MIAMI HEAT

banner-temporal-guia

Un año realmente notable. Así podríamos calificar la temporada 2015-2016 de Miami Heat. Con unas buenas versiones de Dwyane Wade y Hassan Whiteside, el equipo alcanzó un récord de 48-34, lo que le valió la tercera plaza de la Conferencia Este y, lo que es más importante, la sensación de que tras la salida de LeBron la franquicia había logrado un bloque sólido con el que competir. La ventaja de campo estaba asegurada durante la primera ronda y  no existía ningún equipo, obviando a Cleveland Cavaliers, que se mostrase netamente superior al resto.

Con The Flash en modo vintage, un Whiteside que hizo estragos en la zona y Goran Dragic como ejecutor en el séptimo partido, Miami Heat se llevaba la serie por un agónico 4-3 contra Charlotte. En el horizonte, el estado de Canadá y sus Toronto Raptors esperaban.  La posibilidad de llegar a otra final de conferencia era real, aunque muchos aficionados se preguntaban si el físico del equipo aguantaría. Finalmente, y tal como anunció Jon Snow,  «winter has come»,  y Miami sucumbió en otra emocionante serie a siete partidos, donde las lesiones de Hassan Whiteside y Jonas Valančiūnas marcaron la eliminatoria. Así pues, los de South Beach se quedaban a las puertas de la final de conferencia y el ansiado enfrentamiento contra LeBron James.

Llegaba el verano, ese terreno en el que Pat Riley es un consumado experto. Algunas renovaciones fueron anecdóticas por la facilidad de acuerdo de las mismas. Así, Beno Udrih, Tyler Johnson  o Udonis Haslem entre otros firmaban sus extensiones. Mención especial merece el culebrón Hassan Whiteside. La falta de centímetros en el mercado hacía del pívot una pieza muy cotizada y su valor subió como la espuma. Equipos como los Lakers, ansiosos de un hombre alto dominante, tiraban sus redes al mar tratando de pescar cualquier pieza.

Así, el polivalente Luol Deng abandonaba Miami para recalar en Los Ángeles, debido a un suculento contrato, Finalmente los Heat conseguían retener a Whiteside a cambio de 98 millones por cuatro años. No parece una cantidad demasiado alta en función de los contratos que hemos visto y con las posibilidades que el nuevo límite salarial da a los equipos.  Además Dion Waiters, Wayne Ellington y Derrick Williams llegaron para darle profundidad a la plantilla. Todo esto daba muy buenas perspectivas al equipo hasta que el huracán Wade estalló. La leyenda, que tantas veces había dado un paso a un lado para que llegasen otros grandes jugadores, exigió la cantidad económica que su rendimiento y trayectoria deportiva merecían. Finalmente  y tras largas negociaciones, saltaba la sorpresa, y el buque insignia Dwyane Wade recalaba en los Chicago Bulls.

Resultado de imagen de dwyane wade miami good bye

Sin ninguna elección en el Draft de este año, la franquicia confía en el progreso del joven Justise Winslow. El joven alero ha tenido un año de novato aceptable, teniendo que jugar en posiciones interiores por las lesiones y cumpliendo notablemente. Su excelente proyección en tareas defensivas le hace ser comparado con jugadores como Jimmy Butler o Kawhi Leonard, lo que sin duda será un extra de motivación para Justise.

Con todos estos movimientos encima de la mesa aterrizan los Miami Heat en la temporada 2016-2017, donde el objetivo será repetir el magnífico año que han realizado recientemente. A su favor cuentan con el desarrollo de los jóvenes, a los que se espera más asentados este año. La salida de Wade puede resaltar a otros jugadores que estaban a la sombra, aunque sin duda es una pieza muy difícil de reemplazar.

Whiteside debe intentar perderse el mínimo de partidos que le sea posible y edulcorar ese carácter que tiene tintes de ser problemático. Su capacidad para intimidar y taponar debe ser completada con un repertorio más amplio de fundamentos ofensivos. En el eje de operaciones Goran Dragic tiene que mostrar el nivel de su último año en Phoenix y del que dio algunos destellos en las series contra Charlotte y Toronto. Además será interesante ver  cómo encaja Waiters en todo este entramado. Un anotador excelente y que en teoría podrá disponer de una buena cantidad de tiros por partido.

Repetir el resultado del año pasado sería todo un éxito, más aún si vemos el potencial aumento de la calidad que ha habido en la Conferencia Este, donde franquicias como Indiana, New York o Boston han añadido piezas de calidad, además de los ya establecidos como “cocos” Cleveland y Toronto. Por ello, mi pronóstico se acerca más a una lucha por las últimas plazas de acceso a Playoffs. No consideraría ningún fracaso que incluso se quedase fuera de la post-temporada. Los equipos suelen sufrir golpes anímicos severos cuando un líder marcado se va.

Resultado de imagen de whiteside winslow

Es pronto para hablar de un proceso de reconstrucción pues los jugadores actuales son muy válidos, pero seguro que Pat Riley tiene algo por el estilo en mente. Es el argumento más lógico para que no quisiese hipotecar a la franquicia con un gran contrato a Wade por los próximos dos años. Aun así,  Miami tiene esa genética que le obliga a competir, por lo que un buen número de victorias adornarán su casillero a buen seguro.

Toda la guía sin mencionar a Chris Bosh parece una locura, pero he querido dedicar un apartado aparte para él. Los coágulos en la sangre le dejaron sin jugar el final de la temporada pasada. Tras someterse a tratamiento y esforzarse, parecía que estaría listo para comenzar este año desde el principio. Sin embargo, tras no poder superar las últimas pruebas y los comentarios del Pat Riley asegurando que su carrera en Miami «podría estar acabada». En esta situación, no puedo estar más de acuerdo con su gran amigo Wade, quien aseguro que sólo veía a su amigo como padre de cinco hijos. Demasiado riesgo. Prioridades.