Oklahoma Sooners

  • Conferencia: Big 12
  • Localización: Norman, Oklahoma
  • Pabellón: Lloyd Noble Center
  • Head coach: Lon Kruger
  • Web: www.soonersports.com

Temporada 2016/17:

  • Regular season: 11-20 (5-13 en Big 12)
  • Torneo de Conferencia: Derrotados en primera ronda ante TCU

  • Quinteto: Young, McGusty, Odomes, Doolittle, Lattin

Por Bastian García (@dostiroslibres)

Sabíamos que rehacerse de una temporada de ensueño como fue la 2015-2016, donde los Sooners casi saborearon la gloria al alcanzar la Final Four, no sería tarea fácil la pasada campaña para Lon Kruger, pero las expectativas fueron incluso demasiado altas para un conjunto que ha terminado por decepcionar con uno de sus peores balances de su historia moderna.

La falta de liderazgo y la puntilla final con la lesión de Jordan Woodard para el resto de la temporada a comienzos de Febrero tiraron por la borda un año entero en el que sin embargo los Sooners compitieron un poco más de lo que su balance marcó al finalizar la campaña. Sin clasificación para la postemporada y con el equipo recompuesto, Kruger y su equipo focalizaron sus esfuerzos en una 2017/2018 que se presenta mucho mejor sobre el papel tras su papel en el recruit.

Resultado de imagen de lon kruger

Con un equipo que mantiene a todas sus piezas clave a excepción del ya graduado Woodard, en Norman se concentran ahora los esfuerzos en seguir desarrollando una plantilla muy joven en la que la puntilla la ha dado uno de los grandes recruits de esta generación, Trae Young, que tras dar calabazas a universidades como Kansas o Kentucky ha optado por permanecer en casa y darle un aire nuevo a unos Sooners que lo van a necesitar como oro en paño para comandar las operaciones en un perímetro plagado de sophomores con potencial anotador. Su dúo con McGusty está llamado a ser uno de los más destacados de la conferencia, y piezas como Odomes, uno de los grandes beneficiados de la pérdida de calidad del año pasado completará un quinteto que tendrá en la figura de Doolittle a su figura como 4.

La figura de McGusty es sin duda una de las grandes incógnitas del rendimiento de Oklahoma esta temporada. Su irrupción el año pasado a partir de 2017 fue de las noticias más positivas del equipo, apareciendo como anotador secundario y otra de las referencias claves de los Sooners durante el resto de la temporada. Sus condiciones físicas y su capacidad para atacar el aro parecen compaginarse a la perfección con el rango ilimitado y la capacidad de lanzamiento por la que destaca el que parece será su compañero de backcourt, Trae Young. Junto a ellos, la profundidad por fuera con nombres como el propio Odomes, capaz de hacer de todo, y Christian James, parecen dotar a los Sooners de activos suficientes en el perímetro para suplir el desarrollo necesario por parte del juego interior.

Resultado de imagen de khadeem lattin oklahoma

Lattin debe mejorar en ataque en su último año con la presencia de Young, y su impacto defensivo volverá a colocarle como uno de las grandes referencias defensivas de la conferencia. Al mismo tiempo, las esperanzas depositadas en un Doolittle que dejó sensaciones más que positivas en su año freshman y ha mostrado capacidad para jugar tanto dentro como fuera darán a Oklahoma un salto cualitativo en una temporada en la que el rendimiento global del equipo debe dar un salto cualitativo tras lograr solo cinco triunfos durante la pasada edición de la Big 12. Hay mucho trabajo por hacer, pero la única pérdida importante de Woodard se equilibra con el mantenimiento del núcleo joven del equipo y el añadido de un McDonalds All American que ha optado por ser fiel a los colores, además de piezas interiores interesantes como Manek o Polla.

Jugador a seguir: Trae Young

Resultado de imagen de trae young oklahoma

Es posible que Young no termine como máximo anotador de los Sooners esta temporada, pero su llegada a Norman es puro caviar para un equipo que le necesita y mucho. Su instinto como facilitador y su alta IQ le irá de miedo a un equipo que pecó de falta de dirección el año pasado, y su rango de tiro le convierte en un lanzador de élite para un equipo que tampoco lució especialmente bien desde la larga distanci. Su velocidad y físico es la única duda, pero sus condiciones en college basketball le sitúan como uno de los grandes bases de la Big 12 y un auténtico líder para su equipo natal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *