Creighton Bluejays

  • Conferencia: Big East
  • Localización: Omaha, Nebraska
  • Pabellón: Century Link Center
  • Entrenador: Greg McDermott

Temporada 2016/17

  • Regular Season: 25-9 (10-8 en Big East)
  • Big East Tournament: Campeones ante UT-Martin

Por Nacho Juan (@NachoJuanRules)

Omaha ha sido una montaña rusa. De sensación a realidad, para después caer y aferrarse a la supervivencia. Por fondo y forma, una de las historias de la temporada, con un nombre que lo cambió todo: Maurice Watson Jr. Su dirección encumbró al equipo, pero su lesión les dejó huérfanos.

Sin embargo, la identidad de los Bluejays siempre se mantuvo intacta. Greg McDermott ha diseñado uno de los equipos más atractivos del país con una propuesta tan alegre como arriesgada. El dinamismo, la creación de espacios y la pluralidad son los elementos que conforman una propuesta con la que nadie contaba.

Resultado de imagen de maurice watson jr injury

La baja de Watson Jr. marcó un antes y un después, en sensaciones y resultados. A pleno rendimiento empezaron con 13 victorias consecutivas, desafiando el reinado de Villanova. Sin él, 7 derrotas en 12 encuentros. El plan de Creighton consistió en vivir de las rentas del principio de campaña, buscando alternativas para volver en marzo a la carga. Y lo consiguieron. En el torneo de la Big East dieron destellos de su mejor versión, menos brillantes pero igual de competitivos. Sólo los Wildcats pudieron con ellos.

Las circunstancias han obligado a Marcus Foster a multiplicarse. Lidera, genera y distribuye, es el foco de un ataque que consigue involucrar a todos sus efectivos. Porque lo especial está en lo imprevisible. Foster es el go-to-guy pero el sistema invita a actores inesperados. Entre ellos Justin Patton. En su último año de instituto sólo recibió una oferta de la NCAA DI (Creighton) y tras una temporada como redshirt, es un potencial Top 15 del Draft. Un pívot móvil, de físico imponente y lecturas ofensivas asombrosas. El Madness obliga a subsistir en ritmos bajos, y ahí, tanto su trabajo sucio como su soltura en el pick-and-roll serán capitales.

Este dúo recibirá todos los focos, pero le acompaña un fiel ejército de escuderos. Empezando por Khiry Thomas, el pegamento y director encubierto. Su versatilidad ha sido la solución de McDermott para tapar agujeros. Un jugador al servicio de las circunstancias, capaz de irrumpir en ataque, ayudar en el rebote o implicar a los demás. No se queda atrás Cole Huff, y ni mucho menos su mano desde el perímetro. El parche en el quinteto titular lo ha puesto el freshman Davion Mintz. Verde y discreto, pero ganando experiencia para un futuro no muy lejano.

Resultado de imagen de marcus foster justin patton

Aunque en el banquillo no hay referencias, sí hay roles muy bien definidos. Isaiah Zierden ha ganado en importancia, un jugador inteligente, cerebral y que siempre suma, aunque no lo digan los números. Tras él, muchos centímetros. Sobresale por minutos Zach Hanson, quien cubre las espaldas a Patton a base de oficio. Algo en lo que también destacan el alemán Toby Hegner y el esloveno Martin Krampelj. Ninguno brilla, pero todos cumplen en minutos limitados. Son piezas que exprimen sus oportunidades, y que sobre todo, dan alternativas tácticas a un McDermott que ha puesto un mayor énfasis en la defensa. Sin descartar las posibles irrupciones de Ronnie Harrell Jr. o Tyler Clement, dos auténticas incógnitas que han dejado detalles en pista.

Los Bluejays han perdido en puntos y ritmo, pero la cultura del pase sigue siendo su bandera. Ningún jugador supera las 4 asistencias por encuentro y sin embargo, son uno de los 10 equipos que más dan por partido. La fluidez como vía para compensar las carencias.

No son el mismo equipo que en diciembre, pero tampoco merecen ser subestimados. Frágiles y a la vez peligrosos, no hay término medio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *