Kentucky Wildcats

  • Conferencia: SEC
  • Localización: Lexington, Kentucky
  • Pabellón: Rupp Arena
  • Entrenador: John Calipari

Temporada 2016/17

  • Regular season: 29-5 (16-2 en la SEC)
  •  SEC Tournament: Campeones ante Arkansas

Quinteto: De’Aaron Fox, Malik Monk, Isaiah Briscoe, Derek Willis, Bam Adebayo

Por Jorge Virueles (@virueles)

Considerado por muchos como el equipo más talentoso del país, los Wildcats de John Calipari se presentan en el March Madness con  ganas de reivindicarse a nivel nacional. Han conseguido dominar la SEC con superioridad, pero en la mayoría de sus enfrentamientos non conference ante rivales top se contaron por derrotas. Un año más, coach Cal tiene el reto de conjugar potencial  las ganas de revancha si quiere conseguir otro campeonato para Kentucky.

Resultado de imagen de de'aaron fox malik monk

Como todos los años, Calipari no tiene ningún miedo en configurar para sus Wildcats un calendario non conference extremadamente duro, donde foguear a sus freshmen candidatos al one and done. Así en el Champions Classic derrotaban con contundencia (69-48) a unos Spartans de Michigan State en horas bajas este año. En el CBS Sports Classic de las Vegas, derrotaban a North Carolina por 103-100, en el que puede que haya sido el mejor partido del año, con un Malik Monk dándose a conocer al mundo con 47 puntos y 8 triples.

Pero no todo fueron alegrías lejos de su conferencia. Recibieron a UCLA en el Rupp Arena, y en una auténtica batalla ofensiva, era derrotados por los Bruins, uno de los mejores ataque de la competición. En el tradicional derbi del estado de Kentucky, rindieron visita a los Cardinals de Louisville, sucumbiendo también por 73-70. Su tercera derrota fue a finales de Enero, en el Big XII-SEC Challenge, donde recibieron como locales a Kansas, ante los que caerían derrotados por 79-73. La SEC, sin embargo, la dominaron sin apenas sobresaltos. Ganaron tanto la liga regular como el torneo de conferencia, con sólo dos derrotas en su casillero, en las canchas de Florida y Tennessee, logrando además grandes márgenes de puntos en sus victorias.

Como todos los años John Calipari tiene que reconstruir el equipo, debido a su política de reclutamiento de jugadores con potencial one and done, de la cual es el máximo exponente. Hasta cuatro titulares abandonaban el equipo rumbo a la NBA, unido a la marcha vía transfer de otros dos jugadores de rotación; por lo que dejaba a Calipari con solo cuatro jugadores relevantes en aportación en su roster. De los que se quedaron el más interesante es el escolta Isaiah Briscoe, que en su segundo año parece que se ha estancado en su progresión. Versátil, pero muy irregular en la anotación, no acaba de estar cómodo como secundario y su rendimiento es imprevisible. Ha estado a la sombra de los tres grandes freshman que reclutados en Lexington.

El escolta Malik Monk ha maravillado a todo el mundo, siendo el prolífico anotador que todo el mundo esperaba que fuera. Sus más de 20 puntos por partido y su 40% en triples así lo atestiguan. Clave ha sido la actuación de De’Aaron Fox en el puesto de base, dándole dinamismo al ataque de los Wildcats con casi 5 asistencias por noche, además de anotar con soltura (16.1 pp). Es uno de los jugadores más completos del país. El tercero en la ecuación ha sido el potente Adebayo, al cual le costó un poco más adaptarse al juego universitario, pero que ha acabado aportando rebote, intimidación y anotación interior con grandes porcentajes de tiro.

Calipari ha cambiado la hoja de ruta. Mantiene le poderío físico, pero ha construido una nueva identidad. Del control atrás al dinamismo ofensivo, los Wildcats son el mejor equipo en transición del país. Verticales, muy incisivos y letales a campo abierto. La movilidad de sus interiores y el atletismo de su perímetro permite ataques de vértigo y un desgaste diferencial en el rival.

Resultado de imagen de bam adebayo 2017

Los problemas llegan a media cancha. Aunque Monk hace de desatascador, la falta de tiro exterior es un lastre para una ofensiva que peca de previsible. El liderazgo de Fox es indiscutible, pero su éxito dependerá de cómo involucre a piezas alternativas como Derek Willis o Wenyen Gabriel. Ahí debe entrar la capacidad creadora de Briscoe, pero también la pizarra de Calipari. La buena mano de Mychal Mulder o el oficio de Dominique Hawkins pasan desapercibidos, pero opositan a Factor X.

La dificultad para obtener victorias ante grandes rivales siembra las dudas sobre su recorrido en el Madness. Han sido ubicados por el comité en la durísima región South, con un seed 2, y en su hipotético camino hacia la Final  Four tendrían que batir a UCLA y North Carolina. No será por talento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *