Detrás de la locura: El Selection Sunday

Por Bryan García (@esperandomarzo)

El baloncesto universitario es una de las competiciones más increíbles de seguir de todo el deporte norteamericano, y desde luego una de las más particulares dentro del mundo del baloncesto. Se da el hecho de que, además, es una competición relativamente corta, ya que comienza su andadura en las primeras semanas de noviembre y finaliza con su final del Tournament a principios de abril.

Sin embargo, su final de temporada se desarrolla a un ritmo totalmente frenético. Su calendario non-conference es bastante extenso, y los duelos de conferencia suelen ser muy intensos, pero con no más de 2-3 partidos semanales por programa. La llegada del torneo de conferencia y el inicio del NCAA Tournament son uno de los momentos más épicos de toda la temporada. Es el momento más esperado del año, donde se decide toda tu temporada, donde te juegas el entrar en la historia frente a los mejores programas de baloncesto del país… y todo ello depende de una única noche de domingo y de unas pocas personas, un particular comité que decide el futuro de tu programa en post-temporada. Un Selection Sunday que nunca deja indiferente a nadie y que siempre trae cierta polémica entre analistas y aficionados.

Este domingo de selección, que este año será el próximo 12 de marzo, será la fecha en la que conoceremos a los 68 integrantes del NCAA Tournament y su colocación en el cuadro del torneo atendiendo a una serie de números otorgados por el propio comité de selección en este Selection Sunday, conocidos como seeds, y que asigna estos números del 1 al 16 en función de la mejor o peor trayectoria de cada programa durante la temporada.

Pese a todo, es la falta de transparencia, parcialidad y el poco conocimiento real de cómo se eligen las universidades participantes en este NCAA Tournament y sus enfrentamientos iniciales en el cuadro lo que realmente ensalza la polémica de este Selection Sunday todos los años, un estilo de elección algo rudimentario visto el mundo en el que nos movemos hoy en día.

Por tanto, ¿qué método se usa para acceder a este torneo?, ¿quiénes tienen más posibilidades de entrar?, ¿hay equipos clasificados automáticamente?, ¿qué parámetros se determinan para elegir qué equipos entran en según qué seeds? Son algunas preguntas que surgen casi instantáneamente al hablar de este Selection Sunday, y que trataremos de resolver en las próximas líneas.

ACCESO AL NCAA TOURNAMENT

Un programa solamente puede entrar a formar parte de los 68 inscritos en este March Madness de dos maneras: bien siendo ganador de tu propio torneo de conferencia (conocido como automatic bid), obteniendo así el billete automático para este NCAA Tournament, u obteniendo una invitación del comité universitario en este Selection Sunday, y que es la que evidentemente trae más cola.

Excepcionalmente, estos últimos años los miembros de la Ivy League Conference no tenían torneo de conferencia, por lo que el campeón de la temporada regular era automáticamente clasificado para el torneo. Sin embargo, a partir de esta temporada la Ivy League tiene también su torneo de conferencia, y seguirá la trayectoria regular del resto de conferencias de la Division I.

Además, quedan exentos de participar en este NCAA Tournament aquellos programas universitarios que hayan cometido algún tipo de infracción NCAA, con o sin jugar ningún torneo de post-temporada (post-season ban) o que no puedan disputarlo por razones académicas o de re-clasificación. En esta edición de 2017, serán 7 los programas inelegibles: Abilene Christian, Alcorn State, Grand Canyon, Incarnate Word, Savannah State y UMass Lowell.

EL COMITÉ

El comité de selección de este Selection Sunday está formado por 10 personas del mundo deportivo universitario, ya sean directores deportivos de programas de baloncesto, administradores deportivos de diferentes universidades, miembros del staff de algún programa universitario o simplemente representantes de universidades o conferencias deportivas. Ellos serán los encargados de elegir los 36 programas que reciban invitación al NCAA Tournament, de colocar a los 68 programas del cuadro final un seed del 1 al 16 y de establecer cada uno de los emparejamientos iniciales del NCAA Tournament, cada uno de ellos en la región del cuadro que sea conveniente.

Su trabajo no inicia en el propio Selection Sunday. Los miembros del comité disponen durante toda la temporada de una serie de datos de consulta que recopilan durante toda la temporada, así como otros proporcionados por la propia NCAA (boxscores personalizados, enfrentamientos directos, duelos entre programas de la misma conferencia, dificultad del calendario, derrotas ante rivales directos, victorias en los torneos de conferencia, etc, etc). Las conclusiones sacadas a través de estos datos se ponen en común durante el domingo de selección, y de su deliberación y discusión surgirán los votos para cada programa y/o enfrentamiento del cuadro.

Su buen trabajo durante todo el año es crucial para este final de competición. Es por ello que tienen que regirse por una serie de principios para intentar que el torneo sea lo más ecuánime posible en todos los aspectos. Algunos de estos principios son:

  • Equilibrio. El comité se compromete a seleccionar a los mejores 36 programas de toda la Division I que no se hayan clasificado automáticamente y colocarlos razonablemente en el cuadro del torneo para mantener un cierto equilibrio competitivo.
  • Concordia. Cada miembro del comité no podrá discutir ni opinar sobre el programa al cual representa, así como a otros equipos de su misma conferencia.
  • No al autovoto. Cada miembro del comité no podrá votar ni beneficiar al programa al cual representa de cara a un enfrentamiento o elección. Asimismo, ningún miembro del comité podrá votar ni beneficiar a programas donde militen familiares inmediatos ni miembros del staff deportivo o técnico de su universidad.
  • Secretismo. Cada miembro del comité vota en secreto, sin conocimiento de los votos del resto de componentes del comité.

INVITACIONES AL NCAA TOURNAMENT

Una vez conocidos a los 32 campeones de conferencia que obtienen billete automático para el NCAA Tournament, queda elegir a los siguientes 36 que completan el cuadro final de 68 equipos. Estos programas son conocidos como at-large teams.

La elección de estos at-large teams se realiza en dos fases:

Fase 1

Todos los miembros del comité recibirán una lista con los restantes programas universitarios elegibles para este NCAA Tournament, ordenados alfabéticamente. Con esta lista, cada miembro del comité deberá colocar en una primera columna 36 programas que, en su opinión, deberían ser seleccionados y, en una segunda columna, otra serie de programas que deberían de recibir consideración para ser seleccionados, indistintamente del número.

Así, cada equipo que reciba al menos 8 de los 10 votos del comité será automáticamente elegido para ser colocado en el cuadro final del NCAA Tournament.

A continuación, los miembros del comité elaborarán una nueva lista de programas formados por equipos restantes que han recibido mínimo 3 votos en cualquiera de las columnas, equipos que han ganado el campeonato regular de su conferencia, y elecciones «verbales» de programas, siempre y cuando reciban 3 votos de tres miembros diferentes del comité.

Fase 2

Con la lista elaborada anteriormente, cada miembro del comité seleccionará a los 8 mejores programas -según sus propios criterios- para ser agregados al cuadro del NCAA Tournament.

En caso de haber más de 20 programas diferentes elegidos, los miembros del comité elegirán a los 8 mejores mediante un sistema de votación del 8 al 1, otorgando un punto al mejor equipo y ocho al peor. En caso de haber de 14-19 programas diferentes, elegirán a los 6 mejores equipos. Y en caso de haber 13 o menos equipos se elegirán a los 4 mejores equipos, con sus puntuaciones correspondientes. Los 4 equipos con peor número se añadirán a los 36 programas que integrarán el NCAA Tournament, mientras que los restantes serán considerados para la siguiente votación.

Este proceso se va repitiendo tantas veces sea necesario hasta completar los 36 programas at-large que reciben invitación.

ELECCIÓN DE LOS SEEDS

Una parte importante de la colocación de los programas universitarios dentro del cuadro, es la asignación de seeds. Estos seeds no son más que los cabezas de serie de las cuatro regiones que componen el cuadro del NCAA Tournament, y se representan con números del 1 al 16, siendo los seeds 1 los programas más potentes del cuadro y los seeds 16 los -teóricos- más débiles del mismo.

El procedimiento no es muy diferente al de la asignación de invitaciones. Cada miembro del comité elige a sus ocho mejores equipos, en caso de resultar 20 o más equipos diferentes, y los ponen en común. Serán seis equipos en caso de haber entre 14-19 equipos diferentes y solamente cuatro en casi de ser 13 o menos.

Una vez elegido los ocho mejores, en una o dos rondas, califican a cada uno de estos ocho equipos con números del 1 al 8, con 1 punto para el mejor equipo y 8 para el peor de los ocho. Los cuatro equipos con menor número de puntos se les asignan seed, y los cuatro restantes pasarán a una nueva votación.

Cada miembro del comité vuelve a realizar una nueva lista con ocho equipos de los mejores restantes, y los cuatro mejores se añaden a los cuatro anteriores, y nuevamente los cuatro con menor número de puntos se les vuelven a asignar su seed correspondiente. Este proceso se repite hasta completar todos los equipos del cuadro.

CONSTRUCCIÓN DEL CUADRO DE EMPAREJAMIENTOS

Ya tenemos los 68 equipos clasificados con su seed asignado. Ahora ya solo queda establecer los cruces iniciales para todos los equipos del NCAA Tournament.

Resultado de imagen de bracket march madness 2017

Cada parte del cuadro está dividido en cuatro regiones: Midwest, East, South y West, y la idea principal es lograr que cada región quede equilibrada competitivamente. Los emparejamientos iniciales se realizarán en función del seed asignado a cada programa en el paso anterior. De este modo, se enfrentarán entre sí los que tengan los seeds 16 – 1, 15 – 2, 14 – 3, 13 – 4, 12 – 5, 11 – 6, 10 – 7 y 9 – 8.

La asignación no es del todo aleatoria, ya que algunos programas podrían evitarse entre sí en las primeras rondas en función de una serie de condiciones. Por ejemplo, los programas de la misma conferencia no podrán enfrentarse entre sí hasta, como mínimo, las semifinales regionales, aunque esto podría «saltarse» en el único caso de que alguno de los equipos provenga del First Four.

Este First Four conforma la primera ronda del NCAA Tournament desde la expansión del torneo a 68 equipos. Esta ronda inicial la forman los cuatro equipos con peor seed de todo el cuadro (los seed #16), y los cuatro últimos equipos seleccionados en la fase 2 de los at-large teams, a la hora de asignar invitaciones.

Los ganadores de los cuatro partidos de este First Four conformarán los 64 equipos finales de la segunda ronda del NCAA Tournament, y su lugar en el cuadro será determinado por los propios miembros del comité el mismo domingo del Selection Sunday.

El resto de equipos del torneo se dispondrán en el cuadro lo más cercano posible a su región geográfica real: un programa de la costa este se colocará en la East Region, o un programa de la zona sur del país se colocará en la South Region, por ejemplo. En caso de que no pueda ser así en algún caso, se colocarán en la región más próxima en la medida de lo posible.

Conviene mencionar también que un equipo no puede jugar durante el Tournament en su propio pabellón, ni tampoco en pabellones donde haya jugado al menos tres veces en esta temporada.

A partir de aquí ya sabemos cómo funciona el resto: eliminatorias a partido único hasta que tengamos a los cuatro equipos campeones de cada región, que son los que conformarán la Final Four. Los enfrentamientos de la Final Four serán entre el campeón de la Midwest Region y el campeón de la West Region por un lado, y entre el campeón de la East Region y el de la South Region por el otro. De los vencedores de ambos choques saldrá el championship game, cuyo vencedor será coronado como campeón nacional.

>> Artículo incluido dentro de la revista «Esperando Marzo» de su edición de Marzo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *