Todas las entradas de: adri_styles

Eliminatoria: Washington Wizards vs Atlanta Hawks

Washington Wizards y Atlanta Hawks protagonizarán uno de los duelos más parejos en esta primera ronda de playoffs de 2017. El cuarto y el quinto de la conferencia Este se enfrentan en una serie que estará marcada por las defensas y en la que los Wizards parten como favoritos para avanzar a la siguiente ronda.

Los capitalinos son uno de los mejores equipos del 2017. Tras un mal inicio de temporada, los de Scott Brooks encadenaron un récord de 18 victorias y solo 3 derrotas en los primeros partidos del año, lo que les permitió situarse cómodamente en zona de playoffs. Brooks ha dado con la tecla para que los Wizards lleguen a este nivel, tras la decepcionante campaña anterior, y se han convertido en un equipo peligrosísimo para cualquier rival.

John Wall es la cara de la franquicia. El base es la estrella que lidera al equipo, y llega a los playoffs tras hacer la mejor temporada de su carrera, con unos promedios de 23.1 puntos, 10.7 asistencias y 4.2 rebotes. Se le ve más implicado que nunca, ha mejorado su lanzamiento exterior y ahora si parece tener una excelente relación con su compañero en el backcourt, Bradley Beal. Gran parte de las opciones de llegar lejos de los Wizards pasan por sus manos.

Bradley Beal es otro que ha dado un paso al frente esta temporada. Tras dejar atrás sus problemas con las lesiones, el escolta (que también promedia 23.1 puntos) forma con Wall una de las mejores parejas exteriores de la liga, temible para cualquier defensa.

Uno o varios escalones por debajo, también destacamos la temporada de Otto Porter, jugador que ha madurado y ha encontrado la estabilidad y el rendimiento que en Washington esperaban de él. Se ha convertido en un elemento fundamental en el quinteto de Brooks, siendo un jugador físico y muy versátil, que puede jugar tanto de ala como de ala-pívot, y que aporta mucho al equipo en ambos lados de la cancha. Al igual que la sobriedad de Markieff Morris que, una vez olvidados sus problemas extradeportivos y su comportamiento díscolo, ha cuajado una muy buena temporada.

En cuanto al banquillo, destaca la presencia de Bojan Bogdanovic. Llegado en febrero al equipo, el croata es el sexto hombre del equipo. Gran anotador, amenaza exterior y un acoplamiento inmediato al sistema de Brooks que le ha hecho hacer grandes partidos desde su llegada. El banquillo era algo que los Wizards debían mejorar, y su llegada junto a la de Jennings ha ayudado mucho a ello. También hay jugadores como Kelly Oubre e Ian Mahinmi que tendrán minutos en la rotación y serán importantes en playoffs.

Enfrente estarán los Atlanta Hawks, un equipo que sin hacer ruido se clasifica sin mayores problemas todas las temporadas para las eliminatorias por el título. El trabajo de Mike Budenholzer está fuera de toda duda y, si bien han perdido varias de las piezas clave de temporadas anteriores, se han recompuesto para formar un bloque sólido y ser un equipo todavía muy competitivo.

Sin Jeff Teague, Kyle Korver ni Al Horford, los Hawks han conseguido ser quintos en una muy igualada conferencia Este, que cada año que pasa se muestra más dura, y lo han conseguido con cierta seguridad, estando todo el año metidos entre los ocho mejores, lo que habla muy bien de la regularidad y el trabajo colectivo en la franquicia.

Con las salidas antes mencionadas, hubo que hacer cambios obligados. Dwight Howard llegó para cubrir la baja de Horford, se apostó por el alemán Dennis Schroder para el puesto de base titular, y Tim Hardaway ha reemplazado a Kyle Korver, y el equipo no se ha resentido demasiado.

Si antes hablábamos de John Wall, ahora hay que hacer lo propio con Paul Millsap. Es el único integrante del quinteto titular de hace dos años, cuando los Hawks maravillaron al mundo con un juego magnífico y llevaron a 4 jugadores al All Star. Millsap es el líder del equipo sin discusiones, un jugador generalmente infravalorado capaz de ser decisivo en muchos aspectos del juego, que ha promediado este año 18.1 puntos, 7.7 rebotes y 3.7 asistencias por noche.

Junto a Millsap ocupa la pintura Dwight Howard. El pívot está ya muy lejos de la versión dominante que le vimos en Orlando, pero sigue siendo un gran intimidador en defensa y un buen finalizador desde la pintura, además del mejor reboteador del equipo. Su figura será a buen seguro más importante en los playoffs, cuando los partidos estén marcados por las defensas y con bajas anotaciones.

Dennis Schroder ha cumplido bien en su rol como titular tras varios años a la sombra o compartiendo protagonismo con Jeff Teague. El alemán ha adquirido galones y ha respondido bien, aunque defensivamente puede sufrir mucho en un emparejamiento con John Wall o Bradley Beal. El otro jugador que hay que destacar es Tim Hardaway Jr,, que ha dado un salto cualitativo esta campaña y se ha convertido en un anotador muy completo y muy sólido. La salida de Korver pedía su paso adelante y el ex de Michigan no ha defraudado.

En el banquillo encontramos veteranos como Ersan Ilyasova, Thabo Sefolosha o José Calderón, que saben cumplir su rol en los minutos que dispongan, y otros nombres como Mike Muscala o los rookies Taurean Prince y Malcolm Delaney que han dado un rendimiento aceptable cuando su entrenador les ha hecho jugar.

En resumen, una eliminatoria de las más igualadas a priori de esta primera ronda, con ligera ventaja para los Washington Wizards, que además contarán con el factor cancha a su favor.

 

Washington Wizards

Los Washington Wizards se presentaban en esta temporada con ilusiones renovadas y queriendo olvidar la mala temporada del año pasado, donde dieron un claro paso atrás y no pudieron clasificarse para playoffs. Para ello dieron las riendas del equipo a un técnico experimentado como Scott Brooks, con la ilusión de poder atraer así a Kevin Durant, algo que estuvo muy lejos de ocurrir. Al margen de ello, Brooks cuajó buenos resultados con los Thunder, tenía experiencia en los playoffs y su gestión humana del vestuario siempre ha tenido muy buenas referencias, algo que era necesario para tratar la relación entre John Wall y Bradley Beal.

Los Wizards no tuvieron en el draft una oportunidad real para mejorar su plantilla, puesto que sus dos elecciones pertenecían a Phoenix Suns y Atlanta Hawks debido a traspasos en los años anteriores.

En la agencia libre si se reforzaron, si bien apostaron por seguir con su núcleo principal y retocar únicamente el banquillo. Llegaron jugadores como Jason Smith, Ian Mahinmi, Trey Burke o Tomas Satoransky, que finalmente no han dado un gran rendimiento al equipo. El gran movimiento de los Wizards en verano fue la millonaria renovación de Bradley Beal, que firmó un contrato de 128 millones y cinco temporadas de duración

Así comenzaba la temporada de la misma manera que culminó la anterior. Los Wizards arrancaban mal, acumulando más derrotas que triunfos y con unas malas sensaciones. El quinteto titular, formado por Wall, Beal, Porter, Morris y Gortat funcionaba bien, pero la segunda unidad ofrecía un rendimiento muy pobre. Tanto es así que el pívot polaco llegó a declarar ante los medios de comunicación que tenían el peor banquillo de toda la liga.

Parecía que la temporada estaba abocada nuevamente al fracaso, pero el 2017 le sentó de maravilla al equipo. Los Wizards llegaban al 6 de enero con un récord de 16-18 y, desde ahí hasta el All Star despegaron con un magnífico 18-3.

Viendo el buen rendimiento del equipo, los Wizards decidieron reforzarse de cara a la recta final de temporada y los playoffs, y se hicieron con Bojan Bogdanovic y Brandon Jennings, dos piezas para mejorar su banquillo y poder aspirar a dar una sorpresa en la cada vez más igualada conferencia Este.

Tras el All Star, los Wizards siguieron con su gran dinámica, metidos ya en puestos de playoffs y acercándose a las primeras plazas, peleando con Boston y Toronto. Finalmente se han quedado en cuarto lugar, pero con muy buenas sensaciones durante los últimos meses y la sensación de que pueden darle un susto a cualquiera en estos playoffs.

Como hemos mencionado anteriormente, los Wizards llegan en un gran momento de forma a estos playoffs. A el gran rendimiento de la pareja exterior Wall-Beal hay que sumarle el paso adelante que ha dado este año Otto Porter. El alero ha explotado y se ha convertido en lo que los Wizards esperaban de el. Un jugador muy físico y versátil, que puede jugar tanto de alero como de ala-pívot y que ha terminado con unos números de 11.6 puntos y 5.2 rebotes, prácticamente doblando sus números del pasado año.

Además, Markieff Morris se está mostrando como un jugador mucho más centrado en en lo meramente deportivo y Marcin Gortat cumple en su rol como center. El banquillo ha sido la gran mejora del equipo durante la temporada. De ser uno de los peores de la liga ha pasado a tener varios miembros muy valiosos. El que más destaca sin lugar a dudas es Bojan Bogdanovic. El croata se ha adaptado a la perfección a la dinámica del equipo y ha cuajado grandes partidos desde su llegada. La otra pieza que llegó junto al croata fue Brandon Jennings. El base es un buen suplente para Wall, puede aportar su experiencia y talento desde el banquillo y será importante dirigiendo los ataques de la segunda unidad. Además, dos nombres que ya estaban en el equipo como Kelly Oubre e Ian Mahinmi deben ser importantes en la rotación de Scott Brooks.

Si bien gran parte de las esperanzas de los capitalinos por hacer unas buenas eliminatorias pasan por John Wall. El base está haciendo la mejor temporada de su carrera, ha mejorado mucho su tiro exterior y su relación con Bradley Beal vive un gran momento. Un Bradley Beal que ha dejado atrás sus problemas de lesiones y está brillando esta temporada. Ambos forman una de las mejores parejas en el backcourt de la liga y si los Wizards llegan lejos será en gran medida por sus méritos.

Los de Scott Brooks serán cabezas de serie en la primera ronda, y partirán con la vitola de favoritos en su emparejamiento, además de contar con el factor cancha a favor. Se verán las caras con Atlanta Hawks, en un duelo que será muy igualado ante un equipo con mucha experiencia en playoffs y que a buen seguro que no les pondrá las cosas fáciles a los Wizards.

ORLANDO MAGIC

banner-temporal-guia

Temporada decepcionante la que acabaron viviendo los fans de los Orlando Magic el pasado año. El equipo se presentaba con ilusión en la temporada, decidido a dar un paso adelante que le permitiera luchar por las últimas plazas de Playoffs, pero la realidad resultó ser otra muy distinta.

Para este objetivo, la franquicia depositó su confianza en Scott Skiles, entrenador contrastado y con buenas aptitudes para dirigir grupos jóvenes, y que había llevado a Playoffs a los Milwaukee Bucks en su última oportunidad en los banquillos. La plantilla mantuvo a sus principales activos, renovando en el verano a Tobias Harris con un buen contrato. Los refuerzos llegaron en forma de complementos para la sólida base del equipo. Estos fueron los casos de jugadores como CJ Watson, Jason Smith o Shabazz Napier, además de la apuesta por Mario Hezonja en el draft.

La temporada comenzó de manera bastante positiva. Skiles parecía haber dado con la tecla para mejorar a los Magic, con un quinteto formado por Payton, Oladipo, Fournier, Harris y Vucevic. Las victorias comenzaron a llegar, y el equipo se metía entre los ocho mejores en los primeros meses de competición. Evan Fournier fue la mejor noticia de los Magic. El francés dio un paso adelante en su producción, y se convirtió en un jugador importante, y segundo mejor anotador tras Nikola Vucevic. El montenegrino seguía siendo el líder del equipo en ataque. Solo una cosa preocupaba a Skiles, y era el banquillo. Había demasiado desequilibrio entre las unidades, y con la segunda unidad el equipo sufría bastante, por ello el técnico comenzó a probar alternativas, lo que acabó con Oladipo saliendo desde el banquillo.

El equipo se fue derrumbando tras el buen inicio, y las derrotas empezaron a llegar. Skiles no encontraba soluciones, y desde la franquicia apostaron por un traspaso. Tobias Harris, recientemente renovado, hacía las maletas rumbo a Detroit a cambio de Ersan Ilyasova y Brandon Jennings. Pero los resultados no cambiaron. La única irrupción positiva fue la de Aaron Gordon. El ala pivot nos dejó un concurso de mates para la historia, y ello le sirvió para ganar en confianza en su juego. Se ganó la titularidad, y hasta final de temporada fue la mejor noticia para los Magic junto con Evan Fournier. Finalmente los Magic terminaron con un balance de 35-47 quedando en undécima posición, un récord pobre para las aspiraciones que tenían y Skiles sorprendió a todos anunciando su dimisión, noticia que ni sus propios jugadores se esperaban. Alegó no ser el técnico adecuado para llevar a este equipo, y que era una decisión totalmente personal.

Así, el verano de 2016 comenzaba con la necesaria búsqueda de un entrenador, y el elegido fue Frank Vogel. Entrenador con experiencia y que viene de hacer un gran trabajo en los Pacers. Los Magic apostaban fuerte por llevar al equipo al siguiente nivel de una vez por todas.

Resultado de imagen de frank vogel

Esto se hizo más si cabe la noche del draft. Los Magic tenían la undécima elección, donde escogieron a Domantas Sabonis para inmediatamente traspasarlo junto a Victor Oladipo a los Oklahoma City Thunder a cambio de Serge Ibaka. Un movimiento sorprendente. La franquicia se había cansado de ser el equipo joven que quería mejorar progresivamente, y buscaba dar un salto cualitativo para alcanzar de una vez los playoffs, algo que no logran desde que Dwight Howard abandonó el equipo en 2012.

El equipo sufrió una remodelación casi completa en el verano, ya que solo seis piezas siguen en la disciplina Magic: Elfrid Payton, CJ Watson, Mario Hezonja, Evan Fournier, Aaron Gordon y Nikola Vucevic. Entre los principales refuerzos, además del mencionado Ibaka, han llegado jugadores como Jeff Green, DJ Augustin, Jodie Meeks o Bismack Biyombo. El resto son piezas de complemento de los que solo algunos podrán hacerse un hueco en el roster final.

La nueva temporada se presenta una vez más ilusionante para la franquicia de Florida, con esta renovación en el banquillo y en la plantilla y que debe llevarles de una vez por todas a la tierra prometida que son los Playoffs.

Elfrid Payton será un año más el encargado de llevar el timón del equipo. Tras una discreta temporada el pasado curso, su reto será volver a ser el buen jugador que mostró en su final de temporada como rookie, donde llegó a realizar algún triple doble. Sus carencias en el tiro exterior las suple con su buena defensa, importante para frenar a varios de los mejores jugadores de la liga. C.J. Watson, si las lesiones le respetan, y D.J. Augustin completan la terna de bases de los de Florida.

En el puesto de escolta Evan Fournier será indiscutible. El francés fue la gran aparición del pasado año y ahora le tocará darle continuidad a ese rendimiento. Junto a él en el alero estará Jeff Green, jugador muy versátil capaz de aportar en ambos lados de la cancha, que necesita continuidad tras sus cortas estancias en Grizzlies y Clippers la pasada temporada. Jugadores como Mario Hezonja, Jodie Meeks o Damjan Rudez esperarán su oportunidad en el banco previsiblemente.

Resultado de imagen de aaron gordon

El ala pívot es la posición que suscita más dudas en el equipo. Si bien Ibaka cuenta con todas las papeletas para ser el titular, el buen hacer de Aaron Gordon la temporada pasada le hace merecedor de minutos. Vogel podría colocar a este último como alero y jugar con ambos, aunque es una alternativa poco probable. Sea como fuere, el puesto está más que bien cubierto.

Como center Nikola Vucevic será indiscutible, mejor jugador del equipo, sus compañeros le necesitarán como referente en la pintura. Su suplente será de garantías, un Bismack Biyombo que viene de cuajar unos muy buenos Playoffs con los Raptors y que ha firmado un gran contrato como agente libre este verano.

Con todo esto, Vogel tendrá que armar un equipo rocoso atrás y que aproveche el talento en ataque de jugadores como Vucevic, Fournier o Green para poder aspirar a meterse entre los ocho mejores en una cada vez más competitiva conferencia Este.