Jacksonville State Gamecocks

  • Conferencia: Ohio Valley Conference
  • Localización: Jacksonville, Florida
  • Pabellón: Pete Matthews Arena
  • Entrenador: Ray Harper

Temporada 2016/17

  • Regular Season: 20-14 (9-14 en la OVC)
  • OVC Tournament: Campeones ante UT-Martin

Quinteto: Malcolm Drumwright – Greg Tucker – Erik Durham – Christian Cunningham – Norbertas Giga

Por Nacho Juan (@NachoJuanRules)

El mejor momento de la historia de Jacksonville State ocurrió el 23 de marzo de 1985, cuando Bill Jones condujo a los Gamecocks hacia el título nacional de la NCAA DII tras una temporada de ensueño en la que sólo perdieron un partido. Un día antes, en semifinales, pusieron fin a la carrera universitaria como jugador de Ray Harper, senior de la universidad de Kentucky Wesleyan.

32 años después, aquel senior le ha dado a Jacksonville State el primer March Madness de su historia. Pero desde el banquillo. Harper llegaba de conducir a Western Kentucky a dos torneos finales en cinco años, siempre desde atrás, sin que nadie les viera venir. Sin embargo, con la suspensión de tres jugadores, decidió despedirse de los Hilltoppers.

Parecía un paréntesis a su carrera, uno al que pronto pusieron fin los Gamecocks. Enfrente, un programa humilde proyectado para acabar último en la Ohio Valley Conference. Uno más, que desde el principio de curso, se limitaría a observar como Belmont imponía su ley. En los dos partidos que se enfrentaron a los Bruins de Evan Bradds, perdieron por un total de 30 puntos. Estaban uno o varios escalones por encima.

Pero los de Florida se mantuvieron firmes, fieles a su guión. Alguna victoria contra los de arriba afianzada con regularidad ante los de abajo. Y así hasta marzo, sin hacer ruido. En el torneo de la OVC tenían mucho que ganar y poco que perder, y así lo demostraron. Tras el primer choque ante Southeast Missouri State, se reencontraban con Belmont. Lo que debería haber sido un trámite acabó en una de las grandes sorpresas de las mid-majors. Una defensa impecable y un perímetro inspirado acabaron con el favorito. Pero la machada no terminó ahí y en la final, UT-Martin cayó en las mismas redes. Ningún equipo superó los 60 puntos ante los Gamecocks en el torneo.

Harper ha diseñado un equipo incómodo, férreo atrás y valiente en finales apretados. Ahí aparece su columna vertebral, el backcourt. Malcolm Drumwright y Greg Tucker son el foco creador y ejecutor del grupo. No tienen la consistencia pero sí el descaro y la experiencia. En Jacksonville State escasea la pólvora, y la poca que hay lo monopoliza Erik Durham. Un tirador de poco volumen pero acierto considerable.

JSU basketball.jpg

Un desahogo ofensivo al que se suma desde la zona Norbertas Giga. El lituano tiene buena planta, se defiende de espaldas al aro y cumple en el rebote. Aunque no tiende a asumir responsabilidad es fundamental en un esquema ofensivo que peca de previsible. La cuarta espada la pone su compañero de faenas. Christian Cunningham no tiene sus centímetros pero sí el carácter, se pelea con cualquiera y es una auténtica máquina de intangibles.

Aunque el quinteto titular es sólido, la producción no va más allá. Sólo el prometedor freshman Jacara Cross se salva en una rotación que con suerte alcanza los 8 jugadores. Los Gamecocks se aferran al desgaste físico, a su telaraña defensiva y a la determinación de sus dos referentes ofensivos. Sus opciones pasarán por el barro.

Hasta hoy Jacksonville State sólo enviaba algún jugador a la NFL. Hasta hoy sólo se hablaba de football. A Ray Harper le ha bastado un año para que eso cambiase. Algunos querrán hablar de upsets, ellos del renacer de un programa que dará su primer gran paso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *