División Central

banner-temporal-guia

Dentro de la Conferencia Este, la División Central es probablemente la más competitiva de todas. Con cinco equipos que podrían estar en puestos de Playoffs al final de la Regular Season, la lucha entre ellos se prevé encarnizada, haciendo que estos cinco equipos sean de los más atractivos de la Liga a priori esta temporada, cada uno por diferentes motivos.

Los actuales campeones, los Cleveland Cavaliers, tienen un gran y principal punto de atención: ver el hambre con el que llega LeBron James a la temporada. Una vez conseguido el objetivo de su vida, ser campeón con el equipo de su tierra, el de Akron afronta una nueva temporada con un nuevo reto, volver a derrotar a los Warriors de Durant, Curry, Thompson y compañía. Habrá que estar atentos a si baja un poco el pistón o continúa siendo el animal competitivo que nos tiene acostumbrados, algo que ya ha prometido en este verano.

Además, será interesante ver como será el equipo que forme Tyronn Lue. Llegado a mitad de la temporada pasada, introdujo algunos cambios a medida que avanzó la temporada, pero da la impresión que no llevó a cabo del todo su idea debido a las circunstancias y la premura de tiempo. Con una temporada completa por delante, habrá que estar atentos a como plantea sus piezas y que estilo implanta en la franquicia de Ohio.

Igualmente, la continuidad o no de JR Smith puede abrir otro foco de atención. Si Smith termina firmando por otro equipo que no sean los Cavaliers, habrá que fijarse en quién da el paso hacia adelante en el equipo para asumir su rol y como se reestructura el equipo sin él. En teoría debería ser Iman Shumpert, pero podrían abrirse otras vías (¿un hueco para intentar reclutar a Ray Allen?).

Los Chicago Bulls son, probablemente, uno de los equipos que más incógnitas tienen en el inicio de la temporada y que, a la vez, más ganas hay de ver. Ese trío que se ha juntado este verano y que forman Rajon Rondo, Jimmy Butler y Dwyane Wade promete emociones fuertes, pudiendo ser capaz, a priori, de lo mejor y de lo peor. Será importante ver como se complementan y se adaptan. Si lo hacen bien, hay equipo para casi todo.

Más allá de ese ‘triunvirato’, el interés de los Bulls está en los anotadores desde el banquillo. Con la llegada de Denzel Valentine, Fred Hoiberg tiene a su disposición a dos de los aleros anotadores con más proyección de la liga: McDermott y el mismo Valentine. Por ello, se prevé una intensa lucha por comprobar quién será el sexto hombre del equipo y el máximo referente anotador de la segunda unidad, teniendo en cuenta las grandes sensaciones que Valentine ha dejado en la Summer League y McDermott en algunos tramos de la temporada pasada.

Los Detroit Pistons, por su parte, tienen ante sí la que puede ser la temporada de su confirmacióntras las grandes sensaciones dejadas la pasada campaña, en la que acabaron cayendo en primera ronda de los playoffs ante los a la postre campeones Cavaliers. Por ello, ver al equipo de Van Gundy con un año más de experiencia juntos puede ser uno de los mayores espectáculos del año.

Además, alguno de los puntos de interés serán ver si Marjanovic, tras los detalles dejados en San Antonio puede ganarse un puesto como backup principal de Drummond y aportar con regularidad;Ver a Tobias Harris completar una temporada con los de la Motor City y ver si de verdad puede ser un jugador decisivo o se queda por el camino y por otro lado, asistir al crecimiento de Stanley Johnson, que tras una temporada rookie en la que estuvo algo escondido, apunta a asomar la cabeza esta campaña. El funcionamiento del combo Reggie Jackson-Andre Drummond, que tantos momentos de gloria dio la temporada pasada es otro de los factores a tener en cuenta.

Los Indiana Pacers serán un equipo interesante de ver debido a la renovación absoluta que han hecho del equipo. A un nuevo entrenador (Nate McMillan) le suman la incorporación de dos piezas nuevas e importantes para su quinteto inicial (Jeff Teague y Thaddeus Young). En teoría, la intención de la franquicia es correr mucho, algo que no concuerda con la filosofía que todos conocemos del McMillan de Portland, por lo que será interesante ver como casan ambas ideas, o si el entrenador tiene algo nuevo preparado.

A su vez, habrá que estar muy atentos a Myles Turner. El rookie será a priori titular en el puesto de pívot, y tendrá más responsabilidad que el año pasado. Tras dejar grandes sensaciones, este año deberá ser el de su confirmación. También será interesante ver las condiciones en las que llega Al Jefferson, y si es capaz de dar minutos de calidad en el puesto de cinco tras una última temporada algo decepcionante en Charlotte.

Por último, en los Milwaukee Bucks hay decenas de razones para verles. El equipo que dirige Jason Kidd es uno de los más interesantes no solo del futuro, sino del presente de la NBA. El principal, una temporada más, volverá a ser la evolución de Giannis Antetokounmpo. El griego parece no tener techo, y será interesante ver que aspectos ha mejorado durante el verano y si da el salto defintivo al estrellato de la NBA. Igualmente, ver cual será su posición definitiva es otro foco de interés, viendo los vaivenes que ha dado en estos años, yendo de alero a escolta o ala-pívot, e incluso a base.

Otro punto fuerte para ver a los Bucks este año será el puesto de base. Tras mucho tiempo en entredicho, Michael Carter-Williams no ha demostrado lo que apuntaba en su primer año en la liga, en el que fue Rookie del Año. Por ello llega uno de los que está siendo bases revelación en estos Juegos Olímpicos, Matthew Dellavedova. A falta de saber quién será titular, se plantea una pelea ardua por lograr minutos en esa rotación.

Por último, la gran incógnita de la temporada también estará en Milwaukee. Thon Maker, elegido en el puesto 10 del último Draft, es uno de los proyectos más desconocidos y a la vez excitantes de los últimos años. Apuesta muy arriesgada de los Bucks, que han apostado por un jugador que destacó en el instituto pero que se fue a jugar a Canadá para evitar ir a la Universidad y que resulta un auténtico interrogante para todos. Si sale bien, puede ser uno de los robos de la década. Habrá que estar atentos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *