Mississippi State Bulldogs 2018-19

  • Conferencia: SEC 
  • Localización: Starkville, Mississippi
  • Pabellón: Humphrey Coliseum
  • Entrenador: Ben Howland
  • Web: hailstate.com

Temporada 2017/18

  • Regular season: 25-12 (9-9 SEC)
  • Torneo de conferencia: Cuartos de final ante Tennessee
  • NCAA Tournament: No participaron
  • NIT: Semifinales ante Penn State

PLANTILLA

  • Posible Quinteto: Lamar Peters, Nick Weatherspoon, Quinndary Weatherspoon, Aric Holman, Abdul Ado

Por Juan Vargas (@JVargas101)

Ben Howland aterrizó en Starkville cuatro años atrás con el propósito de relanzar su carrera tras una abrupta salida de UCLA y devolver al NCAA Tournament a un programa que no lo pisa desde 2009. La reconstrucción de los Bulldogs ha tenido sus más y sus menos, con el fiasco que supuso el reclutamiento y posterior transfer de Malik Newman como principal obstáculo en el camino. Este año, empero, Mississippi State parece tener ingredientes para cocinar un equipo de March Madness; experiencia, talento ‘drafteable’ y una interesante promoción de freshmen para dar profundidad y frescura a la rotación.

Resultado de imagen de ben howland miss state

Durante la pasada temporada, Mississippi State pareció a menudo una escuadra mediocre que coqueteaba constantemente con la posibilidad de dar el salto a algo más potente. Su flojo calendario non-conference impidió discernir su nivel real hasta enero, y durante la liga regular de la SEC alternó buenas rachas con franjas de rendimiento francamente pobre. El NIT, que acaba siendo una lata para muchos, fue para los Bulldogs una oportunidad de reivindicarse, y alcanzar las semifinales tras batir a tres rivales de conferencias importantes (Nebraska, Baylor y Louisville) supuso un espaldarazo para los de Howland cara a la presente campaña.

Cuatro jugadores de los Bulldogs se inscribieron inicialmente en el Draft de la NBA y los cuatro decidieron volver a la universidad. Nick y Quinndary Weatherspoon, Lamar Peters y Aric Holman promediaron, cada uno, más de 23 minutos y 9.6 puntos por partido el año pasado. Ellos formarán el núcleo duro de este conjunto. Peters llevará la manija del ataque, flanqueado por los hermanos Weatherspoon en el backcourt. Es una alineación de calidad para el perímetro, aunque con un defecto importante: ninguno de los tres ha desarrollado, hasta el momento, un lanzamiento exterior fiable. Los Bulldogs llegan al aro con frecuencia y eficacia, pero el 31.9 % de acierto desde el triple que firmaron el último curso les penalizó severamente. En este sentido, la aportación de Tyson Carter desde el banquillo será capital, y será interesante ver si los rookies D.J Stewart y Robert Woodard pueden sumar lo suficiente como para adquirir roles de peso.

Resultado de imagen de lamar peters

En la pintura, Howland cuenta con diversas opciones perfectamente válidas. Holman es la pieza central del frontcourt; viene de liderar a los Bulldogs en rebotes (6.7) y porcentaje de acierto en triples (44 %). El nigeriano Abdul Ado, de segundo año, es un clásico interior físico, trabajador y tosco en ataque. La wild card es Reggie Perry, un McDonald’s All-American que oscila entre las posiciones de ‘3’ y ‘4’ y podría ser un arma ofensiva de considerable calibre. Incluyendo en la terna al JUCO Jethro Tshisumpa y al junior E.J. Datcher, Mississippi State suma cinco hombres por encima de los 208 centímetros, por lo que la envergadura no será un problema para Howland.

Mississippi State podría comenzar la temporada en el Top 25 nacional, tiene seis jugadores con experiencia previa como titulares y varios que tienen la NBA como objetivo. Por primera vez en prácticamente una década, el March Madness ha dejado de ser un sueño para convertirse, prácticamente, en una exigencia. Los Bulldogs defienden a buen nivel y van servidos de profundidad y exuberancia física. La capacidad de Howland para disimular las escasas amenazas exteriores del plantel marcará, en buena medida, su devenir.

Jugador a seguir: Quinndary Weatherspoon

Resultado de imagen de quinndary weatherspoon

En sus tres años en Starkville, Weatherspoon ha mantenido una trayectoria marcada por la fiabilidad, pero a la que le ha faltado una explosión definitiva. A estas alturas es por todos sabido que garantiza unos 15 puntos por noche, buena defensa y pocos triples. El año pasado amplificó levemente sus prestaciones como pasador y reboteador. ¿Puede dar más aún?