Oregon State Beavers

  • Conferencia: Pac-12 Conference Imagen relacionada
  • Localización: Corvallis, Oregon
  • Pabellón: Gill Coliseum
  • Entrenador: Wayne Tinkle
  • Web oficial: www.osubeavers.com

Temporada 2016/17

  • Temporada regular: 5-26 (1-17 Pac-12)
  • Torneo de conferencia: Derrotados en 1ª ronda por California (62-67)
  • March Madness: No participan

por Juan Vargas (@JVargas101)

En 2016, Oregon State se metió en el NCAA Tournament por primera vez desde 1990, interrumpiendo una de las rachas negativas más prolongadas de las grandes conferencias y abriendo un horizonte ilusionante con Wayne Tinkle al mando. Aun con la marcha de Gary Payton II, era de esperar que el núcleo joven de los Beavers continuara progresando y consolidando al programa en la zona noble de la Pac-12. Pero si 2016 fue un año de ensueño, 2017 fue una pesadilla.

Resultado de imagen de wayne tinkle

Una lesión en el sexto partido del curso dejó fuera de combate a Tres Tinkle (el hijo del coach, para los despistados), llamado a liderar a la escuadra. Y los Beavers, ya de entrada un conjunto joven y falto de rodaje, no se recuperaron del golpe. Justo después de completar su mejor temporada en casi tres décadas, Oregon State tocó fondo como no lo hacía desde 2008, cuando no ganó ni un solo partido en la (entonces) Pac-10.

Al menos una cosa está clara: es imposible que Oregon State empeore. El listón está bajísimo, sí, pero es que además Tinkle posee una plantilla ciertamente talentosa que podría aspirar, al menos, al NIT. No ha habido ninguna baja destacable y, mejor aún, ninguno de los pilares de los Beavers está en su último año de universidad. OSU está ante una oportunidad de oro para asentar unas bases que le conduzcan a pelear, a dos años vista, por volver al NCAA Tournament.

En toda proyección positiva sobre los Beavers hay un factor fundamental: la salud de Tres Tinkle. Una fractura de muñeca le hizo perderse tres cuartas partes de la campaña anterior, pero le dio tiempo a justificar su rol de jugador referencia. Es evidente que, con Tinkle sobre la pista, la temporada de OSU habría sido mala, mas no horrenda. Combinado en la pintura con Drew Eubanks, un bigardo clásico que pudo haber sido elegido en la segunda ronda del Draft de la NBA, puede conformar uno de los mejores dúos interiores de la Pac-12.

El base nominal del equipo será JaQuori McLaughlin, a quien se le exigirá que continúe su aprendizaje del oficio mientras se mantiene como amenaza exterior. Semejante tarea, aunque con un volumen ofensivo superior, desempeñará Stephen Thompson Jr., que lideró a los Beavers en anotación ante la ausencia de Tinkle a pesar de recibir una desorbitada carga de minutos. El perímetro lo completa el novato Ethan Thompson, hermano de Stephen y uno de los recruits mejor valorados que jamás haya firmado Oregon State.

Resultado de imagen de jaquori mclaughlin oregon state

El banquillo está repleto de incógnitas y se antoja poco fiable. Los pívots suplentes, el senegalés Cheikh N’Diaye y el montenegrino Gligorije Rakocevic, son grandes pero poco mañosos. El ala-pívot Seth Berger, grad transfer de Massachusetts, no va muy sobrado de calidad, aunque su experiencia se agradecerá en un plantel tan joven. Entre los cinco freshmen que aterrizan en el campus, Thompson aparte, el alero Alfred Hollins y el escolta Zach Reichle parecen los más preparados para aportar. El mejor sexto hombre de los Beavers será Kendal Manuel, titular habitual el pasado año y capaz de cubrir ambos puestos de guard.

Wayne Tinkle está obligado a recuperar el crédito que se ganó en 2016. Su apuesta táctica del año pasado (reducir el ritmo para disimular la falta de calidad) fue un desastre: sólo 16 de los 351 equipos de la D-I empeoraron los 63.2 puntos por partido de los Beavers. Con un quinteto titular en el que todos pueden anotar, está en la mano de Tinkle recuperar el equilibrio, crear una identidad que potencie esta plantilla y, sobre todo, construir una cultura ganadora de una vez por todas.

Jugador a seguir: Tres Tinkle

Resultado de imagen de tres tinkle

 

Si regresa en un estado óptimo, Tinkle debería ser uno de los diez o quince mejores jugadores de la Pac-12 este año. Es un jugador muy completo y agradable de ver, más poderoso físicamente de lo que aparenta, peleón cerca del aro y con un decente rango de tiro que exhibió especialmente en su primer año en OSU (36.3% en triples). Agraciado con una elevada IQ, es un buen pasador y adquiere especial valor en la parcela defensiva cuando tiene libertad para interceptar líneas de pase.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *