Iowa Hawkeyes 2018-19

  • Conferencia: Big Ten 
  • Localización: Iowa City, Iowa
  • Pabellón: Carver-Hawkeye Arena
  • Entrenador: Fran McCaffery
  • Web: hawkeyesports.com

Temporada 2017/18

  • Regular season: 14–19 (4–14 Big Ten)
  • Torneo de conferencia: Segunda ronda ante Illinois
  • NCAA Tournament: No participaron

PLANTILLA

  • Posible Quinteto: Jordan Bohannon, Isaiah Moss, Luka Garza, Tyler Cook, Jack Nunge

Por Nacho Juan (@NachoJuanRules)

Ya quedan lejos los tiempos de Jarrod Uthoff, Anthony Clemons o Mike Gesell, o más aún los tres años consecutivos de March Madness desde 2014 a 2016. Sin embargo, después de dos temporadas en tierra de nadie y coqueteando con el farolillo rojo de la conferencia, los Hawkeyes tienen oportunidad de escapar de la mediocridad y volver a ser competitivos. Eso sí, al margen del March Madness.

Resultado de imagen de jordan bohannon mccaffery

Fran McCaffery tiene un problema de equilibrio y la pasada campaña fue una muestra. El vertiginoso ataque de los Hawkeyes quedó totalmente desvirtuado por una de las peores defensas del baloncesto universitario. Iowa tendrá la continuidad del bloque para acentuar lo primero, pero difícilmente para mejorar lo segundo. 

A falta de saber si pueden compensarlo, lo cierto es que McCaffery va a tener pólvora para aguantar un bombardeo. Especialmente con sus dos referencias. Por un lado está Jordan Bohannon, un francotirador acostumbrado a ritmos altos y en plena evolución como director de orquesta. Y por otro, Tyler Cook, que tras probar suerte en los aledaños del Draft ha vuelto para consolidarse como uno de los interiores más sólidos del país. Su mejoría en de cara al aro y su disciplina reboteadora lo convierten en el valor más seguro de los Hawkeyes. 

En el siguiente escalón están Luka Garza e Isaiah Moss. El primero fue uno de los mejores freshman de la Big Ten, un alero con cuerpo de pívot, móvil y de skillset refinado que sorprendió en el calendario de conferencia como un excelente reboteador ofensivo. Un perfil con el que se complementa Isaiah Moss, jugador multiusos que enseguida se demostró como algo más que un notable tirador. El quinteto titular lo podría completar Jack Nunge, un siete pies que juega lejos del aro y que dejó destellos interesantes en la recta final de temporada, colándose incluso en el cinco inicial de vez en cuando. Hay analistas que ven trazas de Uthoff en su juego, aunque eso son palabras mayores. 

Resultado de imagen de luka garza iowa

La versatilidad será el mejor argumento de la segunda unidad. Nick Baer y Maishe Daily asumirán el papel de chicos para todo de McCaffery, dos aleros de buena planta capaz de hacer el trabajo sucio y defender diferentes posiciones. Connor McCaffery, hijo del entrenador, y Joe Wieskamp, elegido mejor jugador de instituto del estado de Iowa, serán las nuevas caras de un equipo de viejos conocidos. 

Factor que devuelve el análisis de los Hawkeyes al mismo punto. ¿Pueden mejorar defensivamente? Los números dicen que sería difícil empeorar, ya que según datos de KenPomeroy, Iowa recibió 1.19 puntos por posesión, el segundo peor registro de una universidad perteneciente a las Power 6. 

McCaffery está obligado a sacarse algo de la manga. Un ajuste que compense carencias, pero que a su vez no implique quitar el pie del acelerador. De esta manera, todo apunta a la defensa en zona, propuesta que ya frecuentó el año pasado pero que no terminaron de asimilar sus jugadores. 

Sea lo que sea, los Hawkeyes deben cerrar grietas, aunque mientras tanto, serán uno de los equipos más verticales del baloncesto colegial. El ritmo endiablado, la calidad individual y la amenaza exterior son las tres bazas de Iowa para dar guerra. Con ellos no habrá término medio.

Jugador a seguir: Tyler Cook

Uno de los mayores aciertos de McCaffery desde su llegada a Iowa City que vio en la temporada pasada su año de explosión. Físico, explosividad, solidez en el rebote . Tyler Cook es un 4×4 moldeado para absorber contactos y finalizar cerca del aro. Su margen de mejora, sin embargo, ha de llegar lejos de él. Los destellos desde la media distancia han de ser una constante si quiere llevar su juego al siguiente nivel. Su verticalidad en continuaciones demuestra que está capacitado para jugar de cara y expandir su amenaza. Todo lo que no sean promedios de doble-doble sería una sorpresa.