Bol Bol

Hijo del mítico Manute, Dana Altman recibe con los brazos abiertos a uno de los proyectos más singulares del juego. Uno de los grandes dominadores del High School en los últimos años con mucho trabajo por delante para adaptarse al baloncesto real. 

Es una obviedad que el joven pívot comparte muchos rasgos con su padre, la capacidad de taponar con facilidad pasmosa, el físico delgado y estirado, la espectacular envergadura y hasta incluso la buena muñeca que ha ido demostrando a lo largo de su estancia en en el instituto. La peculiaridad llega gracias a la coordinación que exhibe. Es capaz de echar el balón al suelo, jugar de cara y generar para sus compañeros, tanto en el juego a campo abierto como en media cancha gracias a su altura. 

Para Altman el desafío estará en adaptar físicamente al ritmo de juego de la NCAA, que pueda mantenerse en pista extensas cantidades de minutos y que no sufra problemas físicos durante la campaña. Si todo va bien, estamos ante un top 10 del draft.

Puntos fuertes

  • Movilidad/coordinación
  • Envergadura
  • Protección del aro
  • Lanzamiento exterior
  • Visión de juego

Puntos débiles

  • Explosividad
  • Peso
  • Juego en el poste
  • Selección de tiro