Duke Blue Devils 2018-19

  • Conferencia: ACC 
  • Localización: Durham, Carolina del Norte
  • Pabellón: Cameron Indoor Stadium
  • Entrenador: Mike Krzyzewsky
  • Web: goduke.com

Temporada 2017/18

  • Regular season: 29-8 (13-5 en ACC)
  • Torneo de Conferencia: Semifinales ante North Carolina
  • NCAA Tournament: Elite Eight ante Kansas

PLANTILLA

  • Posible Quinteto: Tre Jones, R.J. Barrett, Cam Reddish, Zion Williamson, Javin DeLaurier

Por Juan Vargas (@JVargas101)

La era de Duke como paradigma del one-and-done afronta una nueva temporada en la que la apuesta de Mike Krzyzewski por los freshmen se ha llevado más al extremo si cabe. Los Blue Devils podrían tener hasta cuatro representantes en la lotería del Draft de 2019 y todo apunta a que, en cualquier caso, colocarán a tres jugadores entre los diez primeros picks. Pero antes de eso habrá que ver si el extraordinario cuarteto que conforman R.J. Barrett, Zion Williamson, Cam Reddish y Tre Jones es capaz de comandar a Duke a su primera Final Four desde 2015, cuando ganó el título nacional.

Resultado de imagen de rj barrett zion williamson cam reddish

Duke encaró el pasado curso con una estructura similar; cuatro jugadores de primer año (Marvin Bagley, Wendell Carter, Trevon Duval y Gary Trent) integraban, junto al veterano Grayson Allen, la columna vertebral del equipo. Y la cosa funcionó… a medias. Los Blue Devis completaron una campaña que habría sido extraordinaria para el 98 % de programas de la NCAA, pero dado el favoritismo con el que arrancaron la competición quedó un cierto poso de decepción. Aunque alcanzó un nivel de juego absolutamente de élite durante algunos puntos del año, Duke volvió a adolecer de una peligrosa irregularidad en la regular season de la ACC y cayó en el Elite 8 ante Kansas.

Si la Duke de 2018 orbitaba en torno a la poderosa pareja interior que formaron Bagley y Carter, en esta ocasión su versatilidad y poderío físico en las alas será su mejor argumento. También le vendrá bien tener un base puro de alto nivel por primera vez en años. Desde que Tyus Jones dirigiera a los Blue Devils campeones de 2015, los problemas en el puesto de point guard han sido una constante para Coach K. El hermano menor de Tyus, Tre, debería proporcionar a Duke un importante salto de calidad en este sentido.

Pero es la terna de wings que Krzyzewski tiene a su disposición lo que ha copado los titulares durante toda la offseason. R.J. Barrett requiere pocas presentaciones; desde su impresionante exhibición anotadora en el Mundial sub-19 de 2017 ha estado en el punto de mira del mundo baloncestístico y es, a día de hoy, el máximo favorito a ser el pick 1 del próximo Draft.

Imagen relacionada

Zion Williamson es una sensación ‘youtubera’ desde hace años y presenta un perfil físico inaudito, con una explosividad atronadora encerrada en un cuerpo de más de 120 kilos construido como un tanque. Menos revuelo ha causado Cam Reddish, y no obstante promete tener un impacto inmediato con su potencial defensivo y anotador.

Las dudas aparecen en el banquillo y, sobre todo, en la pintura. El nombre del quinto miembro del quinteto dukie es aún una incógnita; Marques Bolden parecía llevar la delantera, pero su pobre rendimiento en los amistosos de Duke disputó en Canadá en verano le ha puesto en entredicho. El junior Javin DeLaurier asegura trabajo en defensa y en el rebote ofensivo, y viejos conocidos como Jack White o Antonio Vrankovic podrían tener una oportunidad. Jordan Goldwire, Alex O’Connell y el quinto novato del equipo, el tirador Joey Baker, pugnarán por rascar minutos. De todas formas, todo girará, para bien o para mal, alrededor de los freshmen estelares de Coach K; de cómo encajen dependerá el sino de Duke.

Jugador a seguir: R.J. Barrett

Resultado de imagen de rj barrett duke

Aunque Williamson ha sido el MVP mediático del verano, Barrett empieza la temporada con el cartel de ser el mejor jugador de Duke y, quizás, de toda la NCAA. Por su nivel físico y su capacidad para sumar puntos, está sobradamente preparado para brillar en la competición universitaria desde el primer momento. Su lanzamiento exterior está por refinar, pero es un arma atacante total y bien podría constituir, por sí mismo, buena parte de la estructura ofensiva de los Blue Devils.