San Antonio Spurs

Cuarta vez en las últimas siete temporadas que los Spurs llegan a 60 victorias. Un dato tremendo. Siete temporadas en las que se vivieron los mejores momentos de la carrera de Tony Parker, la decadencia de Manu Ginobili, el renacimiento y posterior retirada de Tim Duncan, la ascensión de Kawhi Leonard o la adquisición de LaMarcus Aldridge, suficientes cambios como para que no hubiese sido fácil seguir con este nivel competitivo, pero si alguien puede mantener ese nivel, esos son los Spurs de Gregg Popovich.

Verano ‘calentito’ en San Antonio, con las firmas de Pau Gasol y de David Lee y una retirada, la de Tim Duncan, que sin duda deja en el equipo un tremendo vacío difícil de llenar y con el interrogante de saber si el equipo respondería a tal cambio.

4 victorias, seguidas de 3 derrotas (dos en casa contra Clippers y Rockets) en los siguientes 4 partidos, seguían manteniendo ese interrogante, aunque no tardaría en resolverse, con los Spurs perdiendo solamente tres partidos más hasta final de año, dejando un balance de 27-6 para empezar 2017.

Pero no todo es sumar triunfos, y es que en San Antonio, a pesar de mirar el horizonte con hambre de otro título, no olvidan su pasado ni quien dio tanta alegría a su afición. El 18 de diciembre de 2016, previo al partido contra los New Orleans Pelicans, la franquicia puseo en lo alto del AT&T Center el dorsal 21del que sin duda ha sido el mejor jugador de su historia, Tim Duncan.

Llegó 2017 y nada cambió. Las victorias siguieron llegando en enero y las pocas derrotas eran en partidos muy disputados. A pesar de eso, Gregg Popovich quiso evitar todo tipo de relajación por parte de los suyos, haciendo unas declaraciones bastante críticas a sus jugadores, dejando claro que el segundo puesto no era donde los San Antonio Spurs querían estar.

Antes del All Star, y a pesar de una lesión (fractura en la mano) de Pau Gasol que le mantuvo fuera de las canchas 15 partidos, el equipo contaba con un balance de 43-13, al acecho del 47-9 que en esos momentos tenían los Warriors. El buen momento del equipo permitió a Kawhi Leonard ser seleccionado como titular para el partido de las estrellas. Kawhi ejerce de líder de un equipo que cuenta con Parker, Ginobili, Gasol o Aldridge. En 4 temporadas, ha pasado de promediar 12,8 a 25,5 puntos. Galardonado con el premio al “mejor defensor de la temporada” en los dos últimos años o integrante del mejor quinteto de la pasada temporada, no fue ninguna sorpresa verlo en el quinteto titular del equipo del oeste.

En la segunda parte de la temporada, ya otra vez con Pau disponible, el equipo mantuvo el nivel encadenando rachas de victorias por alguna derrota suelta sin importancia, exceptuando tal vez la sufrida en casa ante los que probablemente sean sus enemigos en la lucha por el campeonato de la conferencia oeste, los Golden State Warriors, que además no contaban con Kevin Durant. A pesar de un gran primer cuarto de los locales, los Warriors no bajaron la cabeza y remontaron hasta poner el 110 a 98 final, en un partido en el que el equipo de Steve Kerr demostró un gran acierto de cara al aro.

Con todo decidido a falta de varias jornadas, los Spurs encadenaron 4 derrotas en los últimos 5 partidos, lo que les dejó con un balance final de 61 victorias y 21 derrotas, segundos de toda la liga solo por detrás de los Warriors, como ya ocurriera la pasada temporada.

Un balance final muy positivo teniendo en cuenta que Popovich dio bastante descanso a sus tres veteranos. Tanto Pau Gasol como Tony Parker jugaron 25 minutos de media, mientras que Manu Ginobili no promedió ni 19. Para el pívot español es la primera vez en toda su carrera NBA que no llega a los 30 minutos de media, mientras que el base francés ya lleva unas temporadas viendo como sus minutos se ven reducidos para llegar más fresco a la lucha por el título.

El mayor de los Gasol, además, ha conseguido pasar los 20.000 puntos en su carrera, el 43º jugador en alcanzar tal hito, así como el cuarto en la historia en conseguir al menos 20.000 puntos, 10.000 rebotes, 3.500 asistencias y 1.500 tapones (tras Kareem Abdul-Jabbar, Kevin Garnett y Tim Duncan).

A pesar de esa rotación muy amplia de los Spurs (12 jugadores han superado los 10 minutos de media en los encuentros que han jugado), Kawhi Leonard junto como LaMarcus Aldridge han sido los más utilizados.

En primera ronda se enfrentarán a los Memphis Grizzlies, contra los que ya jugaron la primera ronda de playoffs la pasada temporada barriéndoles en 4 partidos, en un resultado sin duda ficticio contando con las lesiones de Marc Gasol y Mike Conley en toda esa serie. Ahora, con todos sus jugadores disponibles, podrán intentar alargar una serie que aun así parece favorable a San Antonio. Por primera vez, los dos Gasol se medirán en la lucha por el título.

Tras Memphis, y a la espera de llegar a una hipotética final de conferencia contra los Warriors, se verían las caras contra el ganador en el duelo Houston vs OKC, o lo que es lo mismo, Harden contra Westbrook.

El año pasado se dieron el batacazo contra los Thunder, aunque en esos momentos contaban con Kevin Durant. Ahora, con KD en Golden State, parece difícil pensar en una final de conferencia que no sea entre ambos. Pero para llegar ahí, ambos tienen que superar dos rondas, y si uno se queda por el camino, el otro lo tendrá un poco más fácil.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *