Duke Blue Devils

  • Conferencia: ACC
  • Localización: Durham, North Carolina
  • Pabellón: Cameron Indoor Stadium
  • Entrenador: Mike Kryzewski

Temporada 2016/17

  • Regular season: 27-8 (11-7 en ACC)
  • ACC Tournament: Campeón ante Notre Dame

Quinteto: Frank Jackson, Matt Jones, Luke Kennard, Jayson Tatum, Amile Jefferson

Por Marcos Fernández (@marcosfdez_)

Después de llevarse, contra todo pronóstico dado su irregular final de temporada, el torneo de la ACC, Duke afronta la March Madness con más confianza. A estas alturas de campaña a nadie se le escapa que los de Coach K son una de las plantillas más talentosas de la NCAA. También una de las más imprevisibles. En un año complicado, han conseguido sobrevivir a numerosos contratiempos: desde la ausencia de su entrenador por baja médica, a los problemas de conducta de una de sus principales estrellas.

Los de Durham eran una de las grandes incógnitas antes del comienzo de temporada. Un conjunto plagado de caras nuevas de calidad altísima que, mermadas por los problemas físicos, lastraban el inicio de los Blue Devils. A día de hoy, Coach K no ha dado con la tecla adecuada para hacer funcionar en conjunto a todo su arsenal ofensivo con continuidad, y a nadie le sorprendería que Duke protagonizara uno de los grandes upsets en las primeras rondas del Madness. Como tampoco que levanten el título en 3 semanas.

El principal problema de Duke durante todo el año ha sido Grayson Allen. El de Jacksonville, llamado a ser estrella del equipo esta campaña tras su sobresaliente año sophomore, ha rendido por debajo de las expectativas. Sin embargo, ha sido protagonista por repetir actuaciones poco deportivas sobre la pista. Ya arrastraba la vitola de jugador sucio desde la pasada campaña, cuando zancadilleaba a dos rivales en partidos ante Louisville y Florida State, y en el choque ante Elon de este año, repetía la acción, ganándose el odio de muchos aficionados. Acababa el partido expulsado, llorando en el vestuario, y con amonestación pública de su entrenador. Duke le suspendía de “manera indefinida”, pero regresaba tras un partido. Por el momento ha sobrevivido a provocaciones rivales, pero la sensación es que puede volver a estallar en cualquier momento.

Con Allen a otros menesteres, el que se ha consolidado como líder es Luke Kennard, candidato a Jugador del Año. El sophomore ha brillado con casi 20 puntos por encuentro, y sólo no ha superado los dobles-dígitos en anotación ante Boston College (9 puntos). Un reloj al que los ‘Dukies’ fían todas sus opciones de título.

Resultado de imagen de jayson tatum duke 2017 notre dame

Junto con Kennard ha emergido, especialmente en el tramo final de campaña, Jayson Tatum, principal figura de Duke en el torneo de la ACC. El freshman se perdía los 8 primeros partidos de temporada, pero no tardaba en erigirse como uno de los hombres importantes en los esquemas de Kryzewski. Talento descomunal. De entre las caras nuevas también ha cumplido Frank Jackson, de más a menos, mientras que la gran decepción ha sido Harry Giles. Mermado por los problemas físicos, debutaba con los Devils tras 12 partidos de ausencia, y sólo ha superado los 10 puntos en dos ocasiones. Por suerte para Duke, todo apunta a que seguirá su evolución en Durham la próxima campaña. O al menos debería. Más se puede contar con Amile Jefferson y Matt Jones, los dos seniors de la plantilla, que desempeñan a la perfección un rol fundamental tanto dentro como fuera de la pista.

En definitiva, tras un año con muchas dudas, los Blue Devils llegan a la March Madness heridos. No es razón para descartarles, puesto que como nos enseñaba Josephine Hart en una de sus novelas llevadas al cine por Louis Malle, la gente herida es peligrosa, sabe que puede sobrevivir. Así lo han demostrado en el torneo de la ACC, ¿repetirán en el Gran Baile?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *