LSU Tigers 2018-19

  • Conferencia: SEC 
  • Localización: Baton Rouge, Louisiana
  • Pabellón: Pete Maravich Assembly Center
  • Entrenador: Will Wade
  • Web: lsusports.com

Temporada 2017/18

  • Regular season: 18-15 (8-10 SEC)
  • Torneo de conferencia: Segunda ronda ante Mississippi State
  • NCAA Tournament: No participaron
  • NIT: Segunda ronda ante Utah

PLANTILLA

  • Posible Quinteto: Tremont Waters, Skylar Mays, Daryl Edwards, Emmitt Williams, Naz Reid

Por Nacho Juan (@NachoJuanRules)

Una temporada le ha costado a Will Wade lavar la cara del programa y asaltar la élite del reclutamiento. La ilusión, sin embargo, se trata con cautela. Que se lo digan a Johnny Jones, Ben Simmons y compañía. Wade viene con la lección aprendida, y es que no estaría ahí si no fuese porque su predecesor no aprovechó una oportunidad parecida. La carta de presentación de los Tigers es clara y concisa: juventud como arma de doble filo y potencial por bandera.

Resultado de imagen de will wade tremont waters

La campaña de LSU no fue positiva en lo colectivo, pero sí en lo individual. Entre tanta irregularidad apareció Tremont Waters para erigirse como una de las sensaciones de la temporada. El freshman dejó actuaciones de escándalo e hizo más llevadera una temporada marcada por las dificultades en el calendario de conferencia. Sólo consiguieron un triunfo fuera de casa y ante una Texas A&M que ya advertía no estar a la altura de las expectativas. Duop Reath aportó a la causa para conseguir un billete de consolación al NIT, pero Utah acabó pronto con su andadura. Hacía tiempo que en Baton Rouge tenían la cabeza en lo que estaba por llegar.

Y el momento ha llegado. Todo lo que no sea ver a Tremont Waters como uno de los mejores jugadores del país sería una sorpresa. Misma explosividad pero con un año más de experiencia. Wade diseñó una ofensiva que exprimiese sus virtudes, primero con un juego a media cancha basado en el bloqueo directo, y después desarrollando transiciones dinámicas que le diesen espacio para generar ventajas rápidas. Tampoco le faltarán escuderos, pese a las bajas de Brandon Sampson y Duop Reath. La buena mano de Daryl Edwards y la polivalencia de Skylar Mays abren el campo y multiplican las opciones de su estrella.

Sin embargo, no habría que descartar su sociedad con Javonte Smart en el perímetro. Aunque su hype no es el mismo de hace un año, Smart sigue siendo un Top 30/35 de su generación, un combo atlético con un gran manejo de balón y un primer paso diferencial. Si encuentra consistencia con su tiro exterior, no habría que descartarlo en el quinteto inicial. Lugar que sí van frecuentar dos freshman en la pintura.

Uno de ellos será Naz Reid, un cuerpo de pívot atrapado en la altura de un ‘4’ y con el instinto y las habilidades de un base. Un prospect muy singular que casa a la perfección con el juego en llegada de los Tigers. Su excelente visión de juego es el argumento ideal para formar pareja con Emmitt Williams, un portento físico capaz de atacar de cara, dominar en el rebote y hasta defender jugadores exteriores. Inexperiencia aparte, uno de los dúos interiores más versátiles del baloncesto colegial.

Resultado de imagen de naz reid lsu

En el banquillo aún quedan alternativas. Uno de los más sólidas es Darius Days. Freshmen de menos pedigrí pero con potencial para ser titular en años venideros y con capacidad anotadora para ser el microondas del equipo. También es interesante la llegada de Kavell Bigby-Williams desde Oregon. Un transfer que aportará profundidad, centímetros y protección del aro en la rotación interior. Sin quitarle ojo tampoco a Marlon Taylor, uno de los JUCO más prometedores del país para apuntalar una segunda unidad a tener en cuenta.

LSU tiene la artillería, así que el gran reto estará en el otro lado. Encajaron casi 75 puntos por encuentro el curso pasado y fueron uno de los equipos más permisivos en la zona. Aspectos que podrían cambiar pronto con jugadores como Reid, Williams o Bigby-Williams, pero que necesitarán del ajuste de Will Wade para lograr un compromiso nulo la pasada campaña.

Asterisco aparte, es todo esperanza. La SEC se ha rearmado pero los Tigers no van a andar cortos de pólvora. Si consiguen cohesiones todo el talento disponible y alejarse de las individualidades, tendremos algo más que ruido en Baton Rouge. 

Jugador a seguir: Tremont Waters

Resultado de imagen de tremont waters 2018

Parafraseando a Jon Rothstein, Tremont Waters es el mejor jugador del que no oíste hablar la pasada temporada. Su rango de tiro, unido a su explosividad en la penetración, lo convierten en uno de los anotadores más incisivos de la NCAA. Sin ser un director puro, sabe aprovechar su desborde para encontrar a sus compañeros. Ya no es ningún desconocido y lo vigilarán de cerca, pero no va a ser el único foco para los rivales. Pretexto idóneo para dominar aún más si cabe. Firme candidato a jugador del año en su conferencia, y por qué no, a estar en las quinielas de All-American.