Houston Rockets (3) vs Oklahoma City Thunder (6)

Apasionante eliminatoria de primera ronda la que van a disputar Houston Rockets (3) y Oklahoma Thunder (6) en la que se van a enfrentar en un auténtico duelo de titanes las dos megaestrellas en mejor estado de forma, que han realizado una temporada escandalosa y que posiblemente sean los más firmes candidatos a una pugna hasta el último segundo para lograr el MVP de la temporada.

Es inevitable, pero el duelo entre James Harden y Russell Westbrook eclipsa cualquier otro análisis de la eliminatoria. Los dos guards han hecho las que posiblemente sean las dos temporadas más completas a nivel estadístico individual de las últimas décadas, con una superioridad abrumadora sobre el resto de la liga: Entre los dos suman un total de 64 triples dobles este curso (42 para el de los Thunder y 22 para “la Barba”). Ninguna pareja ha conseguido combinar mayor número en la historia de la liga. El dato lo dice todo. Antes de pasar a un análisis más detallado de la eliminatoria es necesario plasmar la estadística de estos dos animales para ser conscientes de la brutalidad de sus números: Westbrook ha promediado en esta temporada: 31.6 puntos (líderando la liga), 10.7 rebotes que al margen de polémicas para un base no es moco de pavo y 10.4 asistencias siendo el primer jugador desde Oscar Robertson que logra tales números. Harden por su parte obtuvo 29.1 puntos, 8.1 rebotes y 11.2 asistencias (siendo el mejor de la competición en este apartado).

Por esto mismo, para uno de ellos tendrá un sabor agridulce que en su mejor temporada ser apeado a las primeras de cambio de la lucha por el título. Pero la competición es así y sólo puede quedar uno. Por ello será importante la aportación del resto del colectivo para dilucidar quién arrima el ascua a su sardina.

Los playoffs es el territorio donde se forjan las estrellas, las grandes gestas y donde los jugadores se hacen hombres. Las defensas se endurecen, cada balón se pelea como el último y cada jugada adquiere un valor vital. Ahí quedará la duda de si Westbrook o Harden conseguirán mantener estos números de leyenda cuando cada posesión se convierta en una batalla.

Se tratan de dos equipos relativamente similares, con un marcado carácter ofensivo (ambos centrándose en el juego exterior) y una frágil defensa. En la postemporada los marcadores se resienten y son mucho más cortos de lo que han sido durante el año. Por ello el equipo que consiga mejor equilibrio en estos dos aspectos –acierto desde el perímetro y buena defensa- tendrá muchas opciones de llevarse la eliminatoria.

Cierto es que Houston parte con una relativa ventaja en la serie. Con un mejor balance regular (ha demostrado ser un equipo algo más fiable durante el año) y el factor campo a favor las probabilidades deberían caer de su lado. Además en temporada regular los Rockets ganaron su serie particular 3-1 aunque sí que es cierto que en tres de los cuatro partidos el margen de victoria fue de dos puntos o menos, lo que indica la igualdad de la eliminatoria que se decidirá por pequeños detalles o aciertos en los momentos clave.

Para los Thunder pueden ser esenciales sus dos refuerzos del mercado “invernal”. Taj Gibson aportará un trabajo defensivo y en la pintura esencial cuando arranca la postemporada y Doug McDermontt puede ser el valor añadido ideal para los Westbrook, Oladipo, Abrines y cía. más allá de la línea de 7 metros. Si en algo tiene clara ventaja el equipo de OKC es en su juego interior. Al ya mencionado Gibson se le unen Steve Adams y Ernest Kanter pudiendo crear una superioridad fundamental cerca del aro si saben aprovecharla y hacerles llegar balones. Si son capaces de aprovechar este recurso, metiendo balones en la pintura no sólo lograran anotar sino que generarán espacios abiertos en el exterior para tiros más cómodos y posiblemente las opciones de Oklahoma City de estar en la siguiente ronda aumentarán considerablemente.

No creo que sea este el plan de Houston, que se intuye seguirá abusando del lanzamiento de tres puntos. Con los francotiradores Ryan Anderson, Eric Gordon y el propio Harden no parece que otra opción pueda mejorar a ésta. Si el nivel de acierto es alto y el movimiento de balón es fluido para conseguir tiros liberados, los porcentajes tenderán a subir y por tanto se conseguirá llevar el partido a muchos puntos, que a priori es terreno donde los de Tejas se desenvuelven como pez en el agua.

Quizás el elemento fundamental e inesperado para que los Rockets puedan tener una eliminatoria favorable sea el de Patrick Beverley, en su defensa en las labores de base RW0. Se trata de un jugador que no destaca especialmente por sus habilidades ofensivas pero cuando el balón está en manos del contrario se convierte en una auténtica mosca cojonera. Si logra neutralizar, o al menos aminorar la aportación en ataque de Westbrook, que prácticamente monopoliza el juego de su equipo, entonces se podría considerar a Houston en clara ventaja.

Lo que está claro es que nos encontramos a las puertas de una eliminatoria trepidante y muy igualada. El mejor consejo es echarse una buena siesta para estar fresco a altas horas de la noche, comprarse un paquete XXL de palomitas y disfrutar del espectáculo porque está garantizado.

Para el espectador todo son ventajas. El problema lo tienen los equipos. El que consiga salir vivo, únicamente habrá dado el primer paso de un tortuoso camino hacia el título. Tan tortuoso como ansiado camino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *