Louisville Cardinals

  • Conferencia: Atlantic Coast Conference
  • Localización: Louisville, Kentucky
  • Entrenador: Rick Pitino
  • Pabellón: KFC Yum! Center

Temporada 2016/17

  • Regular season: 24-8 (12-6 en la ACC)
  • ACC Tournament: Semifinales ante Duke

Quinteto: Quentin Snider, Donovan Mitchell, Deng Adel, Jaylen Johnson, Mangok Mathiang

Por Iker García (@hoopdreams1)

Se echaban de menos y es que, filias y fobias aparte, Louisville Cardinals es uno de esos equipos que pone picante al “March Madness”. Tras la sanción autoimpuesta la temporada pasada, de cara a suavizar futuras posibles sanciones por parte de la NCAA por el caso aún en investigación del reclutamiento indebido, el equipo de Rick Pitino vuelve con ganas a un torneo en el que una vez más hará gala de su carácter imprevisible.

Con un balance global de 24-8 los Cardinals han realizado una buena temporada. Comenzaron con una racha de cinco victorias antes de perder por sólo 3 puntos ante Baylor Bears en la final de Battle 4 Atlantis, en la que los de Louisville acusaron la fatiga debida a la falta de rotaciones de Pitino y Baylor, con una gran segunda mitad, dio la vuelta al encuentro. Tras la derrota, los Cards encadenaron seis victorias incluyendo una ante el gran rival, Kentucky Wildcats, gracias a una actuación memorable por parte de Quentin Snider. Tras este partido, fueron derrotados por ante Virgina Cavaliers, como consecuencia de no saber sobreponerse a la gran defensa de los de Virginia quienes ahogaron completamente a los Cardinals en la primera mitad. Una semana después llegó una nueva derrota y es que nunca es buena idea llevar a Notre Dame, uno de los mejores equipos a la hora de convertir las faltas en puntos, a la línea de tiros libres.

Con la primera mitad de la temporada completa, la segunda siguió la misma tónica: rachas de victorias, algunas de renombre como la conseguida ante Duke Blue Devils, con algunas derrotas. Si ante Florida St. Seminoles, desactivar a Donovan Mitchell fue el camino para los de Florida hacia la victoria, Virginia Cavaliers volvió a derrotar a unos Cardinals que no contaron con 4 de sus jugadores titulares. La derrota ante North Carolina Tar Heels, uno de los equipos que mejor baloncesto ha mostrado esta temporada, entraba dentro de lo previsible. No así la sufrida ante Wake Forest Demon Deacons poco antes de cerrar la temporada regular. Sin acierto de cara al aro y, lo más importante, realizando una mala defensa los de Louisville sufrieron una nueva derrota poco antes de acabar la temporada regular. Con una última victoria, ante Notre Dame, el equipo entró al torneo de la Atlantic Coast Conference (ACC) directamente en cuartos de final.

Las previsiones de cara al torneo eran buenas, con Snider recuperado de la lesión que le apartó durante seis partidos, en los que cosecharon dos derrotas, todos los engranajes del equipo estaban en marcha. En un partido apretado, Duke fue capaz de llevarse el gato al agua y de esa manera los Cardinals fueron eliminados a las primeras de cambio en el torneo de la ACC. La mayor consecuencia de la derrota, más allá de no poder optar al título de la ACC, será ser clasificado con un “seed” peor y a priori tener un camino más difícil en el “March Madness”

A lo largo de la temporada el equipo ha sido capaz de grandes actuaciones pero también de desconexiones defensivas que han constado caro, siendo su defensa su mayor fortaleza. A la suma de Snider y Mitchell se une un gran frontcourt que pueden poner en aprietos a cualquier equipo. A esto hay que añadirle la profundidad de armario, con McMahon ejerciendo de microondas desde la línea de 3 puntos.

No sabemos si el reencuentro entre los Cardinals y “March Madness” tendrá un final feliz, su techo es la “Final Four” pero el cuadro puede apartarlos antes. Lo que sí sabemos es que será divertido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *