Eliminatoria: Cleveland Cavaliers vs Indiana Pacers

Finalmente, la última jornada de la temporada regular en la NBA hizo que los Cleveland Cavaliers y los Indiana Pacers se enfrenten en la primera ronda de los playoffs. El equipo de Tyronn Lue no pudo conseguir la primera plaza de la Conferencia Este como sí lo hizo la pasada temporada, por lo que estarán en la parte baja del cuadro como segundos, mientras que los pupilos de Nate McMillan acceden a la fase final después de clasificarse como séptimos.

Será la segunda vez en la historia que Cavaliers y Pacers se enfrenten en playoffs. El primer y único duelo entre ambos data del año 1998; casi 20 años de diferencia en los que la NBA ha evolucionado tanto en juego como en modelo organizativo. Sin embargo, sus dos principales estrellas –LeBron James y Paul George– han disputado tres duelos desde 2012, cuando LeBron jugaba en Miami en las filas de los Heat. En estos tres enfrentamientos (2012, 2013 y 2014) Miami consiguió eliminar a Indiana: dos veces en la final de la Conferencia Este y la otra en semifinales.

La situación actual de los Cavaliers es relativamente delicada si se pone en perspectiva cómo estaba siendo la temporada hasta el mes de febrero. Tanto el juego como los resultados estaban acompañando a la franquicia del estado de Ohio, pero a partir de marzo el rendimiento del equipo cayó en picado. Durante el mes mencionado el récord de los Cavs fue 7-10, y abril tampoco revirtió la situación: 3 victorias y cuatro derrotas, aunque algunas fueron en jornadas en las que descansaron LeBron, Irving y Love.

De este modo, Cleveland acaba la temporada regular con un récord de 51-31, quinta mejor marca de la NBA, pero empatado con los Jazz y los Clippers en esa posición. Los problemas defensivos desde el parón del All-Star fueron evidentes, lo que colocó a los Cavs en la parta baja de la clasificación en cuanto a eficiencia defensiva, algo que sólo pudieron sostener con uno de los tres mejores ataques de la competición, tras Warriors y Rockets.

La confección de la plantilla, los roles y el sistema de juego parecen estar claros en la estructura creada por Tyronn Lue, pero la baja tensión competitiva ha hecho mella en los Cavaliers. Durante la última semana de temporada regular han sido capaces de ganar con autoridad en el TD Garden ante los Celtics y de perder en el Quicken Loans Arena contra unos Hawks que no contaban con ninguno de sus cinco jugadores titulares.

La mejor noticia para los Pacers de cara a esta primera ronda de playoffs no es otra que el estado de forma que atraviesa su estrella: Paul George. El jugador californiano se encuentra en el mejor momento de la temporada, promediando en los últimos diez partidos 30,5 puntos y 7,5 rebotes con un porcentaje superior al 50% en tiros de campo. Esto ha propiciado que Indiana pudiese sumar cinco victorias en sus últimos cinco partidos para acabar con un récord de 42 victorias y 40 derrotas.

Las dos semanas del mes de abril fueron francamente positivas para la franquicia de Indianápolis, si tenemos en cuenta que la irregularidad fue una constante a lo largo de todo el año. Los Pacers tuvieron dificultades para encadenar victorias con consistencia desde el inicio debido al bajo rendimiento a domicilio. Si bien consiguieron hacer del Bankers Life Fieldhouse una fortaleza, fuera de casa fue todo lo contrario. Indiana acabó la temporada regular con un récord de 13-28 lejos de su cancha.

El estado de salud de los jugadores clave de los Pacers es una de las buenas noticias de cara a la eliminatoria contra los Cavs. Paul George, Jeff Teague, Miles Turner y Thaddeus Young fueron capaces de disputar un mínimo de 70 partidos durante este curso baloncestístico, y parece que todos ellos llegarán en plenas condiciones al primer partido de la serie.

A pesar del mal estado de forma en el que los Cavaliers llegan a los playoffs, es difícil de imaginar un escenario dentro de la Conferencia Este en el que no sean favoritos. Lo mismo sucederá en esta primera ronda contra los Pacers, los cuales sí están dentro de una buena dinámica de resultados.

En el plano colectivo, Indiana debería tener serias dificultades para minimizar el ataque de Cleveland. A pesar de la contratación de Nate McMillan –entrenador que se caracteriza por ese carácter defensivo– los números de los Pacers en ese lado de la cancha no son los propios de un equipo de la élite de la NBA. Tras la salida de Frank Vogel, Larry Bird afirmó que quería que los Pacers gozaran de un estilo más ofensivo, y la configuración de la plantilla fue hacia ese objetivo con la adquisición de jugadores como Thaddeus Young, Jeff Teague o Al Jefferson. En ese sentido, determinados emparejamientos individuales, como puede ser el de Kyrie Irving con Jeff Teague, pueden ser difíciles de ajustar para los Pacers.

En los últimos días de temporada regular, Indiana se hizo con los servicios de Lance Stephenson, algo que sí puede afectar en el estado anímico de los Pacers. Más allá de que el rendimiento de Stephenson no ha sido el esperado desde su salida de Indiana en 2014, su aparición puede ser un plus de intensidad para su equipo. Al jugador nacido en Brooklyn le motivan los playoffs,  le motiva LeBron James y le motivan los Cavs. Quién sabe si se puede convertir en una especie de “factor x” saliendo desde el banquillo.

Si los Pacers quieren resistir el talento de los Cavaliers, Paul George deberá mantener el nivel de juego de las últimas semanas. George es el único que puede llevar a los Pacers a otro nivel, y de eso dependerá que puedan mantener (o no) la eliminatoria igualada según va avanzando la serie.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *