier parte de la pista. Andre Roberson es un excelente defensor, pero su lanzamiento exterior (31,1%) aún no ofrece garantías, y mucho menos lo hace el de Kyle Singler. En el lado opuesto está Anthony Morrow, un excelente francotirador (42,5% en su carrera) pero pésimo defensor, lo que lo convierte en muy mala pareja con Kanter cuando ambos se encuentran en pista. Si Alex Abrines es capaz de aportar un punto de equilibrio entre defensa y acierto exterior, podría contar con minutos.

Medir cuál es el techo de los Oklahoma City Thunder en el año 1 D.D. (después de Durant) es muy complicado a estas alturas, y dependerá de todo lo mencionado anteriormente. Durant no jugó apenas en la temporada 14-15 y los Thunder se quedaron fuera de Playoffs, pero en esta ocasión han tenido tiempo para prepararse para su ausencia.

Lo que sí que está clara es una cosa: yo al menos no me pienso perder cada partido de Russell Westbrook, y las fechas de los Thunder vs Warriors ya están bien marcadas en el calendario.