Missouri Valley Conference 2018-19

Resultado de imagen de missouri valley conference logo

Por Juan Vargas (@JVargas101)

Parecía que la Missouri Valley Conference se había quedado huérfana. Hace algunos años Creighton tomó las de Villadiego y partió a la Big East. En 2017, Wichita State, el programa más dominador de la liga en las últimas campañas y el más relevante a nivel nacional, se fue a la AAC. Y cuando la MVC amenazaba con sumirse en el vacío… apareció Loyola. Los Ramblers se convirtieron en una de las Cenicientas más celebradas de siempre, se clasificaron para una histórica Final Four y colocaron a la MVC en el centro del universo baloncestístico. De cara a esta temporada, Loyola vuelve a partir como favorita, pero no estará sola; la conferencia está bien nutrida de experiencia y calidad y espera vivir una campaña de lo más emocionante.

Bradley Braves Bradley Braves logo.svg

  • Temporada 2017/18: 20–13 (9–9 MVC)

La lenta reconstrucción de Bradley podría estar tocando a su fin. En el curso 2017-18 consiguió, por primera vez desde 2010, acabar la liga regular de la MVC con al menos un 50 % de victorias. La cuarta temporada de Brian Wardle en el cargo podría ser la de la consolidación definitiva del proyecto. Diez jugadores de los Braves promediaron más de 10 minutos por partido el año pasado, y siete continúan en el equipo, con el interior Donte Thomas como única baja realmente sensible.

Aunque no destaque por su acierto en el tiro, Darrell Brown se ha confirmado como un base sólido para el conjunto. El lanzamiento exterior lo aportan Nate Kennell y, desde el banquillo, Luuk van Bree y Jayden Hodgson. Los forwards más relevantes del equipo serán Elijah Childs, que estuvo en el quinteto ideal de freshmen de la MVC el año pasado, y Dwayne Lautier-Ogunleye. Ari Boya, un pívot camerunés de primer año con una envergadura (2,16 metros) poco habitual en la conferencia, redondea un quinteto equilibrado con el que Bradley quiere soñar.

Drake Bulldogs Drake Bulldogs "D" logo.svg

  • Temporada 2017/18: 17–17 (10–8 MVC)

La marcha de Niko Medved a Colorado State deja sin timonel un barco que podría zozobrar seriamente este año. El banquillo de Drake lo ocupará un debutante, Darian DeVries, que ha pasado las últimas dos décadas en Creighton, por lo que al menos cuenta con un amplio conocimiento de esta conferencia. El nuevo técnico se va a encontrar un panorama desolador tras la marcha de Reed Timmer (19.2 puntos por partido en su último curso) y otros cinco jugadores que eran, básicamente, la columna vertebral de los Bulldogs.

El ala-pívot Nick McGlynn es el único hombre de importancia (11.8 puntos y 5.7 rebotes en la 2017-18) que está de vuelta. No hay nadie más que promediara más de 15 minutos o 4 puntos por partido para los Bulldogs el año pasado. Con un total de diez caras nuevas, incluyendo un transfer de UAB (Nick Norton), uno de Iowa (Brady Ellingson) y otros tres de un mismo JUCO, Florida Southwestern State, Drake es una incógnita total.

Evansville Purple AcesEvansville Purple Aces logo.svg

  • Temporada 2017/18: 17–15 (7–11 MVC)

Aparentemente, las cabezas pensantes de Evansville decidieron que la regularidad que proveía Marty Simmons en el banquillo no era suficiente. Simmons completó once

temporadas en los Purple Aces, y acabó la liga regular con entre 8 y 12 triunfos en seis ocasiones, pero nunca llevó a la universidad a un NCAA Tournament que se le resiste desde 1999. Evansville buscará revitalizarse de la mano de un héroe local, Walter McCarthy, estrella en el instituto en la propia localidad de Evansville, All-American con Kentucky en los 90, veterano de la NBA y, más recientemente, asistente de Brad Stevens en los Boston Celtics. Si McCarthy ha aprendido la mitad de lo que podía enseñarle Stevens, podría irle bastante bien, pero no tendrá mucho material para trabajar en su primer año.

Cuatro de los cinco máximos anotadores de los Purple Aces (Duane Gibson, Blake Simmons, Dru Smith y, sobre todo, Ryan Taylor con sus 21.3 tantos por noche, rumbo a Northwestern) se han ido. McCarthy se ha quedado con un chaval con cierta experiencia como titular (K.J. Riley) y un puñado de fichajes, la mayoría de ellos consumados durante el mes de junio. Entre los veteranos, son nombres interesantes los de Noah Frederking y Dainius Chatkevicius; entre los nuevos, Deandre Williams podría ser el freshman de mayor impacto.

Illinois State Redbirds Resultado de imagen de illinois state redbirds

  • Temporada 2017/18: 18–15 (10–8 MVC)

Illinois State lleva cuatro o cinco años siendo uno de los mejores equipos de la MVC y no tiene pinta de que vaya a cambiar la cosa. Con sus tres máximos anotadores del año pasado de vuelta (un trío que sumó 47.4 puntos por partido), Dan Muller tiene una plantilla de quilates que aspira a ser uno de los principales rivales de Loyola por el título.

Milik Yarbrough es una estrella en toda regla y el máximo favorito al POY de la MVC fuera de Loyola. Su versatilidad hace de él un mismatch andante, y eso que su lanzamiento exterior sigue más bien verde; si el alero añade un triple fiable, será una máquina. Phil Fayne provee a los Redbirds de una presencia sólida en el poste y garantiza una óptima actividad defensiva. Y Keyshawn Evans, base nominal del equipo, cede buena parte de la generación ofensiva a Yarbrough, pero es el mejor triplista del roster. William Tinsley también fue titular habitual el año pasado, y tanto Taylor Bruninga como Matt Hein e Isaac Gassman saben lo que es tener un papel de peso en la rotación. Con las incorporaciones de los transfers Zach Copeland y Matt Chastain, Muller tiene experiencia y talento suficientes para hacer ruido en la liga.

Indiana State Sycamores Indiana State Sycamores wordmark.svg

  • Temporada 2017/18: 13–18 (8–10 MVC)

Desde que en su primer año al frente de los Sycamores los llevara al NCAA Tournament, Greg Lansing no ha hecho más que empeorar. Tras acabar las últimas tres campañas con récord negativo en la MVC, su puesto está en peligro, y no le ayuda el hecho de haber perdido a tres hombres de capital importancia (Qiydar Davis, Brenton Scott y Brandon Murphy) cara al curso 2018-19.

Las esperanzas de los Sycamores residen sobre los hombros de Jordan Barnes, que como sophomore se fue a los 17.4 puntos por partido y metió 117 triples con un 42.1 % de acierto. Tyreke Key es un buen complemento en el backcourt, al que también aportaran los transfers Christian Williams (Iowa) y Cooper Neese (Butler). Por donde flojea gravemente la plantilla es en el frontcourt. Emondre Rickman parte como primera referencia en esta área, y el año pasado promedió unos pírricos 3.8 tantos por noche. Lansing tendrá que tirar de imaginación para buscar alternativas entre sus freshmen y fichajes de JUCOs.

Loyola-Chicago Ramblers Resultado de imagen de loyola chicago basketball logo

  • Temporada 2017/18: 32–6 (15–3 MVC) + Final Four

Para una mid-major, el episodio posterior a una hazaña como alcanzar la Final Four suele seguir dos guiones posibles: o sufren una resaca insoportable e irrecuperable o aprovechan el tirón para consolidar un programa relevante a nivel nacional. A priori, Loyola va a estar más cerca del primer escenario. Los Ramblers conservan a varias de las piezas maestras del histórico plantel del año pasado y, sobre todo, tienen a Porter Moser, que diseñó un modélico sistema asfixiante en lo defensivo y democrático en lo ofensivo que debería seguir funcionando a las mil maravillas.

Donte Ingram, Aundre Jackson y Ben Richardson constituyen tres bajas de calado a las que, empero, Loyola puede sobrevivir. El jefe de operaciones continuará siendo Clayton Custer, vigente MVP de la conferencia, un fenomenal pasador y defensor modélico en la selección de tiro y que se comporta como un líder nato. En el backcourt contará con la ayuda de Marques Townes, también titular fijo en la escuadra de la Final Four, un segundo espada ideal en el perímetro que lo hace todo bien. Se espera un salto cualitativo del sophomore Lucas Williamson, y si Moser continúa promocionando un esquema con cuatro guards sobre la pista habrá oportunidades para Bruno Skokna, Isaiah Bujdoso y Cooper Kaifes.

La pintura es propiedad de Cameron Krutwig, que causó sensación como freshman con su prolífica producción anotadora en el poste bajo. Pívot de vieja escuela, hay ganas de ver si puede rondar los treinta minutos por noche, lo que inequívocamente daría lugar a unas estadísticas fenomenales. Aher Uguak, que viene de New Mexico, debería ser el recambio natural de Ingram, mientras que Christian Negron y Franklin Agunanne completarán la rotación. Pedir otra Final Four a Loyola es una locura, pero que nadie se extrañe si Sister Jean vuelve a celebrar alguna victoria llegado el mes de marzo.

Missouri State Bears Resultado de imagen de missouri state logo

  • Temporada 2017/18: 18–15 (7–11 MVC)

Missouri State fue, probablemente, el equipo más decepcionante de la MVC en 2018. Pese a contar en sus filas con una estrella, Alize Johnson, que acabó seleccionado en el Draft de la NBA (puesto 50), los Bears se desplomaron hasta el fondo de la tabla y el descalabro le costó el puesto a Paul Lusk. Con sólo 34 años pero una exitosa reconstrucción en Tennessee State ya a sus espaldas, Dana Ford será el encargado de devolver a Missouri State a las posiciones cabeceras de la liga.

Con ocho jugadores nuevos en el equipo, no hay mucha experiencia en la que Ford pueda confiar. Aún así, Jarred Dixon ha mostrado ser un dinámico anotador exterior, Obediah Church es un potente defensor interior y Ryan Kreklow un decente tirador. Las incorporaciones incluyen a un transfer de Texas Tech (Josh Webster), tres procedentes de JUCOs y dos freshmen polacos procedentes del Elan Chalon francés, los gemelos Jan y Szymon Wojcik. Con tal nivel de randomness, normal que nadie sepa qué esperar.

Northern Iowa Panthers Resultado de imagen de uni panthers logo

  • Temporada 2017/18: 16–16 (7–11 MVC)

Ben Jacobson llegó a Northern Iowa en 2006 y jamás había tenido un curso con récord global negativo hasta el pasado. Los Panthers han sido una de las grandes potencias de la MVC durante la última década, y ese mal año representó una anomalía que UNI desea dejar atrás cuanto antes. El problema es que Jacobson ha perdido a sus dos máximos anotadores (Bennett Koch y Klint Carlson), lo que hace la misión más complicada si cabe.

En cualquier caso, los Panthers esperan tener, al menos, un backcourt con pólvora de sobra. Junto a Tywhon Pickford, que viene de promediar casi 8 rebotes por partido pese a medir 193 centímetros, aterriza A.J. Green, un recruit estelar (nº79 de su promoción para 247Sports y cuatro estrellas para Scout y Rivals) de los que no suelen verse en la MVC y cuyo padre (tenía que haber truco) es asistente de Jacobson. Además, UNI cuenta con dos tiradores estupendos en las alas (Wyatt Lohaus y Spencer Haldeman). La gran duda, sin respuesta a día de hoy, es a quién puede confiar la pintura el técnico de los Panthers. Algunos candidatos son Justin Dahl, Shandon Goldman y Austin Phyfe.

Southern Illinois Salukis Resultado de imagen de southern illinois salukis logo

  • Temporada 2017/18: 20–13 (11–7 MVC)

Southern Illinois lleva tres años consecutivos coqueteando con la cabeza de la MVC y, Loyola mediante, esta parece la ocasión propicia para que se lleve el gato al agua y vuelva al NCAA Tournament tras doce años de ausencia. Con cuatro de sus cinco titulares de vuelta, Barry Hinson tiene uno de los mayores arsenales ofensivos de la conferencia y veteranía a raudales.

Kavion Pippen es uno de los centers más dominantes de la MVC y, si Thik Bol vuelve a buen nivel de la lesión de rodilla que le hizo perderse la pasada campaña, tendrá un recambio de lujo adicional al letón Rudy Stradnieks, uno de los siete seniors del plantel. Pero es sobre todo en el backcourt donde Hinson tiene alternativas para aburrir. Armon Fletcher es el principal brazo ejecutor en ataque y un valioso contribuidor en el rebote. Sean Lloyd Jr., potente y con habilidad anotadora; Aaron Cook, excelente defensor perimetral; y Marcus Bartley, más dedicado a labores de dirección y lanzamiento exterior, cierran un cuarteto de guards envidiable que dispara el techo de los Salukis.

Valparaiso Crusaders Resultado de imagen de valparaiso logo

  • Temporada 2017/18: 15–17 (6–12 MVC)

No debutó con buen pie Valparaiso en la MVC. Con un pobre récord de 6-12 (15-17 global), los Crusaders, que venían de ganar la liga regular de la Horizon League cinco de las últimas seis campañas, acabaron en la última posición de la MVC. Matt Lotich sigue en el banquillo y tratará de comenzar la escalada hacia la zona noble de la conferencia. Lo hará con bajas importantes, como la marcha del líder anotador del equipo (Tevonn Walker) y otras figuras destacadas como Joe Burton o Max Joseph.

El go-to-guy será Bakari Evelyn, que mostró ser un notable tirador y apto defensor en su año sophomore. A su alrededor, Hinson dispondrá de numerosos chicos con experiencia en roles menores pero poco acostumbrados a llevar la vox cantante. Otro triplista de calidad, por ejemplo, es Markus Golder. Micah Bradford es una opción consistente en el puesto de base, mientras que Derrik Smits y el catalán Jaume Sorolla son dos ‘siete pies’ que competirán por minutos en el puesto de pívot. Con el transfer de Providence Ryan Fazekas cerrando la rotación, Valparaiso deja más preguntas que respuestas, aunque muy mal tiene que darse la cosa para que lo haga peor que en 2018.